Juan Díaz: ‘‘Me cuesta mezclar a mi hija con mis parejas’’

Los jueves por la noche es Samuel, compañero de redacción de Pablo Rivero en “Cuéntame cómo paso”, y viaja por España convertido en el atormentado Eugene O´Neill en la obra “El largo viaje del día hacia la noche”. Inquieto y entusiasta, el actor, de 38 años, prepara, además, un monólogo.

image

Los jueves por la noche es Samuel, compañero de redacción de Pablo Rivero en “Cuéntame cómo paso”, y viaja por España convertido en el atormentado Eugene O´Neill en la obra “El largo viaje del día hacia la noche”. Inquieto y entusiasta, el actor, de 38 años, prepara, además, un monólogo.

1 de 8
Juan Díaz, un hombre 10

Un hombre 10 tiene que ser buena persona, respetuoso y elegante con las mujeres. Yo me pongo un seis, pero porque pienso más en las cosas que he de mejorar que en las virtudes que tengo”.

¿Qué personas 10 conoces?
Mi padre porque es muy generoso con sus hijos, inteligente, trabajador y siempre está con una sonrisa. Además, cuida mucho a mi madre, que es una mujer 10, una luchadora. Llevan casi 50 años juntos y, a día de hoy, no pueden estar separados. Mi padre sigue diciéndole que la quiere cada día.

¿Te gustaría conseguir eso?
Claro, pero no he encontrado a la persona. Es difícil. Me separé hace cinco años –y tengo una hija de ocho– y desde entonces he dado bandazos, pero nada más. Me cuesta mezclar a mi hija con mis parejas.

¿Un divorcio es un fracaso?
Sí, pero también un triunfo por la hija que tengo. Ella es feliz, tiene dos familias y su madre y yo, además, tenemos ahora buena relación

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
La entrevista

¿Cuáles son tus armas de seducción?
Mis ojos y mi sentido del humor, lo que más gusta a una mujer.

¿Qué te retocarías en Photoshop?
Las patas de gallo, por decir algo. La verdad es que cada vez me siento mejor, más tranquilo y más seguro. Y lo de estar cerca de los 40 me parece ciencia ficción.

¿Cómo defines tu estilo?
“Casual”, tirando a muy desastroso, pero tengo mi punto presumido. Por suerte, tengo amigos que me asesoran.

Un cosmético indispensable.
Crema hidratante, y colonia desde que algunas chicas me dijeron que me echara, porque no usaba.

¿Cuándo comes hasta morir?
Cuando voy a Losar de la Vera, Cáceres, el pueblo de mi padre. Comemos migas, cochinillo

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
La entrevista

¿Estás a dieta alguna vez?
Desde julio he adelgazado algunos kilos porque en la obra hago de tuberculoso y estaba un poco musculado. Me he quitado bollos, azúcar, fritos…

¿Qué supone el deporte en tu vida?
Es fundamental para mi equilibrio emocional y espiritual. Ahora corro y nado, pero también he hecho boxeo, capoeira, Kung-fu…

El mejor regalo que te pueden hacer.
Un masaje, pero de dos horas.

¿Qué te da miedo?
Que a mi hija le pase algo.

¿Qué te da pudor?
Pocas cosas. A veces, cuando alguien me reconoce y me interrumpe mi conversación con otra persona para que le dedique tiempo, me violenta.

¿Qué te hace reír?
Mario, mi amigo desde que nací; es como mi hermano. Puedo estar hablando con él y riéndome sin parar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La entrevista

Un momento “tierra trágame”.
En una de las funciones de “El largo viaje…”, en el clímax del final, donde hago un monólogo mirando al patio de butacas, a una mujer de la tercera fila le llegó un mensaje al móvil y se puso a contestar. Esa luz me distrajo. Paré y le dije, en un tono macarra: “¿Quiere apagar el puto móvil?”. Rompí la barrera con el público, pero me salió del alma. Luego pedí disculpas.

¿Cómo te gustaría ser recordado?
Como un buen actor y como buena persona.

¿Qué te emociona?
Actuar y ver películas –me emociona más el cine que el teatro–. También la solidaridad de la gente. Soy muy sensible.

¿Qué haces en tus ratos libres?
Además de estar con mi hija, escuchar música, estar con mi perro, leer y ver películas y series.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
La entrevista

¿Qué dejarías por un buen libro?
Mi hija es lo único que dejaría que me interrumpiera la lectura.

Un día que te cambió la vida…
El día que decidí ser actor, el 8 de abril de 1993. Tenía 17 años. Eran las dos de la tarde, salí de mi primer ensayo de la obra “Caricias”, mi primer trabajo profesional, y tuve una revelación. Hasta ese momento la actuación era solamente una afición. Me metí en un taller de teatro por una amiga, que quería ser actriz pero no quería ir sola.

El mejor consejo que te han dado en la vida.
“Las personas que no son tolerantes son las que o no leen o no escuchan o no viajan”. Me lo dio un médico con el que coincidí en un avión.

Pasarías horas hablando con…
Con mis abuelos, con Nicolás y Blas. Me gustaría que me dieran un día para estar con ellos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
La entrevista

Elige un superpoder.
Que se acabara el hambre.

Un recuerdo imborrable.
Cuando casi me ahogo en una acequia cuando tenía seis años.Fue como volver a nacer.

Un lema de vida.
Procura que todas las personas, después de verte, se vayan más felices.

Si no fueras actor…
Sería geólogo.

Un lugar para perderte. 
Cualquier parte de México.

Un momento perfecto del día.
¡Cuando me echo la siesta!

Las redes sociales son… 
¡Estoy empezando a usarlas!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Juan Díaz en ''Cuéntame''

A Juan Díaz le vemos en “Cuéntame”, de TVE, como compañero de Toni (Pablo Rivero) en el periódico. Ha participado en series como “Aquí no hay quien viva” y “Hermanos de leche”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Juan Díaz está en el teatro

Juan –en la foto junto a Mario Gas– está de gira con “El largo viaje del día hacia  la noche”, donde da vida a Eugene O´Neill, quien “se reencuentra con su familia tras años navegando como marino mercante. Arrastra una enfermedad, la tuberculosis, tiene problemas con el alcohol…”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo