Adriana Abascal se sincera sobre la relación con sus hijos

La mexicana, que ha visitado Madrid por una causa solidaria, acaba de cumplir 48 años y hablamos con ella sobre el paso del tiempo y sobre cómo están sus hijos: Paulina, Diego y Jimena.

La mexicana, afincada en París, ha vuelto a España por una causa solidaria. Adriana Abascal fue la encargada de entregar el cheque de 106.000 euros a UNICEF gracias a los fondos obtenidos con la campaña 'Juguetes solidarios', que se llevó a cabo en todos los centros de El Corte Inglés durante las Navidades pasadas y que este año se volverá a hacer. Adriana, que cumple 48 años el 31 de octubre, viajó acompañada por su único hijo varón, Diego, de 14 años. Y nos dijo que junto a él y sus otras dos hijas, Paulina y Jimena, y su marido, Emmanuel Schreder, celebrará su cumpleaños en México.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Eres una mujer solidaria?
Ten en cuenta que vengo de un país donde hay mucha desigualdad y te sensibiliza. A lo mejor, si me hubiera quedado a vivir allí no lo vería igual porque yo llevo en Estados Unidos y en Europa muchos años. Por eso, tengo la experiencia de donde crecí y tengo una formación de Europa que es socialista, donde se cree en la igualdad. Personalmente, lo intento ser. Sobre todo soy leal. Desde pequeña lo soy, me acuerdo que con mis amigas, si hacíamos algo, íbamos todas a dar la cara. Lo intento seguir haciendo.

La madrina del evento, Adriana Abascal, con la responsable de Comunicación Corporativa de El Corte Inglés, Ester Uriol, y la directora de Marketing de UNICEF Comité Español, Marta Montiel.
Diego Puerta HEARST

¿Eres muy protectora?
Claro, los problemas de mi círculo íntimo son míos.

Hablas de tus raíces mexicanas, ¿no te apetece irte a vivir allí?
Las raíces nunca las pierdes. El otro día me dio por hacer jardinería, tenía que arrancar una planta y me resultó difícil, estaba muy duro. Quiero decir que la cultura mexicana nadie me la va a poder quitar.

¿Esa filosofía solidaria se la inculcas a tus tres hijos? Porque a ellos no les ha faltado nunca de nada.
Claro. Es importante que sepan lo privilegiados que son y quiero que lo valoren.

Diego Puerta
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hoy te acompaña tu hijo, Diego, que tiene 14 años, mide 1,95 cm y calza un 48 de pie, ¿te cuesta que crezcan tus hijos (fruto de su matrimonio con Juan Villalonga).
No es que me cueste, pero sí te das cuenta de cómo pasa el tiempo. Yo me digo: "¡Si éste era mi bebe y ahora es un hombre!". Mi hija mayor acaba de cumplir 18. De todas formas, es muy divertido, porque ya es otra etapa en la que no me tengo que preocupar de que se laven los dientes y puedo hacer más planes con ellos.

Cumples 48 años, ¿para tu hija mayor eres una amiga?
No y no quiero serlo. Es muy importante saber que nunca podré ser su amiga porque soy su madre. Podemos tener una relación muy buena en la que cuente conmigo. La niña necesita una madre y debe ser una autoridad.

Diego Puerta

¿Eres estricta?
En algunas cosas como el orden, porque no soporto el desorden. Paulina ha sido la que ha tenido el papel más difícil porque ha ido rompiendo el hielo y los otros dos siempre van detrás.

El mimado es Diego...
Es el niño de mis ojos. Tenemos una relación muy bonita. Es un niño que me apoya mucho y está siempre pendiente de mí, pero no es un niño de estar bajo mis faldas. Es muy independiente, muy inteligente y estoy muy orgullosa de él.

Va a estudiar Finanzas...
Sí, pero bueno antes quería ser bombero.

¿Las niñas seguirán tus pasos, se presentarán a Miss?
No. Paulina tiene un proyecto muy interesante porque está muy metida en el cambio climático y va a estudiar Geopolítica. Y Jimena es a la que más le interesa la moda y el arte, pero tiene 11 años y todavía es pequeña. De todas formas, yo no quiero que sean lo que yo soy. Quiero que sean felices y que hagan su camino. No quiero ser una madre que castra a sus hijos y se quiere prolongar a través de ellos. No quiero ser una pesadilla para ellos.

Diego Puerta

Ya tienen una edad en la que empiezan con los novios y las novias...
Diego tiene novia desde hace un año y es una niña monísima. No pierde el tiempo. Y Paulina ha tenido algunos candidatos, pero ella ahora está centrada en su proyecto y no tiene tiempo.

¿Cuesta el paso del tiempo?
No te voy a mentir. La arruga claro que molesta y díganme qué crema hay que ponerse para quitársela. Pero hay que cumplir años con dignidad. Eso significa que hay que cuidarse porque contamos con muchos medios que antes no había, y es un horror aferrarte a algo que ya no eres. A ese ridículo le tengo mucho miedo y que digan: "Esa ridícula quiere seguir siendo joven". No quiero ser la típica que se aferra a la minifalda de cuero, cuando le toca llevarla a tu hija.

¿Ampliar la familia no te apetece?
La verdad es que me hubiera gustado tener un hijo con Emmanuel, pero no teníamos tiempo, porque debíamos organizar nuestra familia y sacar nuestros proyectos adelante, y un niño necesita mucha atención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo