Paris Hilton, al calor con su novio español

La pareja, de vacaciones en Miami, subió la temperatura de la psicina con sus arrumacos, besos y caricias.

image

La pareja, de vacaciones en Miami, subió la temperatura de la psicina con sus arrumacos, besos y caricias.

1 de 12
Se llevan diez años

Paris Hilton, de 31 años, y su novio, el modelo español River Viiperi, de 21, aparecieron en la piscina del lujoso hotel de Miami donde se alojan cogidos de la mano.

2 de 12
Se comen a besos

Su amor marcha estupendamente, y prueba de ello son los besos y arrumacos que se regalaron mientras se bañaban en la piscina.

 

3 de 12
Aguas calientes

Su baño resultó de lo más cálido, con todos los mimos que el joven novio que se ha buscado Paris le dio.

 

4 de 12
Mimos y más mimos

La joven se dejó querer una y mil veces por su chico, River, que se deshizo en mimos con ella.

 

5 de 12
Él también se deja querer

No sólo Paris se dejó querer porque ella también se entregó a su chico, al que colmó a besos y caricias.

 

6 de 12
Tres meses inseparables

La pareja se ha tomado vacaciones previas a las Navidades.
Paris y River se conocieron en septiembre pasado y desde entonces son inseparables.

 

7 de 12
Paris, la sonrisa de la felicidad

Paris, que junto a River ha huido del frío para bañarse y amarse en el cálido Miami, lució la mejor de sus sonrisas en el mejor de sus momentos y cuerpo, con un bañador estampado de un solo tirante.

 

8 de 12
Un bombón para Paris

La pareja, como sacada de una película americana, lució cuerpo.

River, a sus 21 añitos, es todo un bombón que tiene loca a Paris.

 

9 de 12
Muy conjuntados

Tras disfrutar de su romántico baño, ambos se marcharon la mar de conjuntados, en blanco y azul.

 

10 de 12
Un descansito

Durante uno de sus múltiples baño, también tuvieron tiempo para relajarse y charlar, entre beso y beso.

 

11 de 12
Mini bañador

A Paris, que se cambió de bañador, le quedaba un poco estrecha la parte superior, luciendo encantos.

 

12 de 12
Se refrescó por dentro y por fuera

Además de baños de agua y mucho amor, hubo baños de sol. Paris, por su parte, prefirió que no le diese el sol y se quedó a la sombra, tomándose un refresco; eso sí, muy pegadita a su chico.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo