Brigitte Macron se realiza una operación de estética

La mujer de Emmanuel Macron fue intervenida, el pasado 17 de julio, por una conocido cirujano plástico en París.

Brigitte Macron, operación de estética
Agencias

Cuando Emmanuel Macron fue elegido presidente de la República Francesa en mayo de 2017, su mujer, Brigitte, estuvo en el punto de mira de todos los medios de comunicación del mundo. Y es que la diferencia de edad del matrimonio (él tiene 41 años y ella 66 años) catalogó su relación como 'peculiar'.

Sin embargo, los más de 25 años que se llevan entre ellos, no son un escollo en la relación y forman una pareja muy bien avenida, que siempre que puede disfruta junta del poco tiempo libre que tienen y se les ve siempre muy cómplices y bien avenidos.

Aunque el aspecto juvenil de Brigitte siempre ha estado rodeado de rumores sobre posibles retoques estéticos de su rostro, lo cierto es que muchos expertos afirman que el único arreglo evidente que se ha realizado es una rinoplastia y que su buena cara se debería a tratamientos y pequeños arreglos sin cirugía mediante.

Brigitte Macron, operación de estética
Agencias

Una buena genética y un estilo de vida saludable en la que que cuida mucho la alimentación y el ejercicio serían los responsables de su buen aspecto, además de un acertado corte de pelo y un estilo que adapta a la perfección a las tendencias del momento, hacen que Brigitte parezca que tiene menos años.

Sin embargo, ahora, la publicación francesa Closer ha publicado que la mujer del presidente francés sí se habría sometido a una operación de cirugía estética en uno de los mejores hospitales privados de París, el American Hospital, y que es famoso por sus técnicas de vanguardia en el rejuvenecimiento facial.

Brigitte Macron, operación de estética
Agencias

La intervención habría tenido lugar el pasado 17 de julio, justo antes de irse de vacaciones a Fort Brégançon, lugar de residencia durante el verano de los primeros ministros francesa. Según publica Closer, la intervención duró tres horas, no tuvo complicaciones y Brigitte pudo irse del centro hospitalario esa misma noche.

Desde allí han recorrido los lugares más turísticos de la zona, como la Abadía de Thoronet, una de las joyas del Románico francés, donde se han dejado fotografiar como dos turistas más y en la que hicieron una vista privada.

En la imagen podemos ver al matrimonio posando sonriente con más personas, posiblemente guías y personal del conjunto arquitectónico. Brigitte posó con gafas de sol, por lo que no se puede apreciar del todo el resultado de su intervención.

La Abadía está a algo más de una hora en coche de la residencia veraniega, lo que nos lleva a pensar que la pareja habrá recorrido más lugares de interés del sureste de Francia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo