Sylvester Stallone desmiente los rumores de su muerte

El actor 'resucita de entre los muertos' después de que circulara por las redes sociales la noticia de su fallecimiento.

Cada cierto tiempo las redes sociales se encargan de matar a una 'celebrity', bulos que circulan como la pólvora y que crean, en muy poco tiempo, una inevitable alarma social. El último en sufrir los efectos perniciosos y malintencionados de algunos internautas ha sido Sylvester Stallone, quien fue dado por muerto en la madrugada del pasado lunes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aprovechándose de unas imágenes en las que el actor aparece con muy poco pelo y la mirada distraída, comenzó a circular la noticia de que la estrella de la gran pantalla había muerto a causa de un cáncer de próstata, enfermedad que habría llevado en secreto y a la que no había podido hacer frente.

La verdad de toda esta historia es que las fotografías muestran el proceso de caracterización del héroe de acción para una de sus películas y que está 'vivito y coleando'. Tal ha sido la repercusión de su falsa muerte, que Sly ha tenido que salir al paso para desmentir los rumores. "Por favor, ignoren esta estupidez. Estoy vivo, bien, feliz y saludable... ¡Todavía golpeando!", afirmó en su cuenta de Instagram.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y la verdad que el intérprete está como un roble, ya que, a sus 71 años, sigue levantando pesas del tamaño de su cabeza. Frank Stallone, hermano menor del actor, también aprovechó su presencia en redes sociales para arremeter contra quien hubiera hecho circular el bulo.

"Los rumores de que mi hermano está muerto son falsos", apuntó. "¿Qué tipo de mente enferma y cruel piensa en publicar cosas como esta? Las personas así están mentalmente trastornadas y no merecen un lugar en la sociedad".

Esta no es la primera vez que dan por muerto antes de tiempo a Stallone. En 2016 ya se difundió una noticia parecida, lo que obligó al protagonista de 'Rocky' a subir una foto suya a Instagram con el boxeador ruso Sergey Kovaleva y así desmentir su propia muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo