Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Diez pistas para conocer a Hillary Clinton

Tiene 67 años; su hija, Chelsea, la ha hecho abuela hace unos meses, y a su edad la mayoría de las personas ya están jubiladas. Pero ella, que ha sido senadora y secretaria de Estado, sigue dispuesta a cumplir su sueño: volver a residir en la Casa Blanca, esta vez no como primera dama, sino como la primera presidenta de Estados Unidos.

Tiene 67 años; su hija, Chelsea, la ha hecho abuela hace unos meses, y a su edad la mayoría de las personas ya están jubiladas. Pero ella, que ha sido senadora y secretaria de Estado, sigue dispuesta a cumplir su sueño: volver a residir en la Casa Blanca, esta vez no como primera dama, sino como la primera presidenta de Estados Unidos.

1 de 11
1. Su madre, ama de casa

Hillary adoraba a su padre, Hugh Rodham, a pesar de que era muy severo y austero con ella y sus dos hermanos. Cuando le pedían una paga, él les decía: “Ya os doy de comer, ¿no?”. Hugh tenía un pequeño pero próspero negocio de estampado de telas, y su madre, Dorothy Howell, era ama de casa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
2. Acomplejada por sus gafas

Con una fuerte miopía desde que tenía nueve años, cuando salía a la calle, siendo adolescente, se quitaba las gafas de gruesos cristales que tenía que llevar y una amiga suya le servía de perro “lazarillo”, porque ella veía todo “como un cuadro impresionista”. No se decidió a utilizar lentillas hasta ya pasada la treintena.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
3. Fan de los Rolling Stones

Los recuerdos de su juventud son para ella “como escenas de “Grease””. Era fan de los Rolling Stones. De hecho, en uno de los conciertos posó con Keith Richards como una fan. Y también le gustaban los Beatles; su preferido era Paul McCartney. Cuando lo conoció, siendo ya primera dama, dijo que no sabía si “darle la mano o ponerme a gritar y a saltar”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
4. Primera mujer en dar un discurso en su universidad

Se graduó en el instituto, siendo de las mejores de su promoción, e ingresó en el Wellesley College, una universidad privada femenina, donde se licenció en Políticas. Fue la primera alumna que pronunció un discurso de graduación y, cuando finalizó, recibió una ovación de siete minutos, con todos puestos en pie.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
5. Bill 'parecía un vikingo'

Conoció a su marido en la biblioteca de la Facultad de Derecho de Yale, donde ella empezó esta carrera. “Era difícil no fijarse en él. Parecía un vikingo”, dice. Aun así, lo que más le gustó de él fueron sus manos, “como de pianista o cirujano”. Comenzaron a salir en la primavera de 1971 y en el verano ya estaban viviendo juntos. Parece ser que, al principio, él se veía con una guapa joven y, ésta, al conocer a Hillary y ver la conexión intelectual que tenían, decidió “abandonar”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
6. No quería casarse

Bill le propuso matrimonio en varias ocasiones hasta que finalmente aceptó. Celebraron su boda el 11 de octubre de 1975, en el salón de su casa de Fayetteville, en Arkansas. Decidió mantener su apellido de soltera, Rodham, para “demostrar que seguía siendo yo”, pero ese gesto no gustó nada ni a su madre ni a su suegra.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
7. Los hijos no llegaban

Desde que se casaron quisieron ser padres, pero los niños no venían y, cuando estaba a punto de someterse a un tratamiento de fertilidad, se quedó embarazada. El 20 de noviembre de 1980 nació su única hija, Chelsea. La llamaron así por la canción preferida de los dos, “Chelsea Morning”, compuesta por Joni Mitchell.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
8. Los consejos de la abuela

Su hija Chelsea la hizo abuela de una niña, Charlotte, el pasado septiembre. Según Chelsea, su madre le da muchos consejos: “Unos los sigo y con otros simplemente sonrío y le doy las gracias”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
9. Amiga de la reina Sofía

Tiene una excelente relación con doña Sofía, a quien califica como “muy divertida”. En noviembre 2013, Hillary le entregó la Medalla de Oro del Instituto Reina Sofía de Nueva York, junto a Banderas, por la contribución de ambos a las relaciones entre EE UU y España.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
10. Traje y retoques

Cuando Bill fue elegido presidente por primera vez, en 1993, ella cambió su imagen: se aclaró el cabello, se cambió el peinado y cuidó más su forma de vestir. Ahora dice que se siente cómoda con su “uniforme” diario, un traje pantalón: “Me siento liberada a estas alturas de mi vida”. En esta carrera electoral se ha hecho retoques estéticos, ha blanqueado sus dientes y ha aclarado aún más su pelo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Su secreto

Le dio una bofetada a su marido cuando, en el verano de 1999, éste le confesó que había mantenido una “relación íntima inapropiada” con una de sus becarias, Monica Lewinsky. Hillary culpó a Monica, a la que calificó de “loca narcisista”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo