EXCLUSIVA: Lina Morgan, su testamento al descubierto

El sobrino carnal de Lina Morgan está impactado con el testamento de su tía. No sólo porque ni él ni su familia figuren, sino por las extrañas circunstancias en las que la artista hizo su último legado y vivió sus últimos días.

image

El sobrino carnal de Lina Morgan está impactado con el testamento de su tía. No sólo porque ni él ni su familia figuren, sino por las extrañas circunstancias en las que la artista hizo su último legado y vivió sus últimos días.

1 de 12
El testamento de Lina Morgan al descubierto

Cuatro meses después del fallecimiento de la actriz, DIEZ MINUTOS ha podido confirmar cuál fue la última voluntad de la artista y a quiénes dejó legalmente su elevada fortuna.

María de los Ángeles López Segovia –verdadero nombre de la artista- hizo a lo largo de su vida seis testamentos diferentes, como consta en el certificado de últimas voluntades. La penúltima de las veces testó en julio de 2011 pero apenas dos años después, en octubre de 2013, firmó el que sería su último y definitivo testamento ante el notario de Madrid D. Juan Manuel Lozano Carreras. 
En él, María de los Ángeles López Segovia, soltera, mayor de edad, jubilada, resume sus deseos para el día que fallezca en tres clausulas:

-La primera de ellas dice que: "Deja encomendado todo lo relativo al orden piadoso y bien de su alma al cariño de sus herederos".

-En la segunda se estipula que: "Lega a Don Abelardo González Álvarez la mitad de su herencia, que le será satisfecha en metálico".

-Y en la tercera y última: "Instituye y nombra como único y universal heredero de todos sus bienes, derechos, créditos y acciones a D. Daniel Pontes de Dios".

Por último, revoca cualquier testamento otorgado con anterioridad.

2 de 12
Las 'sorpresas' del testamento de Lina

Así pues el testamento de Lina Morgan deparaba una gran sorpresa. Mientras que se sobreentendía que el mayor beneficiado podría ser Daniel Pontes, su secretario, lo cierto es que Lina ha dejado mucho más protegido a su chófer de toda la vida, Abelardo González, un hombre discreto y prudente, siempre a la sombra de la actriz pero siempre a su lado, que ha visto recompensada su lealtad de casi cuarenta años con la mitad de la herencia de la artista.

Fuentes jurídicas consultadas así lo explican: "En una herencia, el heredero sucede al difunto en la titularidad de sus bienes, y adquiere todos los derechos y obligaciones que no se extingan con la muerte del individuo, mientras que en un legado, el legatario adquiere bienes concretos, pero sin responder del pasivo de la herencia. Mientras que el legatario no responde de las deudas de la herencia".

Además, "una herencia se acepta pero también se puede rechazar, mientras que el legado se adquiere sin previa aceptación siendo los herederos o el albacea quien han de entregar el legado a su dueño".

3 de 12
El gran beneficiado ha sido Abelardo, su chófer

¿Qué quiere decir esto en realidad? Pues que a pesar de ser su heredero único y universal, lo primero que debe hacer Daniel Pontes con la herencia recibida por Lina es entregar la mitad del valor de esa herencia, en efectivo, a Abelardo. Después, será Pontes quien se haga cargo no sólo del resto de la herencia sino también de sus deudas.

Se comentaba que la actriz dejó pendiente una importante cantidad con Hacienda- o de los gastos derivados de las liquidaciones de las sociedades y sus empleados. Así, es fácil deducir que Abelardo ha heredado más que el propio Pontes, ya que sobre él no recaerá ninguna reclamación de deudas ni tiene ninguna obligación al respecto.

En la imagebn vemos a Lina Morgan con Daniel Pontes.

4 de 12
Hasta 40 millones

Entre diez millones de euros en las estimaciones más prudentes y hasta cuarenta millones otras, se ha llegado a cifrar el capital de Lina sumando propiedades, efectivo, joyas, pieles y acciones.

El otro gran beneficiario de la herencia será la Hacienda Pública, a la que los herederos deberán pagar importantísimas cantidades al no tener lazos de consanguineidad, como es el caso de Daniel y Abelardo, los únicos beneficiados.

Abelardo comenzó a trabajar como chófer de la actriz hace aproximadamente 40 años, y ambos mantuvieron una lealtad a prueba del peor de los enemigos: el paso del tiempo. Ha sido un hombre muy discreto, fiel a los secretos de la artista por la que, cuentan, sentía y siente auténtica veneración.

Mucho más tarde llegó a su vida Daniel Pontes (en la imagen), y lo hizo como ocurren la mayoría de las cosas en la vida: por pura casualidad. Pontes era taxista y se convirtió en el preferido de la madre de Lina, a la que llevaba al teatro cada tarde a ver a su hija y la recogía a la salida. Su mujer, Mari Carmen, comenzó a trabajar en casa de la actriz y los lazos se fueron estrechando hasta que se convirtió en chófer de José Luis, hermano de Lina, hasta el fallecimiento de éste. A partir de ahí, se quedó a trabajar como persona de confianza de la casa: asistente, secretario, acompañante, guardaespaldas y persona de confianza hasta el punto de que Lina primero puso en sus manos la capacidad de decidir mientras estaba enferma, y ahora, después de su último adiós, ha puesto en sus manos la mitad de su fortuna.

Tanto Abelardo como Daniel quedaron encargados por testamento de ser las personas responsables de organizar todo lo relativo al funeral, entierro, misas de réquiem, recordatorios, esquelas y obras de caridad que se hubieran dejado encomendadas en el propio testamento, según se refiere en la primera cláusula del mismo.

5 de 12
Dos ausentes: su familia y el padre Ángel

Los grandes ausentes en este testamento son sin duda alguna su familia directa y el padre Ángel.

Lina tenía cuatro hermanos ya fallecidos, por lo que su única familia es su sobrino directo, Julio López (en la imagen), que además es su ahijado, y varios sobrinos nietos. Para ellos no hay nada, a pesar de que ella en ocasiones dejó constancia de lo importante que eran los suyos.

En 1998 Lina se expresaba así en la revista Teleindiscreta: "El calor de ese marido y esos hijos que en su momento no llegaron ha sido suplido, y con creces, por una extensa familia. Tengo la gran suerte de contar con hermanos, primos y amigos que sí tienen descendencia, y yo, siempre que puedo, ejerzo un poco ese instinto maternal que tenemos todas las mujeres".

 

6 de 12
''Abelardo nunca fue más que un chófer''

Julio López, sobrino y ahijado de Lina Morgan, hijo de su hermano Julio, se puso en contacto con DIEZ MINUTOS: "No esperaba que el testamento fuera así, y sobre todo me extraña que no esté en él el padre Ángel. Tenían buenísima relación, han compartido muchas cosas y ella estaba muy volcada en la ONG 'Mensajeros de la Paz', por eso no me cabe en la cabeza que no les haya dejado nada”, asegura.

-¿Qué opinas de que Abelardo sea el heredero de la mitad de su fortuna?
-Abelardo ha estado toda la vida al lado de mi tía pero nunca fue más que un chófer para ella, yo nunca le vi comer con ellos, sentarle en la mesa con nosotros cuando íbamos a su casa, que fueron muchísimas veces. Me alegro de que haya heredado pero me extraña que esté Abelardo y no aparezca yo, porque he estado con ellos casi 40 años, a su lado, desde que nací hasta el año 84. Me extraña porque ella decía que me quería mucho, era mi madrina, y me resulta raro que no se haya acordado de mí en el testamento.

-Pero se comenta que tu tía había roto su relación con la familia…
-Mi tía no rompió con la familia, fui yo quien rompió por un problema que tuvimos entre ella y yo en el año 84, algo para mí muy grave e importante. Tiempo después, cuando se me pasó el enfado, volví a retomar la relación, la amistad, porque cariño no ha habido nunca por lo menos por su parte hacia mí, por mucho que ella dijera que me quería. Y si me quedaba alguna duda, ahora lo he confirmado. Yo sí le tenía cariño a ella.

-¿Por qué dices que no te quería?
-Ella no me ha querido a mí ni a nadie. Desde que nací a mí no me ha regalado nunca nada, en la vida, ni un regalo de Reyes o de cumpleaños. No era cariñosa, era muy desconfiada y yo creo que no quiso ni a su hermana ni a José Luis -que se marchó dos veces de casa por las discusiones que tenían- porque a ella no le ha gustado nunca la vida que su hermano llevaba. Sus padres murieron en una residencia, su hermana en otra, su hermano en el hospital, no ha querido a nadie nada más que a ella. Su vida ha sido trabajar y trabajar, yo he llegado a pensar que sólo pensaba en el trabajo y en el dinero.

7 de 12
''Era generosa con los desconocidos pero no con su familia''

-¿Para qué quería el dinero?
-No sé. Se dice que le gustaba mucho el juego. El que fuera gerente del Teatro La Latina, llegó a decir que en 15 días se gastó 28 millones de pesetas en el Casino Monte Picayo.
Nos tenía engañados con esa imagen tan tierna que transmitía, cuando en realidad sólo pensaba en ella y en trabajar. Era generosa con los desconocidos pero no con su familia, tenía dos caras, una la conocida y otra dentro de casa. Vivió rodeada de palmeros y nadie se atrevía a decirle nada.

-Se puede pensar que dices estas cosas porque te da rabia no haber heredado nada…
-La gente puede pensar lo que quiera. Yo nunca he recibido nada de ella y nada espero, porque la única vez que lo necesité de verdad me lo negó, en el año 84. Mi hija estuvo 16 meses ingresada en el Hospital Clínico de Madrid y no fue nunca a verla. Un día mandó a un emisario con una foto suya, esa era mi tía.

-¿Qué relación tenías con ella?
-Yo no soy un sobrino más. Nací en la casa en la que ellos vivían -mis tíos y mis abuelos- y estuve con ellos desde el 52 hasta el 84. Entre ellos se hacían regalos carísimos, mi tío José Luis le ponía en el roscón de Reyes un Rólex o un brillante y ella en sus tartas de cumpleaños llaveros de oro para él. Pero nunca hubo nada para mí, que era un crío. Yo era el chico de los recados. Mi abuela me mandaba con Lina cuando salía con un novio, yo iba de carabina y luego le tenía que contar hasta de lo que hablaban. En aquella época Lina tuvo novios muy conocidos, un torero, un actor muy importante, (no Manolo Zarzo, sino otro), un futbolista, un empresario…

-¿Por qué crees que no se casó nunca?
-No lo sé. Era muy desconfiada. Tuvo pretendientes famosos y muy ricos que le regalaban joyas y pieles… Creo que no sabía amar.

-Volviendo a la muerte de tu tía y a sus últimas voluntades…
-Yo pensaba que estaba en el testamento y creo que por derecho debía estar, por los lazos sanguíneos, creo que ese derecho no me lo ha quitado ella sino otra persona.

-Dijeron que no pudiste ir a la capilla ardiente…
- No es verdad que me vetaran. Incluso hablé con Daniel Pontes, le dije que podía haberme llamado para darme la noticia. "Yo a ti no te tengo que llamar para nada", me respondió.

8 de 12
''La vida de mi tía ha sido una gran mentira''

-¿Vas a impugnar el testamento?
-Cabe esa posibilidad y me lo estoy planteando. A mí las cosas no me cuadran. Tengo la duda de que cuando hizo testamento estuviera bien de la cabeza, porque he oído declaraciones de gente conocida en las que dicen que antes de ingresar no estaba bien.

-Demasiadas lagunas ¿no?
 -La vida de mi tía ha sido una gran mentira, su vida y su muerte. Decían que había nacido en el 37 y ahora sabemos que fue en el 36. Dijeron que había muerto el día 20 de agosto y resulta que murió el 19. Era verano y no creo que se pueda tener a una persona fallecida tanto tiempo… Además Pontes siempre dijo que era el tutor de mi tía pero para serlo tendría que haber habido antes una incapacitación por parte de un juez… A mí el papel de la tutoría no me lo enseñaron nunca.

-¿Hablaste con Daniel directamente de este asunto?
-Claro, quedé con él en el hospital y me dijo: “Tu tía no quiere verte y cuando hable con ella no voy a decirle que has estado aquí. Soy su tutor desde hace mucho tiempo y me ha dejado encargado que no entre nadie”. ¿Estaba tan mal como para que no se la pudiera visitar y la tuvieran que “tutelar” y sólo un mes antes había hecho testamento?

-¿Qué dirías a los herederos?
-Me gustaría recuperar el álbum familiar. Ellos no lo querrán para nada y a mí me haría ilusión tenerlo.

En la imagen vemos al sobrino de Lina, Julio, en brazos de la actriz cuando era un bebé.

9 de 12
Las dudas del sobrino de Lina

Julio, el sobrino de Lina, asegura que él nunca vio el documento de la supuesta tutoría legal de Daniel Pontes sobre Lina Morgan. Ahora, valora impugnar el testamento.

Tampoco puede entender, asegura, que los únicos beneficiarios de la fortuna de su tía sean Abelardo  González y Daniel Pontes, su chófer y secretario. Y menos entiende que el Padre Ángel, tan amigo de Lina, tampoco figure en su testamento.

En esta foto, la artista posa con su inseparable hermano José Luis.

10 de 12
El pasado de una familia unida

Lina Morgan con sus padres y su hermana en la casa familiar. A sus sobrinos no les ha dejado nada, aunque se puede abrir una batalla legal por la herecia.

11 de 12
No ha dejado nada al padre Ángel

Aunque extraña esa omisión a las personas de su sangre, lo que sorprende más es que no se haya acordado de su gran amigo, el padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz hace 53 años.

Se conocieron en el año 2000, cuando ella se acercó a Mensajeros con la idea de ayudar y así se convirtió en la madrina de honor de la organización. Lina participaba en actos que tenían que ver con la tercera edad y realizaba donaciones, pero sobre todo fraguó una íntima amistad con el padre Ángel.

Así definía el sacerdote a la actriz: "Lina es de ese tipo de personas que sólo aparecen una vez en la vida, como Vicente Ferrer, Teresa de Calcuta... Uno sólo puede dar gracias a Dios por haberles conocido. Creo que Lina respiraba algo diferente, algo que los demás no respiramos, de tan buena que era. De ella tan solo deseé cariño”. Así hablaba el padre Ángel.

Y aunque no terminaba de confesarlo públicamente, hizo referencia en alguna ocasión a la herencia de su amiga, de la que esperaba formar parte: "Yo soy heredero universal de su cariño pero no hay nada más. Si hubiera algo lo diríamos pero no es ningún pecado ni heredar ni no heredar. Si cuando se abra el testamento nos ha dejado algo, sería una buena sorpresa, pero si no hay nada no será un trago amargo. En el caso de que nos llegara parte de su dinero se emplearía en hacer cosas buenas, claro”.

Sin embargo, en los últimos tiempos y tras ser conocedor de que el testamento había sido abierto pero a él no le habían llamado desde la notaría, dedujo que ni él ni su organización habían sido nombrados en el mismo, dato que hoy podemos confirmar categóricamente.

12 de 12
Murió hace cuatro meses

Lina Morgan falleció el pasado 19 de agosto a los 79 años. En la imagen, la capilla ardiente, instalada el pasado 20 agosto en el teatro de La Latina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo