Isil Yücesoy es Nedret en ‘Amor de contrabando’: “Quería ser farmacéutica”

Dulce y serena, esta actriz turca de 73 años, más conocida en su país por su faceta de cantante, adora viajar y tiene muy poco de la maldad de su personaje.

Isil Yücesoy
Sahin Tuhan

Más conocida como cantante que como actriz, Isil Yücesoy confiesa que actuar nunca estuvo entre sus sueños, pese a formar parte de una familia de artistas. Sin embargo, la vida la llevó por ese camino, donde ha demostrado con creces sus dotes; prueba de ello son varios premios que logró por su papel en la película ¡Tengo miedo! Ahora su ilusión es poder tocar el piano a la vez que canta en uno de sus conciertos y, mientras, prepara un disco sencillo y un videoclip.

¿Qué supuso Nedret para ti?

Amor de contrabando tiene un lugar muy especial en mi vida y ese papel estuvo lleno de sorpresas y emociones. Me encantó de ella lo poderosa, determinada y ambiciosa que es.

¿Conoces a gente así?

Claro. Creo que el bien y el lo importante es ver cuál de las dos caras es más fuerte.

¿Tienes algo de ella?

Todos los personajes enseñan algo nuevo a sus intérpretes. Es un proceso natural al crear el papel.

Productora

¿Qué le dirías si fuese tu amiga?

Que no controle la vida de otros y que se relaje. Está atrapada entre sus pecados y su ambición, y estar tan segura de su superioridad la lleva a su final.

¿Fue muy odiada en la calle?

El público la quiso pero también hizo enfadar mucho. Si te odian es porque haces bien el papel, pero si te aman, es que te ven como Isil y aprecian tu esfuerzo.

¿Qué opinas del público español?

Es cálido, sincero y amoroso. He recibido multitud de mensajes, que intento traducir y responder. Me hace realmente muy feliz esta comunicación.

¿Qué te animó a formar parte de esta producción?

Me gustaban los guionistas e iba a trabajar con Tuba Büyüküstün (Elif ), a quien conocí cuando debutó. Tenía que aceptar.

¿Te gusta hacer de mala?

Disfruto más con los papeles complicados que con los que son planos. Te hacen pensar en el personaje y, si los trabajas duro, pueden ser un fenómeno. Pero doy lo mejor en cada trabajo que acepto y también me gusta mucho hacer comedia.

Productora

¿Qué te llevó a ser actriz?

Yo quería ser farmacéutica aunque crecí rodeada de los sonidos del piano y mi entorno eran artistas de la época. Un día, mi tía, la actriz Muazzez Kurtoglu, me dijo que veía algo en mí y que podría triunfar en esta profesión. Ahí comenzó mi viaje.

¿Prefieres cantar o actuar?

Las dos facetas son como mis hijos y no puedo elegir. Empecé a cantar en los años sesenta, porque mis profesores de teatro me aconsejaron dar clases de ópera, pero el sector de la música cambió en los ochenta y me tomé un respiro, que se alargó hasta 2016. Mientras, hice cine, donde debuté en 1982, y televisión, que es un medio muy importante porque te hace visible para la gente.

¿Te imaginabas llegar hasta aquí?

No lo sé. Lo cierto es que he trabajado duro en estos años.

¿Algún desengaño en el camino?

Claro, pero aprendo de ello y más aún cuanto más difícil es. Me ciño a mi disciplina y a no comprometer mis principios.

¿Piensas en retirarte?

No creo que eso exista en la actuación. Continuaré todo lo que mi salud me permita.

Durante 16 años cantó en restaurantes y sacó cuatro sencillos y un LP. Tras un parón de 37 años, regresó hace dos y ya tiene nuevos discos en el mercado.

¿Qué te mantiene tan joven?

Trabajar y producir me hace estar fresca. Y me alimento bien.

¿Deseas ser abuela?

Me haría muy feliz. Mi hija es profesora y vive en Estados Unidos. Es mi mejor amiga, mi maestra, mi madre, padre, hermana…

¿Cuáles son tus aficiones?

Aprender cosas nuevas, como internet, hacer fotos y viajar. Tengo tiempo suficiente para mi familia y para mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo