Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Sandra Ibarra: "Gracias a la enfermedad, veo la parte positiva de la vida"

El libro 'Las cuentas de la felicidad' de Sandra Ibarra es un canto a la vida, un emotivo viaje en el que cuenta los pasajes más duros a los que se enfrentó cuando a los 20 años le detectaron cáncer. Una experiencia dura de la que salió victoriosa gracias a su fortaleza, a sus ganas de vivir, al cariño de su familia y a médicos tan prestigiosos como el doctor Fernández Rañada, del Hospital de la Princesa, de Madrid, que tantas vidas ha salvado.

El libro 'Las cuentas de la felicidad' de Sandra Ibarra es un canto a la vida, un emotivo viaje en el que cuenta los pasajes más duros a los que se enfrentó cuando a los 20 años le detectaron cáncer. Una experiencia dura de la que salió victoriosa gracias a su fortaleza, a sus ganas de vivir, al cariño de su familia y a médicos tan prestigiosos como el doctor Fernández Rañada, del Hospital de la Princesa, de Madrid, que tantas vidas ha salvado.

1 de 9
A corazón abierto

-¿Qué ha sido lo más duro de recordar?
-Todo. Ha sido un ejercicio importante de memoria, en el que ha sido clave mi madre, porque había cosas que yo no recordaba, como cuando me diagnosticaron el cáncer y tuvieron que pincharme en el esternón para extraerme médula, que no podían sacar porque estaba muy colapsada y obstruida. Se me había olvidado que me tuvieron que sacar un trozo de cadera. La memoria es muy selectiva.

-Quizá se deba al deseo de vivir sin mirar atrás.
-Así es. Es impresionante la capacidad de supervivencia emocional que tenemos los seres  humanos. Cuando tienes una enfermedad como la mía puedes ser víctima o protagonista de tu vida. Yo, por pura intuición, quise ser protagonista de la mía, porque pensé que no tenía nada que esconder, aunque en aquel momento apenas se hablaba del cáncer.

-¿Cree que todavía hay gente que lo oculta?
-Sí, en muchos ámbitos, todavía cuesta hablar con naturalidad de esta enfermedad. Es más, cuando iba a programas de televisión me decían: “Eso que tú tienes”

-¿Poner nombre a la enfermedad le ha ayudado a superarla?
-Creo que sí, porque escribiendo el libro me he dado cuenta de muchas cosas, por ejemplo, de que esa actitud positiva me ayudó a salir adelante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Una mujer fuerte y solidaria

-En 2002 le repitió la enfermedad.
-Sí. Y, tanto en el primer cáncer como cuando recaí, lo más complicado fue reconstruir mi cabeza y la parte emocional, que me preocupaba más que la física.

-¿Fue fundamental la labor de los médicos y la de su familia?
-Y la de los amigos, porque entonces no existían las redes sociales, pero el cariño de la gente fue fundamental. Las personas conocidas podemos convertir un mensaje, que siempre son importantes, en una campaña, si hablas desde la autenticidad y la experiencia de haber sufrido la enfermedad en primera persona. Esa responsabilidad me empujó a crear la Fundación Sandra Ibarra, desde la que trabajo para intentar que se apruebe un plan nacional contra el cáncer, que no tenemos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
''Mi madre me ha dado me ha dado alimento emocional''

-Uno de los sectores más afectados por la crisis es la investigación.
-Efectivamente. Se han recortado 6.000 millones de euros. De ese dinero, un porcentaje alto afecta al cáncer. No me lo explico, porque gastar menos en prevención supone un aumento en el número de pacientes oncológicos.

-¿Qué importa más: los datos macroeconómicos o la salud de los ciudadanos?
-Pienso que en tiempos de recortes es imprescindible tomar decisiones que sean rentables, pero no recortar en las investigaciones que se han hecho, en las que se han gastado millones de euros y ahora por la crisis se quedan a la mitad. Eso es tirar el dinero.

-¿Quién fue su paño de lágrimas durante la enfermedad?
-Mi madre. Es quien más horas estuvo conmigo en el hospital. Me acompañaba a las quimios, me daba la medicación... Me apoyó en todo momento. También recuerdo a cada persona que me ha hecho feliz, que me ha dado alimento emocional, que ha sido mi conexión con el mundo y con la realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
''Tenía 20 años cuando me detectaron la leucemia''

-¿Cómo es su relación con su hermano César Antonio, el hombre que le salvó la vida?
-César siempre ha sido muy especial para mí. Es el pequeño, el único chico, al que yo cuidaba. Eso me hizo muy responsable cuando mi padre nos abandonó. Por eso somos una familia de querernos mucho.

-¿Le dolió que su padre no estuviera a su lado?
-¡Claro! Tenía 20 años cuando me detectaron la leucemia y ya había pasado la mayor parte de mi vida sin mi padre. Se lo comunicamos pero no reaccionó.  Estuvieron a mi lado mi tío Francis, mis primos..., pero no mi padre, que es el único con el que no tengo relación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Sobre Juan Ramón Lucas: ''Seguimos igual de bien que al principio''

-¿Cree en el destino?
-Sí, ¿por qué lo preguntas?

-Por lo importante que ha sido para usted conocer a Juan Ramón Lucas.
-Nos conocimos por casualidad, quizá por eso nuestra canción favorita dice: “Bendita la luz, bendito Dios, por encontrarnos en el mismo camino, en el mismo destino”. Juan Ramón es muy solidario con las causas de las mujeres.  Ahora está muy concienciado con el tema del cáncer. Él me impulsó a crear la fundación, diciéndome “puedes y debes hacerlo”. Juan Ramón me hizo creer en mí, eso algo que le debo a él.

-También le hizo creer en el amor.
-En el amor también. En nuestro caso está basado en la admiración y la comunicación. Nosotros lo hablamos todo, nos contamos todo y lo compartimos todo. Llevamos siete años juntos y seguimos igual de bien que al principio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
''Aún tengo muchas cosas por hacer''

-¿Cómo se consigue eso?
-Con amor, porque tenemos los horarios cambiados y eso dificulta las cosas. No es nuestro caso. Lo importante es encontrar a la persona que está hecha para ti. Pensaba que eso no existía, pero sí existe.

-¿Han pensado en tener hijos?
-Aún tengo muchas cosas por hacer antes de tener hijos. Cuando me quede embaraza quiero disfrutar el momento, porque me encantan los niños. 

-¿Cómo vence el miedo a que se repita la historia?
-Yo sería incapaz de vivir con miedo. Siempre pensé que saldría adelante, ahora pienso igual.

-¿Dios aprieta pero no ahoga?
-Así es, porque ha habido momentos en mi vida, no sólo el del cáncer, sino historias familiares, que, cuando se juntan, te hacen sufrir. Pero no voy a ocultar que el día que me dijeron que tenía leucemia fue el peor de mi vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Una mujer sensible

-¿Qué valora de la experiencia vivida?
-No ser una persona amargada, estar muy viva, haber hecho muchas cosas con esfuerzo y pagando un peaje muy caro para ser feliz. Lo más dañino para los humanos es pensar que podías haber hecho algo y no lo has hecho.

-¿La enfermedad endurece o sensibiliza?
-Sensibiliza, veo tanta dignidad, tanto coraje, tantas historias de superación, tanta gente buena que deja su vida por ayudar a los demás..., que de ahí me viene esa tendencia de ver la parte positiva de la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Ficha y firma de Sandra Ibarra

Nació: En Santo Domingo, el 1 de abril de 1974. Pasó su infancia en Medina del Campo (Valladolid), donde llegó cuando tenía dos años porque su padre, dominicano, abandonó a su madre y a sus cuatro hijos.

Estudios: Publicidad, en la Universidad Complutense de Madrid.

Familia: Desde 2005 está unida sentimentalmente al periodista Juan Ramón Lucas. No tienen hijos en común.

Obtuvo: En 1991, el título de primera dama de honor de Miss Castilla y León. A partir de ahí se introdujo en la moda.

Enfermedad: En 1995 sufrió leucemia. En 2002 se le reprodujo. Le debe la vida a su hermano César Antonio, gracias al que pudieron hacerle un trasplante de médula.

Ha escrito: 'Las cuentas de la felicidad. Hay vida durante el cáncer'. Creó una fundación que lleva su nombre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favorita de Sandra Ibarra

"Ésta me gusta mucho. Estoy en brazos de mi madre, la persona que ha sido mi gran apoyo y mi gran ayuda durante mi enfermedad. No sabría qué hacer sin ella a mi lado", nos ha desvelado la modelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo