Enrique de Dinamarca será incinerado

Los restos mortales de Enrique de Dinamarca han sido trasladados a Amalienborg, el palacio real del centro de Copenhague, donde han comenzado los actos de último adiós al marido de Margarita de Dinamarca. La Reina, sus hijos –Federico y Joaquín–, sus nueras y sus nietos han acompañado el cortejo fúnebre.

Esta mañana han comenzado los actos de despedida del príncipe Enrique de Dinamarca. El marido de la reina Margarita falleció el pasado 13 de febrero, a los 83 años, tras sufrir una infección pulmonar. El féretro de Enrique ha sido trasladado esta mañana del Palacio de Fredensborg –donde pidió morir por ser su residencia favorita– a Amalienborg, el palacio real situado en pleno centro de Copenhague.

Ha sido un recorrido de 38 kilómetros en el que el coche fúnebre ha estado escoltado por varios vehículos en los que viajaban su mujer, Margarita de Dinamarca, sus hijos, Federico y Joaquín, nueras, Mary y Marie, y nietos.

Federico de Dinamarca y su mujer, Mary, se han acercado hasta la entrada del palacio junto a sus hijos Cristián, Isabel y los mellizos Josefina y Vicente y han agradecido las numerosas muestras de cariño de los daneses con su padre.

Gtres

Joaquín de Dinamarca ha estado acompañado por su mujer, Marie, y los hijos de ambos, Atenea y Enrique. Así como los dos hijos que el príncipe tuvo de su primer matrimonio con Alexandra Manley, Félix y Nicolás.

Gtres

Mañana los restos mortales de Enrique de Dinamarca serán trasladados a Christiansborg, sede del Parlamento danés, para el 'castrum doloris'. El ataúd, cerrado, será expuesto al público durante tres días antes su incineración, prevista para el 20 de febrero. Se trata de un deseo del marido de Margarita que no quería ser inhumado en la catedral de Roskilde junto a su esposa, tal y como mandaba la tradición. Y a pesar de que su sarcófago común estaba preparado desde 2010.

Las cenizas se repartirán entre el mar y los jardines de su residencia favorita, Fredensborg. Además, también por expreso deseo de Enrique, su funeral será privado y no uno de Estado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo