Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

¿Qué pasará ahora con Alfonso Díez?

Este 20 de noviembre, con el fallecimiento de su esposa, comienza una nueva vida para Alfonso Díez, que en sus últimos años se ha dedicado en cuerpo y alma a doña Cayetana, a la que adoraba. Alfonso, que debe abandonar el domicilio conyugal, el palacio de Dueñas, está roto y tiene los ojos hinchados de tanto llorar, como ha comentado Carmen Tello, gran amiga de la Duquesa. ''¿Qué va a ser de mí?'', se pregunta constantemente.

Este 20 de noviembre, con el fallecimiento de su esposa, comienza una nueva vida para Alfonso Díez, que en sus últimos años se ha dedicado en cuerpo y alma a doña Cayetana, a la que adoraba. Alfonso, que debe abandonar el domicilio conyugal, el palacio de Dueñas, está roto y tiene los ojos hinchados de tanto llorar, como ha comentado Carmen Tello, gran amiga de la Duquesa. ''¿Qué va a ser de mí?'', se pregunta constantemente.

1 de 8
Un viudo roto de dolor

Alfonso Díez está roto. Se ha quedado viudo. El duque consorte de Alba ha perdido a su mujer a las 9.30 horas de la mañana de este 20 de noviembre.

Para Alfonso comienza ahora una nueva etapa de su vida.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Todos detalles con la mujer por la que sentía devoción

Alfonso no se ha separado de su esposa un sólo momento desde que el pasado 16 de noviembre fuera ingresada en un hospital de Sevilla aquejada de una neumonía.

Entregado a ella, en los últimos días en los que estaba ya muy enferma pero consciente, Alfonso ponía a la duquesa sus películas favoritas para que se entretuviese.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Pierde el título de duque de Alba

El hasta ahora duque consorte de Alba ha hecho piña con los hijos de la duquesa en los momentos más difíciles. En la imagen, junto a su primogénito, el duque de Huéscar, gran heredero y a partir de ahora duque de Alba.

Con la muerte de la duquesa de Alba, su marido, Alfonso Díez, que es duque consorte de Alba, pierde el título. Además, el palacio de Dueñas pasa a ser gestionado por el duque de Huéscar.

Pese a que las relaciones con sus hijos fueron muy difíciles en sus inicios ya que no aprobaban la relación de su madre con el entonces funcionario, poco a poco se han ido limando las asperezas. Alfonso, que se ha dedicado con devoción a su mujer en los últimos años, se ha ganado el cariño de sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Cumplió 64 años el 15 de noviembre

Alfonso Díez se queda viudo sólo cinco días después de cumplir 64 años. Ese mismo día de su cumpleaños, el 15 de noviembre, el duque se dejaba ver por las calles de Sevilla, cuando iba a recoger unas botas que le había regalado la duquesa por su cumpleaños. Al día siguiente, la salud de la duquesa empeoraría y era ingresada en el hospital sevillano.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Su última aparición pública

El pasado 4 de octubre, un día antes de celebrar su tercer aniversario de boda, fue la última aparición pública de la pareja, que acudió a ver a Cayetano Martínez de Irujo en el Campeonato de Saltos de Sevilla. 

Fue su primera aparición en meses, en los que había estado muy delicada de su salud, y su última.

Una vez más, Alfonso se volvió a mostrar muy atento con su esposa, a la que mimaba en todo momento.

A Alfonso Díez se le ha ido su media naranja y, como señala Carmen Tello, gran amiga de la Duquesa, tiene los ojos hinchados de tanto llorar. ''¿Qué va a ser de mí ahora?'', se repite constantemente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Un sueño cumplido

El 5 de octubre de 2011 Alfonso y Cayetana cumplían su sueño de casarse. Fue una fiesta por todo lo alto. Después de meses de oposición familiar Cayetana por fin pudo casarse. Se les veía felices.

La boda pudo celebrarse después de que el 4 de julio de aquel año, doña Cayetana se reuniese con sus seis hijos para firmar ante notario el reparto de su herencia, en lo que jurídicamente se considera una donación de bienes en el registro de la propiedad, que cambian de titularidad. La gestión y administración, así como el uso y disfrute, seguían siendo de ella hasta su muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Podría reclamar parte de la herencia

En las capitulaciones, firmadas el 15 de octubre de 2010, Alfonso renunció a permanecer en el domicilio conyugal, el palacio de Dueñas, a la muerte de la duquesa.

No se sabe dónde vivirá, si en su casa de Chambería, en Madrid, que tiene actualmente alquilada, o en la casa que se ha construido en Sanlúcar de Barrameda.

El exfuncionario renunciaba ante notario a la parte que le correspondería como viudo de los bienes de la duquesa, pero según la ley no se puede renunciar a algo que no se tiene, por lo que es más que probable que reciba fincas, dinero y otras cosas como joyas, cuadros... pertenecientes al patrimonio personal de doña Cayatana y que se encuentra fuera de la Casa de Alba.

Además, según el artículo 816 del Código Civil, toda renuncia sobre la legítima entre el que la debe y sus herederos forzosos es nula. Lo que significa que, al morir la duquesa, su viudo puede reclamar la parte que le correspondiera, en la que iría incluido aquello que hubiera recibido en vida de su mujer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Juntos hasta el último aliento de la duquesa

Queda ver ahora cómo se quedan resueltos los temas económicos y queda ahora sobre todo mucho tiempo por delante en el que Alfonso tendrá que volver a aprender a vivir sin la mujer a la que se ha dedicado con devoción en los últimos años.

Fue en enero de 2008 cuando comenzaron a salir. Fue a raíz de un encuentro fortuito en la cola del cine. La pareja se reencontró después de años. La duquesa conocía al hermano de Alfonso, Pedro, gran amigo de Jesús Aguirre, segundo marido de Cayetana.

Aquel encuentro fue el inicio de una nueva y apasionada historia de amor que la pareja ha vivido junta hasta el último aliento de la duquesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo