Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Esther Cañadas, irreconocible en el juzgado

La modelo declararó como testigo en el juicio en el que se acusa de fraude fiscal a su exmarido, el expiloto de motociclismo Sete Gibernau.

La modelo declararó como testigo en el juicio en el que se acusa de fraude fiscal a su exmarido, el expiloto de motociclismo Sete Gibernau.

1 de 9
Regresa a España

Después de un tiempo 'desaparecida', la modelo Esther Cañadas 'reaparecía' este lunes 14 de enero. Lo hacía en los juzgados de Esplugues de Llobregat, Barcelona, donde acudía para declarar como testigo en el juicio en el que su exmarido, Sete Gibernau, está acusado de fraude fiscal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
¡Cómo hemos cambiado!

Esther Cañadas, de 35 años, que en los años 90 fue una de las modelos más deseadas del planeta, estaba casi irreconocible debido al paso del tiempo y a que actualmente cuenta con unos kilitos más que en su etapa sobre la pasarela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Declara a petición del fiscal

A pesar de que no mantiene una buena relación con su exmarido, Sete Gibernau, Esther no puso ningún impedimento para viajar a Barcelona para declarar como testigo a petición del fiscal en el juicio en el que se acusa al expiloto de de evadir 2,8 millones de euros en impuestos de renta y patrimonio durante los años 2005 y 2006.

Se trataba de intentar aclarar por qué Sete no tributó en España aquellos años, en los que alegó que residía en Suiza cuando, al parecer, habitaba en su casa de Espluges de Llobregat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Dispuesta a decir la verdad

Esther llegaba a los juzgados de Esplugues de Llobregat mostrándose  muy tranquila, dispuesta a decir la verdad, y regalando su mejor sonrisa a los medios de comunicación allí congregados.

"Era innecesario que Esther tuviera que pasar por este mal trago", han llegado a decir los abogados del piloto, que no han podido evitar que la modelo declarase.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Problemas con los impuestos

Sete Gibernau no podía imaginar que su futuro pendiera de la declaración de su ex mujer. El expiloto siempre ha confesado que en 2005 y 2006 su residencia oficial estaba oficialmente fijada en Suiza y que eso le eximía de pagar impuestos en España. Aunque asegura que, por exigencias de su trabajo, tenía que viajar a nuestro país constantemente.

Según la ley, los ciudadanos que permanezcan menos de 183 días en el extranjero están obligados a pagar impuestos en el país de residencia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
El 'look' de Esther

Para la ocasión, la modelo alicantina, optó por vestir ropa amplia: iba abrigada con un jersey gris a juego el abrigo y pañuelo fucsia, vaqueros azules, maxibolso negro y 'ocultaba' sus ojos bajo unas grandes gafas de sol.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Instalada fuera de España

Esther Cañadas, que abandonó definitivamente las pasarelas el pasado año, vive actualmente a caballo entre México y Miami.

Este es el momento de la salida de los juzgados después de prestar declaración como testigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Cinco años juntos, uno como marido y mujer

Sete Gibernau y Esther Cañadas se casaron el 14 de abril de 2007 en una ceremonia celebrada en el hotel rural Mas Salvi, situado en las cercanías del pueblo de Pals, en el Bajo Ampurdán, Girona. Llevaban juntos cuatro años.

Su matrimonio sólo duró un año y anunciarion su separación en mayo de 2008.

Éste era el segundo fracaso matrimonial para la modelo, que estuvo casada anteriormente con el también maniquí holandés Mark Vanderloo, cuyo matrimonio dieron por finalizado en 2003.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Una mujer de éxito

Esther Cañadas fue una de las modelos más reconocidas del mundo en la década de los 90 y principios del 2000. Debutó en la pasarela a los 14 años y dos años más tarde
viajó a Nueva York para presentarse al concurso 'Supermodelo'. Ha desfilado en pasarelas como las de París, Milán o Nueva York y también ha hecho pequeños papeles en el cine.

Por su parte, Sete Gibernau, ha sido dos veces subcampeón del mundo de MotoGP, en 2003 y 2004.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo