Carlos Sobera, el cupido de Cristina y Cristian

Tiene el honor de ser la primera pareja salida de 'First Dates' que se ha dado el 'Sí, quiero'. Cristina y Cristian se casaron cuando no hacía ni un año que se conocían y ahora son papás de un niño, Romeo, el segundo bebé del programa. Ella se mudó de Madrid a Málaga por amor.

Cristian, ¿cómo va vuestra nueva etapa de papás?Muy bien. Estoy muy contento con Cristina y con mi niño; estaba solo y por fin tengo una familia. Romeo nació el 7 de noviembre y nos ha cambiado la vida. Estamos agotados, pero compensa.

¿Cómo es Romeo?Es un bellezón de bebé, bueno en general. Tiene los ojos achinados de su madre y en la boca se parece a mí. Me tiene loco y a Cristina más.

¿Por qué ese nombre?Pensamos en muchos. Yo me llamo Cristian Daniel y barajamos ponerle alguno de ellos. Al final, Cristina me dijo que le gustaba Romeo y a mí me pareció muy bonito.

Menudo cambio desde 'First Dates'.Tuvimos nuestra primera cita en el programa el 14 de abril de 2016, sin saber si se iba a emitir. Supe que era la mujer de mi vida nada más verla.

¿Desde el principio supiste que acabaríais en boda?Al verla tan guapa, me dije: "Esta rubia es para mí".

Un amor a primera vista.Sí, por ambas partes. Tras la primera cita pasaron dos meses hasta la segunda, y ya le pedí que se viniera a Málaga.

Y en siete meses, la boda.Sí, en un sitio muy bonito en Torre del Mar, donde vivimos ahora. Le pedí que se casará conmigo y me dijo que sí. No había que esperar más porque estábamos seguros de que nos queríamos. Cristina es la mujer de mi vida.

Tan seguros estabais, que escribisteis a la cigüeña.Yo quería formar una familia. Hasta que conocí a Cristina mi vida había sido muy difícil. Con poco más de año y medio perdí a mis padres en un accidente y me quedé con mis abuelos. Yo vivía en Rosario (Argentina), y con sólo quince años me fui a vivir solo a Miami (EE UU), y a los 18, a Málaga. He trabajado siempre en hostelería, tengo mi bar y voy a abrir otro.

¿Para cuándo otro bebé?Por mí buscaría ya una Julieta, pero a Cristina le hicieron la cesárea con Romeo y nos aconsejaron que esperásemos.

Cristina, ¿tú también quieres volver a ser mamá pronto?Yo no quiero que Romeo sea hijo único, pero me parece que Cristian está envalentonado con los niños. Cuando nació el bebé me veía tan agobiada que dijo que con uno teníamos bastante y ahora quiere ser papá otra vez.

¿Colabora en el cuidado del niño?Mucho.

A ti se te ve bien.Engorde 25 kilos durante el embarazo y todavía estoy con 12 kilos de más. Estoy gordísima, pero ya adelgazaré. Además, tengo un marido perfecto, conmigo es muy pelota.

¿Qué pensaste de él cuándo le viste en tu primera cita?¡Uf! Me asusté al verle con esa barba tan horrible… Menos mal que no salí corriendo. Como buen argentino habla muy bien y me conquistó.

¿Y qué te hizo no huir?Su sinceridad. Nos contamos la vida y conectamos. Llámame romántica, pero en nuestra segunda cita, dos meses después, me fui a Málaga a vivir con él. Ya no me fijé ni en su barba ni en que es mayor que yo. (Ella tiene 33 y él 39).

¿Qué dijeron tus padres?Mi madre me animó a que dejara mi casa y a que probara, porque si me iba mal, podía volver. Cuando mis padres conocieron a Cristian, les conquistó.

E hiciste la maleta.No tenía un buen trabajo y era despegada con la familia. Con 24 años me independicé y me fui a vivir con mi novio. Ahora que me he casado y soy madre me he vuelto más familiar.

¿En qué trabajas?Me dedico al niño y ayudo a Cristian con las cuentas del bar, porque soy administrativa.

¿Tú cómo te animaste a ir a 'First Dates'?Trabajaba de azafata de eventos y al ver un casting para el programa me presenté. Como ya estaban las plazas cubiertas me ofrecieron una cita, pero la rechacé. Luego me animé, me dijeron que era sólo un trabajo de diez minutos y se han convertido en toda una vida.

¿Sobera conoce a Romeo?Sí, en navidades fuimos con él al programa.

Un año de casados, un hijo… La suerte te acompaña.Sí, estaba a punto de inseminarme, porque quería ser madre soltera, y con Cris he cumplido mi sueño de ser madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo