Leslie Stewart graba ‘Te volveré a encontrar’: “Sigo teniendo chispa”

Da vida a una madre alcohólica en su última novela y asegura que no ha perdido la esencia de chica rebelde

Con 44 años, más de la mitad dedicados a la actuación, Leslie Stewart ha recuperado su presencia en el panorama artístico. Nada más concluir el rodaje de la telenovela juvenil Ven, baila, quinceañera, conocida por VBQ, se ha embarcado en un nuevo proyecto: Te volveré a encontrar. Aprovechó uno de los descansos para regalarnos una divertida y nostálgica entrevista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿De qué trata tu nueva novela?
Interpreto a una mujer alcohólica. La historia arranca con el accidente de tráfico de una familia; la madre desaparece, el padre muere y los tres hijos pequeños quedan al cuidado de unos tíos. Pasa el tiempo y uno de ellos vive con la fijación de que su madre no ha muerto y se pregunta dónde está. Y no cuento más porque si no me van a tirar de las orejas (risas).

La protagonista es Alondra García Miró, que debuta en la actuación. ¿Qué te parece?
Es una muchacha responsable, siempre llega puntual, está atenta a todo y tiene muchas ganas de aprender. Creo que eso es lo principal, seguro que le va a ir bien. Además, es muy guapa.

En la vida real también tienes tres hijos. ¿Utilizas tu experiencia personal en el trabajo?
Pues no sabría decir cuánto pero es imposible no hacerlo. Siempre se recurre a ella para armar los personajes y desarrollarlos. Aunque, evidentemente, solo es algo en lo que te inspiras.

¿En VBQ, tu marido, interpretado por Javier Delgiudice, te engaña con su secretaria y tiene un hijo. Tú le perdonas. ¿Leslie actuaría así?
(Risas). Por algo no he vuelto con el padre de mis hijos, ¿no? [Karim Rifai, de quien se separó hace diez años]. No, en serio, no sé si lo haría, todo es posible en esta vida. Además, con cada pareja uno es diferente y con la edad también, pero no creo que la relación vuelva a ser la misma. Como se dice, uno perdona pero no olvida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Con qué actor de los que has trabajado has tenido más química?
Comencé con Julián Legaspi en Calígula (1993), era un chico guapo y los dos estábamos empezando. Entonces nuestros besos eran reales porque se trataba de nuestra primera experiencia actoral y éramos muy jóvenes y liberales, decíamos “¡hay que besarnos, pues lo hacemos!”.

¿Cómo recuerdas al resto?
Después llegaron Christian Meier, Juan Soler, Renato Rossini… Todos tenían atractivo, y algunos sus cositas malas, como un par que no voy a nombrar por respeto. Eran desagradables por la falta de higiene y otros asuntos.

¿Quién te ha impresionado más?
¡Jorge Luis Pila! Ese hombre es guapísimo, churrísimo, como decimos los peruanos. Y gana en persona. ¡Uff! Trabajé con él en Aurora, pero no tuve ninguna escena de amor porque yo interpretaba a su exmujer y no quería saber nada de mí, una pena. Yo, en broma, le pedía que me abrazara para sentir algo, y él se reía.

¿Te has enamorado de algún compañero de profesión?
Nunca, por muy atractivo que me pareciera. Primero, porque muchos ya tienen pareja y, luego, porque al convivir en las grabaciones todo el día conocemos nuestras flaquezas. Terminamos siendo como hermanos. Por lo menos eso me pasa a mí.Al principio de tu carrera te ganaste fama de rebelde y vanguardista, sobre todo en temas de moda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Queda algo de esa chica?
La esencia nunca se pierde. Aún soy un poco escandalosa en el sentido de que hablo fuerte, gesticulo, pongo motes y sigo teniendo chispa porque me siento joven. Pero la vida cambia, tengo hijos adolescentes a los que debo dar ejemplo, aunque a veces me callan, como el otro día, que uno me dijo: “Pero, mamá, que he leído en una entrevista que robaste el coche de la abuela…”.

¿En qué otros aspectos ha cambiado tu día a día?
Me levanto temprano para ir al gimnasio y ocuparme de mis hijos antes de ir trabajar. Y cuando vuelvo a casa, tengo ganas de estar con ellos y ver una película o hablar.

Echando la vista atrás, ¿te arrepientes de algo?
De haber estudiado cuatro idiomas, no aprendí ninguno (risas). Pero no miro al pasado, solo pienso en el futuro de mis hijos. Antes trabajaba para comprarme un coche, estar con lo último de la moda y salir a la discoteca, ahora lo hago para ellos.

¿Has dejado de hacer algo por ellos?
Ir en moto porque si tengo un accidente, mal, y si me mato, peor. Sé que me iré de este mundo, pero quiero hacerlo con la seguridad de que el último de mis hijos, Malek, que tiene 15 años, está encaminado a los 25.

¿Tienes pareja?
Salgo con un empresario. Es una relación bonita a la que veo futuro, pero no para casarme.

¿Cómo lo conociste?
Gracias a unos amigos, hasta que un día quedamos a comer solos y así empezamos. Tenemos los mismos gustos y él entiende perfectamente que soy madre y que mis hijos son lo primero. A mi edad, con que lo pasemos bien y no me fastidie, es bastante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te consideras buena madre?
Mucha gente pensaba que no podía serlo, me consideraban una mala chica porque iba a contracorriente. Cuando nadie llevaba tatuajes, yo me hice uno, me rapé el pelo… Seguía la moda que imperaba en Europa. He podido cometer errores y algunos excesos pero siempre he tenido valores, algo de lo que ahora mucha gente carece.

Hace un tiempo te detectaron cáncer de piel. ¿Qué tal estás?
No sigo ningún tratamiento, me cuido, no tomo mucho el sol y utilizo protector. Y como no puedo dejar la playa, paseo con sombrilla. Cada seis meses, tengo que ir a revisión. Prefiero no obsesionarme, hace unos años me diagnosticaron cáncer de útero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela