Dani Mateo: "A los 20 años se ama fatal. Se ama mejor según vas creciendo"

El divertido actor y presentador se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

image

El divertido actor y presentador se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

1 de 11
Dani Mateo al descubierto para Diez Minutos

Es imposible no sucumbir al encanto y la simpatía de Dani Mateo: actor, humorista y colaborador en programas de éxito como 'Sé lo que hicisteis' y 'El intermedio', de Wyoming. Casado con otra gran artista, Elena Ballesteros, ambos han logrado compaginar lo personal con lo profesional, generando un equilibrio casi perfecto. Nos habla de su vida en esta entrevista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
La entrevista

-Deme la pauta para empezar esta entrevista.
-Has empezado muy bien, sigue haciéndome la pelota y todo irá mejor aún (risas).

-¿De quién ha heredado la vena humorística?
-Es una condena genética, que nos reservábamos para las reuniones familiares, donde todos, desde mi abuelo a mi primo el menor, hacíamos el payaso. Una imagen que nada tiene que ver con la que transmitimos fuera del ámbito familiar y que yo rompí cuando di el salto y mostré al mundo lo tontos que somos en casa. Así es como me gano hoy la vida.

-¿Cómo se lo tomó su familia?
-El público es mucho más generoso conmigo que mi abuelo y mi padre. Cuando les cuento el último chiste o un trozo de mi último monólogo, me miran muy serios y me preguntan: “¿De verdad que te pagan por esto?”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
La entrevista

-¿No es agotador ejercer de gracioso profesional?
-Sobre todo, en las mañanas de algunos domingos, cuando vas a por el pan y el panadero te pide que le cuentes un chiste. Eso te cuesta un poco más, pero yo intento sacar fuerzas de flaqueza y lo hago hasta con la legaña puesta.

-¿Una sonrisa es su mejor carta de presentación?
-Indudablemente. Soy de los famosos pesados con su público. Cuando se me acercan, me tienen que pedir que me calle.

-¿Le gusta enrollarse?
-Mucho; me piden una foto y, cuando llevan media hora aguantando mis chistes, me dicen: “¡Sólo queríamos una foto!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
La entrevista

-¿Esa táctica le ayuda a ligar?
-Nunca.

-¡No es posible! Si a las mujeres nos gustan los hombres con sentido del humor.
-El humor es importante para ligar y para todo, pero en pequeñas dosis. En la seducción también es importante que haya un punto de humor que deje paso al erotismo, pero, cuando uno es como yo, que, como dice mi padre, tengo semáforos en la cabeza, se liga poco. Y ahora nada porque estoy casado.

-Hay seductores que lo son hasta el final de sus días.
-Yo no, porque en casa lo llevarían muy mal. Cuando era soltero y sin compromiso, mi problema era que me gustaba tanto provocar risa que se me olvidaba el objetivo de mi acercamiento, y cuando la chica veía que eso no iba a ningún lado, se iba o se la llevaba otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
La entrevista

-¿Me está tomando el pelo?
-No, la madurez es buena para todo, aunque no se valore cuando eres joven. La madurez tiene ventajas. Yo me veo siendo un viejecito feliz, yendo al parque a leer, a ver crecer las plantas.

-¿En el amor qué se valora más: la madurez o la juventud?
-A los 20 años se ama fatal. Se ama mejor según vas creciendo.

-Ser guapo, simpático y extrovertido es un valor en sí mismo.
-Eso me lo han enseñado en casa. En ese aspecto somos muy japoneses. La  cultura japonesa dice: “Lo malo hay que guardarlo para casa, no hay que violentar”. En mi caso, la máxima es hacer pasar el mejor rato posible a quien se me acerque. Lo que peor llevo es la agresividad, perder las formas, buscar el enfrentamiento, la violencia, el ladrido como forma de comunicación. Y como no me gusta que me lo hagan, no lo hago yo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
La entrevista

-¿Tiene alguna fórmula para superar la angustia que nos atenaza?
-No sé si el humor servirá como medicina generalizada para superar la sensación de derrotismo que nos invade. Ser humorista en este tiempo es muy duro.

-¿Por qué?
-Porque muchos días, al acabar mi actuación, se me acerca gente que me dice: “Gracias porque en casa lo estamos pasando muy mal y este ratito nos ha ayudado a olvidarnos de los problemas”. Para mí, eso es muy importante. Cuando salgo al escenario pienso en las personas que han pagado una entrada, pese a estar pasando apuros. A esta vida hemos venido a ser felices y a hacer felices a los demás. Por eso tenemos que luchar, animándonos unos a otros, porque estoy seguro de que esto pasará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
La entrevista

-¿Lo peor es la crisis de valores?
-La crisis es económica y de valores. Este sometimiento a los mercados no trae nada bueno. Está obligando a que la gente empiece a alzar la voz. Hay que recortar, pero sin olvidar que nuestros hijos tienen que seguir viviendo. Si queremos recoger trigo el día de mañana, antes tenemos que sembrarlo.

-¿Usted ha sido un niño feliz?
-Mucho; aún lo soy. He tenido la suerte de colaborar con la ONG “Fundación Balia”, que ayuda a niños de familias desestructuradas o con padres que no pueden atenderlos. En esa fundación les dan de merendar, les ayudan a hacer los deberes... Intentan que en circunstancias tan difíciles los niños sean felices.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
La entrevista

-¿Qué le ha enseñado su profesión?
-Lo más bonito de este trabajo es que me ha permitido viajar por toda España y aprender algo en cada lugar. En Cádiz  he aprendido lecciones de vida impresionantes: gente que vive de lo que pesca y que no tiene nada, sin embargo, llegan los Carnavales, cogen una guitarra y son lo más feliz del mundo. De eso hay que tomar nota.

-¿En una pareja de artistas es importante la complicidad?
-Si hay complicidad es más fácil entender las exigencias de un trabajo como el nuestro. No tener horarios, que tu pareja ruede escenas de cama con un tío con el que has cenado la noche anterior... Todo eso es más fácil de entender si los dos somos artistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
La entrevista

-¿Y la competencia, cómo la sortean?
-Si es sana, es buena, porque ésta es una profesión muy cruel. Igual estás arriba que abajo. Puede ocurrir que cuando ella sale en portada tu estés en paro.

-¿Lo dice por experiencia propia?
-Sí, cuando conocí a Elena ella era popular porque hacía una serie muy vista. La gente se le acercaba y yo les hacía la foto. Cuando comenzó “Sé lo que hiciste”, Elena acabó la serie y al que pedían la foto era a mí y ella la hacía. En esos momentos lo importante es escuchar, entender y apoyarse mutuamente.

-¿Cómo es su experiencia en televisión?
-Muy buena. Echo de menos a los compañeros de “Sé lo que hicisteis”, pero estoy muy contento con Wyoming. Independientemente de mi experiencia personal, la tele tiene que intentar recuperar a un público que ha perdido, porque se ha vulgarizado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
La foto favorita de Dani Mateo

"Ésta es muy divertida. Estoy con mi hermano Víctor. Creo que es una de las que mejor reflejan la personalidad de ambos", nos cuenta el cómico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Ficha y firma de Dani Mateo

Nació: En Barcelona, el 1 de junio de 1979.

Estudios: Licenciado en Ciencias de la Información
por la Universidad Autónoma de Barcelona.
Es presentador de televisión, actor y humorista.

Inicios:  En emisoras locales de Cataluña.

Familia: Desde el 23 de julio de 2010 está casado
con la actriz Elena Ballesteros, a quien conoció
durante la grabación de la serie “La familia Mata”.

Monólogos: En Paramount Comedy, de donde
pasó a trabajar en TV3. Luego presentó un programa
en Localia TV y en La Sexta, en el espacio
“Sé lo que hicisteis...” y “Qué está pasando”.

Actual: Desde hace un año colabora en el programa de
La Sexta “El intermedio”, que conduce Wyoming, además de hacer monólogos en locales de toda España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo