Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Quique San Francisco a corazón abierto en el programa de Bertín Osborne

El actor y humorista habló con Bertín Osborne sobre su carrera profesional en el cine, teatro y televisión pero también tuvo mucha importancia su vida personal, de la que no tuvo reparos en confesar sus problemas con las drogas, cómo conoció a su padre con 17 años y cómo ha sido su relación con la familia Flores.

Quique San Francisco ha protagonizado una de las entrevistas más honestas y duras de las realizadas por Bertín Osborne en su programa 'Mi casa es la tuya'. El actor invitó al cantante y ahora entrevistador a un piso del centro de Madrid propiedad de unos íntimos amigos suyos y en el que sentado en un sofá chester en color rojo se abrió por completo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El actor reveló que su madre le tuvo que criar sola, como madre soltera. La mujer se escapó de un reformatorio de monjas donde estaba interna y no quiso volver a su casa porque su padre la maltrataba. Empezó a trabajar en el circo como patinadora y cuando se quedó embarazada de Vicente Haro, no quiso casarse con él porque según palabras del propio San Francisco "era un golfo". Su madre y su padre se conocieron muy jóvenes y no se llevaban bien. Quique no le guarda rencor, más bien al contrario y admitió que cuando lo conoció con 17 años recuperaron el tiempo perdido. Lo que sí aclaró es que se apellida como su padrastro al que calificó como un "tío cojonudo" y al que quiere con locura.

Sobre sus inicios en la actuación San Francisco comentó que estuvo varios en un internado en el que sí estudiaba pero que cuando salía para hacer alguna película o obra de teatro, suspendía. Convenció a su madre para que le dejara ser actor y ella accedió a ponerle a cambio un profesor particular. Aquel pacto no funcionó porque Quique suspendía y su madre se negó a que cotinuara su carrera como artista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras esto, Quique decidió ir a vivir a Madrid (antes lo hacía en Barcelona) y allí le ayudó mucho Juan Diego, que además hizo que entrara a trabajar en la televisión.

Sobre su carrera, Quique le confesó a Bertín que de la persona que más aprendió fue de Fernando Fernán Gómez, uno de los mejores amigos de su madre, y del que dijo "el que más me ha humillado en mi puta vida. Tenía una disciplina austriaca. Era un ser malvado." Y de esta anécdota, la conversación saltó a la época más oscura en la vida de Quique San Francisco, su pasado con las drogas.

"Los peores cuatro años de mi vida que recuerdo fueron cuando estuve enganchado a la droga. Pedí a mi madre que me encerrara. Me dijo que para verme así, prefería que me suicidara si tenía huevos porque la estaba matando en vida. Me metió a una clínica que está en Madrid. Le eché dos cojones y aquí estoy, otros se quedaron por el camino".

El actor siguió hablando de esa etapa oscura y de lo muy unido que estaba a la familia Flores. "A Antonio Flores y a mí nos separó la droga. Yo le dije a su madre, a Lola, que lo metiera en una plataforma petrolífera. Era de los tíos que más quería".

En aquella época estaba saliendo con la hermana del cantante, Rosario, que ha sido la mujer con la que más ha estado en una relación. Además declaró a Bertín que "todas las mujeres con las que he estado me quieren mucho, pero sólo me llaman para insultarme".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sobre la que fuera su suegra, la gran Lola Flores comentó que "Lola me tenía un cariño de la hostia porque creo que se dio cuenta de que yo cuidaba de su hija a pesar de todo".

El actor contó que ha vivido mil y una anécdotas con la madre, pero también con Rosario, con quien mantiene una gran relación de amistad en la actualidad: "Casi nos mata al sacarnos el carnet de conducir".

Uno de los invitados a la entrevista de Quique San Francisco fue el también actor Jorge Sanz. El actor analizó cómo era la situación del cine español actual: "Estamos en un momento muy malo porque está todo muy politizado".

"Somos tontos y regalamos el idioma a otras industrias más grandes. Estamos en un momento muy malo porque está todo muy politizado. Somos un gremio que decimos lo que nos da la gana y tenemos acceso a los medios y, hoy en día, hay que tener cuidado con eso. Noto un cierto desprecio al que se sale de la norma", aseveraba Jorge muy crítico.

Cuando Bertín le preguntó por los amigos en el mundo del cine, Sanz no dudó en contestar claramente "Sí, Quique".

Publicidad - Sigue leyendo debajo