Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La boda hippie de Tamara Ecclestone ha costado 15 millones de euros

La hija del magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ha celebrado su unión con Jay Rutland por todo lo alto. La fiesta, que ha durado varios días, ha tenido lugar en la Riviera francesa y nos ha dejado las imágenes más románticas y divertidas de la pareja.

La hija del magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ha celebrado su unión con Jay Rutland por todo lo alto. La fiesta, que ha durado varios días, ha tenido lugar en la Riviera francesa y nos ha dejado las imágenes más románticas y divertidas de la pareja.

1 de 7
Un largo y caro enlace

Tamara Ecclestone y Jay Rutland llevan varios días disfrutando de su matrimonio. La hija del magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ha tenido por fin su boda soñada, ésa que dura tres días y en la que no faltan los lujos, el buen champán francés y los mejores DJ's.

La ceremonia ha tenido lugar en la Riviera francesa, al más estilo ibicenco, ante 150 invitados, alojados en más de 70 habitaciones del Grand Hotel Du Cap Ferrat, cerca de Niza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Ya son marido y mujer

Bernie Ecclestone, el gran magnate millonario de la Fórmula 1 con un patrimonio estimado en unos 3.000 millones de euros, no ha escatimado a la hora de conceder a su hija Tamara todos los lujos posibles para darse el 'Sí, quiero'.

Aunque se desconoce el día exacto en el que la pareja pasó por la vicaría, ambos lucían durante la fiesta sus flamantes anillos de marido y mujer.

Tamara dejó ver una preciosa alianza de diamantes en su dedo anular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Seis meses de amor y una boda por todo lo alto

Tan sólo le han bastado seis meses para conquistar a la hija de millonario Ecclestone. Tamara y su ahora marido se conocían hace menos de un año en Londres y poco le importó a ella que él hubiera sido expulsado del mundo financiero por tráfico de influencias.

No parecía el novio ideal, sin embargo, un mes después de conocerse, la pareja pasó unas vacaciones en Dubai, donde Jay le pidió matrimonio. Tamara dijo que sí, y esta lujosa boda de tres días ha sido el resultado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
La fiesta se vistió de blanco

Si algo estaba claro es que en la boda de la hija mayor de Ecclestone no iba a faltar la fiesta. Ella, junto a sus amigos y todos sus invitados, que vestían de blanco, pudieron bailar al ritmo de Elton John, Lionel Richie, Calvin Harris y el DJ Mark Ronson, que fueron contratados para amenizar la velada de la boda más ostentosa del año.

La joven disfrutó con sus amigas sobre un escenario en el que se convirtió en la auténtica protagonista. Además de brindar con champán, no dudó en disfrutar de tomar varios chupitos al ritmo de la música.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Dos hermanas 'millonariamente' casadas

La novia no solamente disfrutó al lado de su recién estrenado marido y de sus amigas, sino también con su hermana Petra, a la que abrazó y besó durante la celebración.

En 2011 fue ella quien tuvo su boda de cuento en un castillo de Roma, y como no podía ser de otra manera, no podía perderse el enlace de su hermana mayor.

Tampoco faltó a la cita su padre, que ha cumplido el sueño de su hija mayor, y que aunque se saltó los festejos previos, acudió directamente a la celebración en un Rolls Royce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
La celebración acabó en el agua

La gran fiesta de Tamara y Jay acabó en el agua, donde la pareja aprovechó para darse un romántico beso, como todos aquellos que se estuvieron regalando durante toda la celebración.

Para finalizar la gran boda francesa de la heredera, un yate recogía al matrimonio, que desde ahí mismo brindaba y despedía a todos sus invitados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Una larga e inolvidable fiesta

La celebración de la boda de Tamara Ecclestone fue un auténtico fiestón, lleno de lujo, música, bailes, chapuzones en la piscina, tertulias al sol y mucho champagne... pero sobre todo con ganas infinitas de pasárselo bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo