Así es Julita Salmerón, la 'actriz revelación' que ha enamorado a todos

Su desparpajo y naturalidad han convertido a Julita Salmerón en la protagonista absoluta de la nueva entrega de 'El Hormiguero'. La actriz de 'Muchos hijos, un mono y un castillo', premio Goya al Mejor Documental, comenzó el programa enfadada con su marido y lo terminó de la manera más romántica. Además, explicó porque llevaba a la estatuilla con un gorro de Papá Noel y regaló un tenedor con mango XXL a Pablo Motos.

Julita Salmerón y Gustavo Salmerón, madre e hijo, director y protagonista de 'Muchos hijos, un mono y un castillo', premio Goya al Mejor Documental, han visitado 'El Hormiguero 3.0'. La 'pareja' ha hablado con Pablo Motos sobre este momento tan especial en sus vidas y cómo se gestó el documental. Gustavo estuvo rodando durante 14 años a su madre y obtuvo más de 400 horas de grabación. El proceso de montaje duró dos años. Y es que Julita y sus mil y una anécdotas no se lo pusieron nada fácil.

Julita contó lo que le pasó tomando un café en El Corte Inglés. "Siempre le ponía mi sacarina. De repente cuando me lo terminé vi que había una muela en mi vaso. La que pude liar, llamando al gerente y todo. Me fijé en el diente. Era pequeñito y estaba empastado. No era común. Entonces me di cuenta de que la sacarina que había echado en el café no era sacarina, era la muela de uno de mis hijos, que las guardo en un tubito", relató provocando la risa del público.

Llamaba la atención que la estatuilla del Goya llevaba un gorro de Papá Noel y Julita explicó el motivo: le encantan la navidad. Hace cinco años instaló un belén en el jardín de su casa y allí se ha quedado. "Me ayuda a estar más cerca de los que ya no están" afirma. "Cuando estoy un poco regular, me pongo un villancico. Me gusta Noche de Paz pero depende del estado de ánimo escucho uno u otro". Pero nada de nuevas tecnologías, los escucha en un walkman. "Tengo más de 300 cintas", especifica.

La 'actriz' no se corta y contó que estaba algo disgustada con su marido, Antonio, porque se había olvidado de que era el día de San Valentín. Pero lo que no se imaginaba es que su marido, sentado entre el público, se iba a levantar y darle un tierno beso, agradeciéndole la compañía de una vida entera.

Otro de los momentos destacados fue cuando Julita, antes de marcharse del plató, regaló un tenedor con mango XXL al presentador. La madre de Gustavo Salmerón explicó el porqué. "Mi marido y yo dormimos en camas separadas y él hace por las noches los sonidos que hacéis todos los hombres: los sonidos esos del más allá. Entonces, cojo el tenedor este, lo alargo y le pincho hasta que se despierta y así me aseguro de que no está muerto", relató.

Sobre las tres cosas que deseaba y que dan título al documental, Julita ha cumplido las tres, aunque el castillo lo ha perdido. "Aún tenemos varias casas. Algunas las vendemos por si alguien quiere comprarlas", afirmaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo