Sonia Ferrer estrena 'De todo corazón'

La presentadora se confiesa antes de la emisión de su nuevo magazine de crónica social que se emitirá los fines de semana en la cadena pública madrileña, Telemadrid.

image
Gtres

Estrenas 'De todo corazón', un espacio que ejercerás como presentadora, ¿cómo te enfrentas a él?

Tengo muchas ganas de que arranque sobre todo porque llevamos un tiempo dándole vueltas. Ahora lo que quiero es enseñar lo que hemos trabajado y ver cómo lo recibe la gente.

¿Qué vamos a encontrar en el programa?

Se llama 'De todo corazón' así que lógicamente va a haber corazón, pero pretendemos que sea una agenda social y cultural. Tan pronto hablaremos de corazón como hablaremos de estrenos de cine, de teatro, moda, decoración o cualquier alfombra roja. Yo creo que es un programa muy completo y además tendremos protagonistas en directo en plató. Y, en algún momento dado, tendremos debate. Va a gustar porque es muy completo y se hace con muchísimo cariño. Es un programa amable y dirigido a todos los rangos de edades.

¿A quién te apetecería ver sentado en el plató?

No soy nada mitómana ni nunca he sido fan de nadie. Hay mucha gente a la que admiro, eso sí. Lo que me gustaría es tener el privilegio de contar con personas que son noticia. No tanto el quién sino el momento.

Gtres

Hay muchas formas de hacer corazón, ¿cuál es la que entiendes tú como válida?

Siempre sin vivir al margen de la noticia, se puede dar la noticia sin necesidad de opinar. La gente en sus casas es lo suficientemente lista para sacar sus propias conclusiones y siempre tratándolas con respeto. De esta manera haces que la gente te quiera que, si un día se juntan con un micro tuyo, tengan ganas de hablar y sepan que se les va a tratar con respeto. Yo creo que ese es el objetivo. La crónica social ha existido siempre y a la gente le interesa, pero sin ningún tipo de agresividad. Todo muy amable y muy blanco, digno de una cadena pública.

Llevas 20 años en el mundo de la televisión, pero desde hace tiempo no estás al frente de un programa de actualidad como presentadora. ¿Es un reto? ¿Existe algún miedo?

Si pierdo el miedo o el nervio esta profesión dejaría de tener el sentido que tiene. Lo que más nos gusta a los que estamos delante de una cámara es ese gusanillo que tenemos antes de empezar. Eso es adictivo y fantástico y estoy encantada de revivirlo. Es un formato que no me es desconocido. Estuve ocho años en el programa 'Gente' y el tratamiento de la noticia es muy similar a lo que vamos a hacer.

Gtres

¿La experiencia y los años trabajados te hacen tener una templanza que antes no tenías?

La experiencia siempre ayuda. Desde luego, no me hubiera enfrentado de la misma manera hace unos cuantos años, pero es un reto nuevo y hay nervios.

¿Qué te ha enseñado esta carrera?

Siempre he tenido bastante claro por dónde no quiero ir. ¿Por dónde quiero ir? Si yo contase la de formatos que me encantaría probar…

¿Has rechazado muchos proyectos o no te han dado muchas oportunidades?

Es verdad que he sido una privilegiada y que he tenido muchísima suerte. No me ha ido nada mal en esta carrera, pero también he tenido momentos bajos donde me he preocupado y mucho el que no llegara algo. He tenido momentos de muchas dudas. Antes de 'Amigas y conocidas' estuve en Telecinco en 'Campamento de verano'. Me daba vértigo cuando se acababa un proyecto porque no sabía cuándo iba a volver a salir algo.

Gtres

¿Te vas a despedir de tus 'Amigas y conocidas'?

No, no me puedo despedir de ellas. Estoy encantada de trabajar con ellas. Han sido tres años y está siendo una época de mi vida fantástica. Me encanta lo que hago en esa mesa y aprendo mucho. Tengo el privilegio de estar rodeada de mujeres muy distintas que saben mucho y a las que disfruto escuchando. Seguiré con ellas. Hago un papel distinto y más secundario, pero sentarme ahí y opinar me parece un privilegio.

En cuanto a la competencia, la mayor de ellas sería con el programa 'Socialité'. ¿Cómo ves a tus contrarios?

Tener competencia es bueno porque si se pone corazón en esa franja es porque es buena. Yo creo que hay cabida para todos porque damos un producto que, aunque esté relacionado con la crónica social no es igual, somos todos distintos.

Durante estos días de promoción se te ha comparado con tu análoga María Patiño, ¿existe ese enfrentamiento?

Yo con María Patiño nos une un gran amigo que es Antonio Rossi y no tengo por qué enfrentarme a ella. Ella tiene su programa y nosotros tenemos el nuestro.

Gtres

Hace un tiempo viviste un cambio de roles y te convertiste en personaje, ¿qué es lo que recuerdas de esa etapa y qué es lo que más te costó asumir?

Llevo muchos años trabajando en televisión y el hecho de trabajar delante de una cámara hace que la gente tenga curiosidad por tu vida y eso es algo totalmente natural que siempre he entendido y con lo que no tengo problema. Es verdad que en el momento en el que ocurren cosas complicadas en tu intimidad a lo mejor no tienes ganas de contar al resto del mundo que opina y versiona. Hay dos opciones: entrar y desmentir a todo el mundo o que se den por ciertas las cosas que se dicen porque te quedas callada. Yo me quedé callada porque fue mi elección. Creo que hice bien, aunque a veces pienso que debería haber hablado más, pero eso no va conmigo. No me habría sentido bien y lo habría hecho de manera muy torpe. Creo que lo que tenía que hacer era mantenerme al margen y así lo hice. Sabía que tenía un tiempo y que pasaría. No fue cómodo, no fue agradable y oí barbaridades que no debería haber oído nunca.

¿Tienes miedo de que vuelva a ocurrir estando de nuevo en primera plana?

No me gustaría verme en la misma situación. Probablemente después de eso me cueste un poco más hablar de mis cosas más íntimas, pero no me vuelvo loca. Soy consciente del mundo en el que vivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo