“Mátate tú o lo hago yo”; ‘Amor de contrabando’

Tras hacer creer a Tayar que tiene pruebas en su contra, Ömer lo induce a suicidarse.

omer acusa a tayar
Productora

QUÉ HA PASADO

• Ipek cae en la trampa de Nedret y es asesinada.

• Ömer detiene a Tayar.


Se celebra el juicio de Tayar y aunque Hüseyin está dispuesto a declarar contra él, cambia de opinión ante sus amenazas. Por eso, lo condenan solo a siete años por lavado de dinero. A su vez, en prisión, Fatih es agredido. Ömer, Pelin y Arda reciben el informe del forense que confirma que en las uñas y el estómago de Ipek hay restos de pelo de Nedret. De inmediato, lanzan una orden de aprehensión y, con la ayuda de Filiz, la encuentran antes de que abandone el país.

Nedret sufre un infarto antes de poder declarar

Ya en comisaría, Nedret decide sincerarse con Elif: “A tu padre lo único que le importaba era el dinero y el poder. Él me metió en el negocio de los diamantes”. Más tarde, Ömer le ofrece que declare contra Tayar para reducir su condena y la señora acepta. Sin embargo, antes de que pueda hacerlo sufre un infarto.

Con esta muerte, Ömer pierde la posibilidad de hacer pagar a Tayar por sus crímenes y decide tomarse la justicia por su mano. Así, de madrugada, Demir entra en su celda y lo confronta: “Nedret nos contó todo y nos entregó las grabaciones de vuestras conversaciones telefónicas. Además, personas que trabajaron contigo declararán en la corte”. Y añade: “Aún quedan jueces justos en este país. Llegó tu final”. Como Tayar se muestra suspicaz ante sus palabras, el policía le ofrece que llame a su abogado. “Ya no tenemos apoyos. Lo mejor será que confiese todo”, confirma este.

Al saberse descubierto, el pérfido empresario se desespera: “Voy a pasar el resto de mi vida como un animal enjaulado…”. Antes de que pueda terminar, Ömer saca un cinturón y lo induce a suicidarse: “Mátate para que los vivos puedan respirar tranquilos”. Acto seguido, ata uno de los extremos a los barrotes de la ventana y el otro se lo da a Dündar para que se lo coloque alrededor del cuello. “Mi consuelo es que fui derrotado por un enemigo astuto y luchador”, son sus últimas palabras.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo