Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Borja y Blanca aún no perdonan a Tita

La baronesa se presentó por sorpresa en el hospital donde nació su tercer nieto. Su hijo, que la recibió con cordialidad y estuvo hablando con ella casi una hora, valora su gesto pero no permitió que viera al niño ni a su mujer.

La baronesa se presentó por sorpresa en el hospital donde nació su tercer nieto. Su hijo, que la recibió con cordialidad y estuvo hablando con ella casi una hora, valora su gesto pero no permitió que viera al niño ni a su mujer.

1 de 8
Un pequeño milagro

El nacimiento de Enzo, el tercer hijo de Borja Thyssen y Blanca Cuesta, no sólo ha llenado de felicidad a su familia, sino que ha obrado un milagro: el acercamiento entre Borja y su madre, Carmen Cervera.

Su enemistad irreconciliable ha dado paso, al menos, a un acercamiento después de descalificaciones mutuas, desencuentros e incluso juicios de por medio.

Tita, que ha dado el primer paso para enterrar el hacha de guerra con su hijo, se acercó por sorpresa hasta la Clínica Ruber de Madrid el miércoles 10 de octubre sobre las nueve menos cuarto de la noche, once horas y cuarto después del nacimiento del pequeño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
El padre biológico de Borja dio la feliz noticia a Tita

Tita Cervera había conocido la noticia del nacimiento de Enzo por los medios de comunicación y por familiares como el padre natural de Borja, Manolo Segura -en la imagen a su llegada al hospital-, que siempre ha ejercido de mediador entre ella y su hijo aun a costa de que Borja y Blanca le hayan recriminado en ocasiones que siempre se ponía del lado de la baronesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
El dolor de Borja

Quien Tita tenía claro que no la iba a llamar era Borja, resentido por los tres años que llevan sin reencontrarse todos y los más de dos en los que ni siquiera han intercambiado una palabra.

Es más, él recuerda con dolor, como cuentan sus allegados, que ya la llamó cuando nació su segundo hijo y su única respuesta fue extrañarse por su nombre. Le envió un regalo de Tous pero aún no lo conoce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La condición de Tita para la reconciliación

Borja Thyssen es consciente también de que Tita siempre le ha puesto como condición para su reconciliación que se aleje de sun mujer, Blanca Cuesta, algo a lo que él no está dispuesto.

Su encuentro en una de las habitaciones de la Clínica Ruber, que duró unos 45 minutos, fue muy cordial pero contenido por parte de los dos. De momento ninguno ha desvelado que asuntos trataron en esta reunión, aunque a buen seguro en la casi hora que compartieron tuvieron tiempo para hablar tendidamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Tita no conoce a Enzo

Borja prefirió que su madre no conociera a su hijo recién nacido, Enzo, ni que visitara a Blanca.

Él sabía que su mujer le apoyaría fuera cual fuera su decisión en este sentido porque considera que es algo que tienen que resolver entre madre e hijo.

Tal vez no dejó que la baronesa no conociera a su nuevo nieto por deferencia a sus suegros, con los que tiene un trato muy cercano, ya que aún no habían podido conocer al niño, que se adelantó quince días, al vivir en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
La demanda sigue

Borja Thyssen sí valora el paso que ha dado su madre para un posible acercamiento y la recuperación de las relaciones familiares, pero piensa que sus problemas no se pueden arreglar en unos minutos. Y más con una causa judicial abierta y que podría llevar al matrimonio al banquillo si Tita no retira la denuncia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Borja, un padrazo ¿que quiere una niña?

Mientras disfrutan de esta reconciliación a medias, Borja y Blanca ya tienen su familia numerosa en casa. Sólo les queda una espinita: una niña. Incluso habían pensando el nombre de Valentina. Así que no sería extraño que no tarden mucho en volver a aumentar la familia.

Borja sólo se separó de su mujer para recoger a sus dos hijos mayores, Sacha y Eric, y llevarlos a que conocieran al benjamín. Fue el día 12, antes de recibir el alta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Blanca y sus chicos

Borja Thyssen y Blanca Cuesta , que tuvo su tercer hijo un día después de celebrar su quinto aniversario de boda, el 9 de octubre, ha formado una familia de la que se siente muy orgullosa.

El matrimonio, en una imagen del verano embarazada de su tercer hijo, son felices con Sacha, que en enero cumplirá cinco años, y con Eric, que en agosto hizo dos. Y ahora con Enzo. Su deseo, eso sí, es tener algún día una niña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo