Blanca Marsillach: "Mi padre se sentiría orgulloso de mí"

Blanca Marsillach, hija de Adolfo Marsillach y Tere del Río, sigue los pasos artísticos de sus padres. Ella desarrolla una labor pedagógica y artística, con proyectos teatrales de tintes sociales, en los que hace especial hincapié en el cuidado del medio ambiente, el reciclaje, la nutrición y el riesgo de exclusión de las mujeres y los discapacitados. Ahora está de gira con 'Enamórate de Lope', un recital de sonetos de Lope de Vega, donde el público sube al escenario para improvisar con los actores. La actriz y empresaria charla en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

image

Blanca Marsillach, hija de Adolfo Marsillach y Tere del Río, sigue los pasos artísticos de sus padres. Ella desarrolla una labor pedagógica y artística, con proyectos teatrales de tintes sociales, en los que hace especial hincapié en el cuidado del medio ambiente, el reciclaje, la nutrición y el riesgo de exclusión de las mujeres y los discapacitados. Ahora está de gira con 'Enamórate de Lope', un recital de sonetos de Lope de Vega, donde el público sube al escenario para improvisar con los actores. La actriz y empresaria charla en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

1 de 9
Blanca Marsillach, confesiones para Diez Minutos

-Tiene 48 años, ¿le asusta la edad?
-Impone, pero estoy en ese punto en que me pregunto: ¿Me quito años o no? Los 40 no me afectaron pero los 50, no lo sé.

-¿Se siente cómoda con la fecha de su DNI?
-No, pero eso le ocurre a mucha gente.

-¿La sociedad castiga más a las mujeres?
-¡Por supuesto! Pero yo he disfrutado de una gran libertad para llevar a cabo los proyectos que me interesaban. Para una mujer, los 50 son una edad perfecta porque le estamos ganando años a la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Es dura la sociedad con las actrices?
-A las actrices se les exige mucho más que a una empresaria. Yo, con ir limpia y un poquito a la moda, tiro para adelante, pero una actriz no, salvo que hagas teatro, donde los papeles son más ricos que en el cine.

-¿De quién heredó la vena empresarial?
-Mi abuela materna fue una gran mujer de negocios, mi madre también lo es y mi padre era muy polifacético. Yo no soy una empresaria al uso, pese a que hice la carrera de Económicas. Es mi socia, Elisa Varela, la que se encarga de la estructura y los números.

-¿De las dos quién pone la imaginación?
-Las dos y el equipo. Elisa es muy visionaria,  yo pongo mi granito de arena y el equipo es el encargado de que todo el engranaje funcione.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Le pesa la responsabilidad?
-Sí porque para sacar adelante una compañía hay que ser muy disciplinada.

-¿Cómo eligen las obras de teatro?
-Desde el principio primó la idea de acercar a los jóvenes y a los mayores a nuestro Siglo de Oro. Lo de la desigualdad y la violencia de género lo pusimos en marcha para concienciar a las políticas, para ayudar a las amas de casa y a las mujeres que la padecen.

-¿Qué aporta el teatro social?
-Pone en valor lo que le preocupa a la gente, ya que el teatro ha sido desde siempre la tabla de salvación de la gente.

-¿Debería estar subvencionado?
-Sí, pero cuando vas a solicitar una ayuda te dicen que no hay dinero. Por  eso es tan importante contar con entidades como la Fundación Repsol, o Ecoembes, de reciclado, que se han implicado en nuestros proyectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Estas colaboraciones humanizan a los empresarios?
-Quiero creer que sí, aunque son muy pocas las entidades privadas que lo sienten de verdad, salvo La Caixa, Repsol y alguna más.

-¿Estos proyectos forman parte de sus sueños?
-Son mi pasión. Yo no quiero ser sólo actriz, quiero que el teatro sirva, como decía a mi padre, para ayudar a la sociedad a que despierte de su letargo.

-¿Qué no ha hecho que le gustaría hacer?
-Escribir, trabajar menos y llevar el proyecto de la Fundación Repsol a la integración total. Que la gente con capacidades diferentes pueda ser lo que quiera en el mundo del teatro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Cómo se consigue eso con la crisis que atraviesa la cultura?
-Luchando, la cultura siempre ha estado en crisis, pero sobrevivimos porque hay algo por lo que luchar: pasar de la dictadura a la democracia, sacar adelante la Transición... Ahora el teatro está en crisis y todo lo demás también.

-¿Falta un gran proyecto común?
-El problema es que no sabemos qué sociedad queremos. Me parece que no existe la sensación de que para llegar a ser protagonista tienes que conocer la profesión a fondo. Todo lo queremos ya, en el momento, y eso crea muchas frustraciones.

-¿Qué tiene la fama para que sea tan deseada?
-Con la fama, la gente lo que busca es sentirse querida. Y, al no tener otros valores, se aferran a eso como lo único importante en sus vidas. Mis padres eran famosos, pero nunca alardearon de ello porque todo lo habían conseguido a base de trabajar.

-¿Le ha condicionado ese legado que le hicieron sus padres, Adolfo Marsillach y Tere del Río?
-Con los años me ha condicionado menos. Me siento muy bien con la persona en que me he convertido. ¿Qué si me ha condicionado? Por supuesto, pero a todos nos condiciona el sitio en el que hemos nacido, o lo que hemos visto. Ser la hija de Adolfo Marsillach y Tere del Río me ha enseñado a ser más rigurosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-Sabemos cosas de usted, pero no cómo es interiormente.
-Soy una mujer con personalidad, con muchas cosas que contar, con muchas vivencias y una total desconocida para mí misma.

-¿Sus vivencias le han servido para llegar donde está?
-Unas sí y otras no, pero creo que todo lo que sucede me conviene porque al final todo te ayuda a hacer lo que haces y a ser cómo eres. También hay otras cosas que me han ocurrido que podía habérmelas evitado.

-¿Su padre se sentiría orgulloso de usted?
-Estoy segura de ello, sobre todo con la campaña que hago con La Caixa y la consejera de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, de acercar el teatro clásico a los niños y los mayores. Un programa, entre otros muchos, en el que los niños rapean los versos, que es una forma de hacérselo más fácil y atractivo.

-¿Le queda tiempo para su vida personal?
-No, no tengo tiempo para mi vida personal, en cambio ahora tengo la energía y la edad precisa para llevar a cabo todos estos proyectos, todos estos sueños que quiero hacer realidad. El resto ya surgirá y, si no surge, qué vamos a hacerle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-Cuando está muy estresada, ¿qué método utiliza para relajarse?
-Hago meditación, yoga y realizo mucho ejercicio. Creo que todo el mundo debería hacer ejercicio porque hace que te sientas como nueva.

-¿La mejor crema antiedad es el amor?
-No lo sé, ni siquiera me lo planteo porque no tengo tiempo para comprobarlo. Porque, aun siendo verdad que es un buen relajante, después de una noche de amor estás hecha unos zorros.

-¿Qué prefiere, amar o ser amada?
-Depende. Creo que una de las cosas más bonitas que existen es enamorarse y ser correspondido con la misma intensidad que tú pones en el amor. A mí, si no me corresponden por igual, no me interesa ese tipo de relación. Además, en estos momentos, estoy muy implicada en mi proyecto teatral, con el que estaremos de gira hasta junio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Ficha y firma de Blanca Marsillach

Nació: El 23 de marzo de 1966 en Barcelona. Es hija de Adolfo Marsillach y Tere del Río. 

Estudios: Económicas y Arte Dramático.

Familia: Está soltera y sin compromiso. 

Profesión: Actriz y empresaria. Desde muy joven su pasión fue la interpretación, tanto en cine como en teatro y televisión con obras como 'Al otro lado de la cama', 'Atraco a las 3… y media', 'La monja alférez', 'Abril en París', 'Las entretenidas'...

Productora: Es en la producción y dirección donde Blanca se siente más cómoda porque es ahí donde lleva a cabo proyectos de corte social, con el apoyo de la Fundación Repsol. Una ayuda inestimable con la que ha puesto en marcha el Programa de Teatro Interactivo para Personas con Discapacidad. 

En la actualidad: Está de gira con 'Enamórate de Lope', un recital de sonetos de Lope de Vega. La obra consta de dos partes. En la segunda, el público sube al escenario para actuar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favotita de Blanca Marsillach

"Es mi predilecta porque estoy con las personas que más quiero, mi padre y mi madre. Es una imagen muy tierna y entrañable", nos cuenta la actriz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo