Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Luis Alfonso y Margarita, dos enamorados en el parque

El feliz matrimonio pasó una entretenida tarde en Madrid con sus tres hijos: Eugenia, de cinco años, y los mellizos, Luis y Alfonso, de dos, que estaban encantados de compartir juegos con sus padres.

El feliz matrimonio pasó una entretenida tarde en Madrid con sus tres hijos: Eugenia, de cinco años, y los mellizos, Luis y Alfonso, de dos, que estaban encantados de compartir juegos con sus padres.

1 de 8
Eterna luna de miel

El hijo de Carmen Martínez-Bordiú y su mujer, Margarita Vargas Santaella, viven una eterna luna de miel desde el 6 de noviembre de 2005, cuando se casaron en Santo Domingo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Margarita, como una niña

El matrimonio, que tras vivir en Caracas, Miami y Nueva York, ha establecido su residencia en Madrid, pasó una divertida tarde en el parque con sus tres hijos: Eugenia, de cinco años, y los mellizos, Luis y Alfonso, de dos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Margarita provocó la risa de su hija

Los pequeños se subieron en los columpios y reclamaron la atención de sus padres para que los ayudaran a balancearse. Margarita, divertida, regresó por unos momentos a su infancia al subirse en uno de los columpios, provocando la risa de su hija.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Los mellizos también querían subirse a los columpios

Luis Alfonso observaba divertido la entrañable escena y presentaba atención a lo que le decían los mellizos, que también querían subir a los columpios de "los mayores".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Uno de sus mellizos, el más atrevido

Margarita se veía tan segura que se atrevió a balancearse con uno de sus mellizos en brazos. Cuando terminó de "jugar", su marido le regaló un enorme beso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Risas y juegos

Margarita, que vestía un cómodo conjunto de leggins negros y camisola gris, negó hace unos meses que tuviera un problema de salud y mostró un aspecto más saludable y lozano.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Jugando con toda la familia

Eugenia, de cinco años,  se ha convertido en el ejemplo a segir para sus hermanos pequeños, que imitaban todas sus ocurrencias. Los tres iban vestidos iguales, aunque la niña, más coqueta, llevaba un lazo azul en el pelo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Juegos de su talla

En el parque había atracciones para niños más pequeños, como estos columpios con protección especial. Pero los pequeños no se conformaron con subirse en estos columpios y se fueron a los de los mayores, siempre bajo la vigilancia de sus padres.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo