Beyoncé desvela que llegó a pesar casi 100 kilos durante su embarazo

La cantante de 'Drunk in love' se ha abierto de par en par en su último artículo, en el que, además, ha hablado de los problemas de salud que casi le cuestan la vida, del futuro de sus 3 hijos o de su relación con el rapero Jay-Z

Beyoncé en concierto. Coachella 2018U402006
Gtres. Frank Micelotta/PictureGroup / MEGA

Por todos (y, sobre todo, por todas) es sabido que un embarazo no siempre es esa época mágica que muchas madres dicen haber experimentado: hay veces en las que los problemas de salud o los problemas que pueda acarrear el bebé pueden ser verdaderos quebraderos de cabeza para la futura mamá, y esa pesadilla es la que ahora hemos sabido que vivió durante su último embarazo la cantante Beyoncé, que ha abierto las puertas de su corazón a la conocida revista Vogue, en la que ha hablado de cosas aún desconocidas para la gran mayoría del público. Es lo que tiene ser una de las artistas más herméticas del mundo, y es que la ex vocalista de las 'Destiny's Child' llevaba años, por elección propia, sin conceder entrevistas o aparecer en programas de televisión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una de las afirmaciones que más ha llamado la atención ha sido los kilos que la cantante llegó a pesar durante su embarazo: "Pesaba 99 kilos el día que di a luz (a Rumi y Sir). Estaba hinchada por la preeclampsia, y había estado sin moverme de la cama durante más de un mes", señala, y añade: "Estaba en 'modo supervivencia' y no lo supe hasta meses después".

Y sus problema no acabaron ahí: "Mi salud y la de mis hijos estaban en peligro, y por eso me tuvieron que practicar una cesárea de urgencia". A pesar de que, al final, todo salió bien, lo cierto es que Queen B aún no ha conseguido deshacerse de los kilos que ganó en el embarazo, pero tampoco tiene prisa: "Por el momento, mis brazos, mis hombros, mis pechos y mis muslos son más grandes. Tengo una pequeña tripa de embarazada, y no tengo ninguna prisa en librarme de ella porque creo que es muy real", afirma. Eso sí, ya ha confirmado que, cuando lo crea conveniente, se pondrá " a lo bestia" para recuperar su 'six-pack'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La artista tampoco se ha olvidado de hablar del feminismo o de los problemas raciales que atraviesan los afroamericanos día a día. Por eso, también ha querido que sea un fotógrafo negro (el primero en firmar una portada para Vogue en sus 126 años de existencia) el que la retratara para esta sesión, y le elegido no fue otro que el joven de 23 años Tyler Mitchell: "Hasta que no haya un mosaico de perspectivas que vengan de diferentes etnias detrás de la cámara, seguiremos teniendo una postura y un punto de vista estrecho de lo que es el mundo en realidad. Por eso quise trabajar con este brillante fotógrafo", explica ella misma.

Tampoco quiso dejarse en el tintero hablar del futuro de sus hijos, para los que está intentando crear un mundo mejor, o de su marido, el rapero Jay-Z, con el que ya ha superado sus problemas maritales, y del que dice que, durante su embarazo, fue un auténtico "soldado" y un "gran apoyo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo