Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Carmen Bazán: "He salido del túnel donde estaba y he perdido 15 kilos"

La madre de Jesulín se sincera como nunca para contar el infierno que ha sido su vida y cómo, a sus 68 años, ha recuperado la ilusión, ha adelgazado y ha escrito un libro.

La madre de Jesulín se sincera como nunca para contar el infierno que ha sido su vida y cómo, a sus 68 años, ha recuperado la ilusión, ha adelgazado y ha escrito un libro.

1 de 15
Carmen Bazán os abre su corazón

Carmen Bazán es una mujer nueva, una mujer que ha conseguido, a sus 68 años, volver a sentirse viva, verse bien y, sobre todo, recuperar su autoestima. La madre de Jesulín de Ubrique es una mujer que durante toda su vida ha sido sumisa, obediente, y ha permanecido a la sombra viviendo por y para los demás, como ella misma reconoce, pero que, a raíz de la última etapa de su matrimonio y de su divorcio, vio cómo ese carácter la llevaba a hundirse en un pozo de depresión y amargura del que le ha costado salir diez años.

Se había abandonado, había engordado y apenas salía sola a la calle. Ni siquiera el amor de sus hijos, que la han llevado a médicos para ayudarla y que la han acompañado de viaje para animarla, había conseguido devolverla la alegría.

El milagro comenzó a primeros de año a través de la propuesta televisiva de 'Sálvame' para renovarse por dentro y por fuera con un plan de adelgazamiento y ejercicio y de una oferta editorial de Espasa para abrir su corazón y liberar sus miedos en el libro 'Una nueva vida es posible'. Todo ello le hizo recapacitar y, animada por sus hijos y tras tomar conciencia de que se merecía una vida mejor, lo ha conseguido.

De todo ello ha hablado con DIEZ MINUTOS, días antes de presentar su libro, donde relata su vida, su infierno y su renacer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 15
Una nueva mujer

-Has logrado el reto, has perdido quince kilos y eres una mujer distinta. ¿Qué es lo que más te ha costado?
-Me lo propuse y lo he conseguido. Han sido cuatro meses duros. Lo que más me ha costado ha sido salir de donde estaba metida, en una depresión, y me daba igual estar gorda que flaca, salir de casa que no salir. Eso ha sido el verdadero reto: primero salir del túnel donde estaba y después perder quince kilos.

-Has conseguido recuperar la autoestima. ¿Cómo te sientes?
-Mejor en todos los aspectos, en la alegría, en las ganas de vivir. Y también al perder peso, en verme mejor, ponerme mejor ropa. Me siento mejor en todo.

-Tienes 68 años y se te ve rejuvenecida.
-Me he quitado quince kilos y quince años. Cuando me lo propusieron, pensé que no era nadie. Además, no quería hacer daño a nadie contando mi vida, yo sólo quería salir de dónde estaba. La televisión y el libro me han ayudado y por mí sola no habría salido. Me ha servido para liberarme y pasar de una vida a otra.

-¿Has vivido un infierno?
-Sí, he estado en un túnel sin salida, una situación de monotonía, pero ahora sé que la vida está para vivirla y tener una existencia bonita. Lo he pasado mal de casada pero no quiero hablar mal de nadie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 15
''Una nueva vida es posible''

-¿Vives una segunda juventud?
-Ahora me siento más contenta, con más alegría y con más ganas de vivir. Mi vida ha dado un giro de 180 grados. La gente me está conociendo y ha visto cómo soy. Doy las gracias porque me está mostrando su cariño.

-Dices que tus hijos lo han pasado mal. ¿Qué opinan ahora?
-Ellos sufrían al ver cómo estaba, al ver cómo me encontraba desde que me divorcié, hace diez años. Es muy duro haberme visto siempre luchar y trabajar y luego ver una mujer hundida. Ahora están muy contentos al ver el cambio. No podían imaginarse que saliera adelante así. Todos están conmigo apoyándome; Jesús ya me ha dicho que no quiere quitarme protagonismo en las presentaciones del libro.

-El título del libro resume perfectamente tu nuevo estado, 'Una nueva vida es posible'.
-Ha sido una terapia, una liberación, una fuente de energía... El reto de la tele me ha dado vida y el libro una segunda vida. Estoy muy contenta y soy otra vez la que había sido siempre.

-¿Ha sido duro seguir la dieta?
-Al principio sí porque estaba acostumbrada a comer cosas de grasa y de bollería. Pero en una semana te vas acostumbrando a comer lo que te dicen. Antes de hacerla estaba todo el día picando, comiendo pan, tomando salsas y ahora hago varias comidas al día y buenas. Tomo menos calorías, menos grasas, mucha comida, buen pescado, buena carne... Es saber comer.

-¿Has caído en algún momento de tentación?
-Sí, los churros, las tostadas.... Mi entrenadora dice que un día puedo pasarme. Lo que ocurre es que ya no me apetecen estas comidas. No quiero ni engordar ni volver a caer en lo que yo estaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 15
''He salido de la depresión''

-El ejercicio también es fundamental. ¿Te ha costado entrenarte?
-Mucho no me ha costado porque yo solía ir tres veces a la semana al gimnasio y solía andar todas las mañanas una hora. Lo que sí me ha costado más son los ejercicios con máquinas porque no estaba acostumbrada a hacerlo. Yo iba al gimnasio y hacía ejercicios con pelotas o tendida en el suelo.

-Has superado la ansiedad y has ganado en salud.
-Sí, he salido de la depresión. Además, tengo artrosis, los huesos me dolían mucho y se me inflamaban las piernas y las manos. Pero, a raíz de perder kilos, me han bajado los dolores.

-¿Sabes que podrías ser un referente para otras mujeres de tu generación?
-Quiero que se fijen en la dieta que he hecho y en lo que he perdido. Pero, sobre todo, ser un ejemplo para que toda mujer que ha entrado en la depresión donde yo estaba metida que sepa que hay una salida con un poco de voluntad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 15
''Ya no estoy para novios''

-Ahora, hasta te puedes buscar un novio.
-No, eso de novios ya no.

-En el libro dices que tus hijos van a menudo a comer a tu casa. ¿Eres cocinilla?  
-Sí y cocino bastante. Si me pongo a hacer un cocido les encanta a mis hijos y, si me pongo a hacer unas patatas, también o unos rollitos de carne, carne al ajillo, el pollo....

-¿Y a tus nietos qué les gusta?
-Lo único que quieren son los fideos porque la sopa les encanta.

-Seguirás en 'Sálvame' con retos como tirarte con un paracaídas. ¿Estás contenta?
-Sí, me han hecho feliz. Ellos ven en mí algo porque iba para dos meses y llevo cinco con ellos. Ahora me plantearán nuevos retos y no quiero defraudarlos. De momento, estoy preparándome para el paracaídas.

-¿Te veremos sentada en el plató como colaboradora?
-Ser colaboradora no, pero seguir haciendo cosas para lo que me han llamado sí.

-Ahora que no está Belén Esteban te tienen a ti como tirón para la audiencia y estás funcionando muy bien. ¿Te sientes orgullosa?
-Belén tiene su público y yo tengo mi público. Yo la respeto. Además, Belén era una fuente genial para estar en el programa.

-Te recibió muy bien cuando empezaste en el programa.
-Sí, sí... Yo siempre me he llevado muy bien con Belén y me llevo. Tiene una niña que es mi sangre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 15
Así ve a sus hijos

-¿Qué tal abuela eres?
-Quiero a mis niños con toda el alma. A ellos les he dedicado el libro.

-Jesús se ha atrevido a saltar de un trampolín en 'Splash'.
-No sería porque nosotros quisiéramos.

-¿Por su espalda, verdad?
-Sí, yo estaba deseando que terminara. Él lo ha dado todo y ha cumplido. Por mí no lo hubiese hecho pero es un cabezota cuando se propone algo.

-Y Víctor y su novia, Beatriz Trapote, eran su competencia en '¡Mira quién salta!'.
-Me siento orgullosísima tanto de Jesús como de Humberto, Víctor, Carmen y de las parejas de ellos.

-María José ha vuelto a estudiar, ¿qué tal lo lleva?
-Es la número uno y lleva los estudios de maravilla. Es una empollona porque el tesón que tiene esa chiquilla y el esfuerzo de cómo lo está haciendo tiene que tener su recompensa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 15
''Mi hijo Jesús es un padrazo''

-¿Cómo lo vive Jesús?
-Al principio, lo llevaba mal por separarse de su esposa pero no por los niños porque es un padrazo. Ya se ha acostumbrado.

-¿Qué destacarías de Jesús?
-Es una primera figura del toreo y ha salido en el libro de los Guinness. Lo he pasado mal y he vivido las alegrías y las tristezas tanto de cornadas como de críticas pero a todo te acostumbras.

-¿Cómo ves su matrimonio?
-Los veo felices en su matrimonio, con sus niños, en su casa.

-¿Para cuándo la boda de Víctor?
-Eso quisiera yo saber. Les digo que cuándo voy a ser madrina de ellos pero nada...

-¿Y tu hija Carmen no quiere casarse? ¿A qué se dedica ahora?
-De casarse nada. Trabaja con cosas de inmobiliarias.

-¿Te gustaría tener más nietos?
-Me encantaría. De Jesús tengo tres y de los otros me encantaría, pero Carmen, por ejemplo, dice que prefiere tener sobrinos.

-¿Qué tal te llevas con la tecnología?
-Del ordenador no entiendo ni papa. El móvil lo tengo para que me llamen y llamar...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 15
Quince kilos menos y una nueva vida

•Carmen usaba la talla 50 y pesaba 87 kilos. Ha bajado en cinco meses a la 42 con un peso de 72 kilos. “He seguido una dieta clásica, donde lo importante es la forma de comer y la combinación de los alimentos. Es un equilibrio entre lo que se come y la actividad física que se realiza”.

•Ha eliminado las grasas, ha reducido los hidratos de carbono al mínimo y ha potenciado el consumo de proteínas, sobre todo de pollo y pescado.

•Lo ha combinado con sesiones de ejercicio.

•Su secreto es una infusión que se hace al día con cola de caballo, té verde, manzanilla, melisa, canela y limón por su efecto diurético.

•Se hizo una operación de estética tras el divorcio. Entonces, pese a verse más joven, no lo disfrutó porque seguía deprimida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 15
Su familia, lo más importante

Carmen siempre ha sido una mujer luchadora que ha trabajado desde joven y que, ya casada, también contribuyó a la economía familiar vendiendo ropa e incluso tuvo un par de tiendas. Ella reconoce en su libro, que, sin embargo, era su marido el único que se ocupaba de las cuentas.

Para sus cuatro hijos sólo tiene palabras de elogio. A ellos, a Humberto, Jesús, Carmen y Víctor, los considera “los cuatro pilares de mi vida, por darle sentido a mi día a día, por su apoyo constante y por no querer separarse de mi lado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 15
Su familia, lo más importante

También tiene en mucha estima a las parejas de sus hijos. El sentimiento hacia mis hijos “lo hago extensible a sus respectivas parejas”. Con Belén, que fue pareja de Jesús, asegura que sigue llevándose bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 15
Su familia, lo más importante

Pero son sus nietos los que la traen loca. A ellos les dedica el libro. "Para que conozcan mejor a su abuela, que los quiere con toda su alma".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 15
Su libro, su liberación

"Yo no soy nadie y mi vida no le interesa a nadie”. Ése fue le primer pensamiento de Carmen cuando le propusieron escribir su historia. Al final, aceptó y lo relata en primera persona en “Una nueva vida es posible” (Espasa). "He escrito para salvarme, para ganar en serenidad y para saber quién soy. Hoy sé que una nueva vida es posible". Reproducimos algunos párrafos:

• Recuerda su infancia: "Antes de la destrucción de mi voluntad... yo era simplemente Carmen la del Moro, que era el apodo que pusieron a mi abuelo en el pueblo por haber convertido a un morito a la fe católica".

• "Mis hermanas y yo somos las Moras, pero bien podríamos haber sido las Lobas, porque así es como hemos criado a nuestros hijos, como hemos protegido a los nuestros...".

•Cuenta que a los doce años se fue de Cádiz a un internado de Sevilla de las Adoratrices, donde pasó cuatro años "en el ala para las pobres". En la boda de su prima María Jesús con 17 años conoció a Humberto. Trabajó ocho años en la Compañía Telefónica de Ubrique hasta que emigró a Suiza con él y una prima.

En la imagen vemos a Carmen Bazán el día de su Primera Comunión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 15
Su libro, su liberación

• "He sido una mujer trabajadora que no ha tenido independencia, que nunca pudo tomar una decisión doméstica que tuviera que ver con algo que no fuera la alimentación y el cuidado de los hijos. He sido una mujer tan anulada que a veces me he sentido inservible".

• "Parece raro que esa niña que pasó por todo eso, que se hizo una mujer a fuerza de trabajo y sacrificio, se haya convertido en una mujer insegura que hasta hace apenas unos meses no ha sido capaz de coger un tren a Madrid si no iba acompañada".

En la imagen vemos a Carmen Bazán con Humberto, de novios, en Suiza, donde fueron a trabajar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 15
Su libro, su liberación

• "Entregué todo mi poder a otros, a mi marido principalmente, olvidándome de mi propia identidad. Así ha sido 40 años".

• "Callaba porque sentía que era la única manera de mantener la paz en mi entorno. Ahora sé que estaba equivocada".

En la imagen vemos a Carmen Bazán, muy joven, de vuelta a El Bosque.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 15
Su libro, su liberación

• Cuando Jesús destacó como torero "Humberto se volvió una persona diferente... gastando dinero a lo loco, permitiéndose muchos lujos. Humberto no procesó bien el éxito, que no era suyo por cierto, sino de su hijo Jesús, que se jugaba la vida en la plaza".

• Recuerda su divorcio como una pesadilla y una vergüenza. "Si tengo en cuenta que siempre permití que me tratara como un cero a la izquierda, que nuestra relación se basara en su dominio y en mi sumisión, ahora, además, había que sumarle la humillación de sentirme traicionada como esposa".

• "Iba a cumplir 58 y creí que mi vida se había acabado. Me invadían sentimientos de depresión y de ansiedad... Tuvieron que ser mis propios hijos los que me abrieran los ojos para dar el paso".

"Mis cuatro zagales. A ellos se lo debo todo", nos ha contado Carmen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo