Decepcionada y frustrada; ‘Mi hija’

Candan enfrenta a Demir tras conocer su pasado delictivo. Antena 3. Domingo 28 de marzo

mi hija

QUÉ HA PASADO

• Demir se hace una prueba para saber si Öykü es su hija.

• Candan descubre a Ugur.


Candan no da crédito a las palabras de Cemal. “¿Estás diciendo que Demir apareció en mi vida para robarme? Yo confié en él e, incluso, le abrí las puertas de mi casa y lo ayudé con su hija. Fui tan estúpida…”, se lamenta. Ya en casa, Öykü sigue sin hablar a Demir y este, desconcertado, le pide saber por qué se comporta así. “¿Eres de verdad mi padre? Te oí decir que harías una prueba de ADN”, revela la niña. El hombre se justifica diciendo que la necesita para el juicio, pero le muestra que no ha abierto el sobre y decide tirarlo a la basura. “Tú eres mi hija y nadie podrá cambiarlo”, asegura.

Ugur, en problemas con dos mujeres

Con una mezcla de decepción y rabia, la veterinaria confronta a Demir: “Sé que eres un ladrón. ¿Cómo te atreviste a engañarme todo este tiempo sin sentir ningún remordimiento? No tienes vergüenza”. Antes de que el hombre pueda responder, aparece Öykü y deben dejar la conversación para otro momento.

Al día siguiente, Ugur se presenta en la clínica veterinaria y suplica a Candan que lo escuche solo cinco minutos: “Demir hizo cosas malas en el pasado, pero es una persona totalmente distinta desde que usted y Öykü aparecieron en su vida”. Y añade: “Cemal acaba de salir de la cárcel. También es un estafador”.

Ajeno a esto, Cemal paga para que Jilet quede en libertad y ambos se alían para acabar con Demir y Ugur. Cuando este último sale de casa, se cruza con Umran, la pretendiente que le ha buscado Müfide, y se va sin mediar palabra. Ella decide seguirlo. En una cafetería, lo ve conversando animadamente con Sevgi y le monta una escena de celos: “No esperaba esta humillación. Vamos a casarnos”.

Entre tanto, Öykü va a comer con Asu, pero la mujer comienza a beber y se les hace de noche. Para colmo, oye su canción favorita en una discoteca y quiere entrar, aunque se lo impiden por ir con una menor. Furiosa, golpea a los miembros de seguridad y acaban en comisaría. Demir no tarda en enterarse de lo sucedido y va a buscar a su hija.

Pasada una semana, Demir y Asu se enfrentan en los tribunales y el juez pide hablar con Öykü. Poco después, dicta sentencia: “Basándome en los deseos de la niña, concedo la custodia a la madre”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciudad cruel