Sofía Oria lleva el peso de la segunda temporada de 'Gigantes'

Sin formación actoral y aunque dice que actuar no es lo suyo, Sofía Oria sorprendió en la primera entrega y ahora acapara las miradas en la segunda temporada de 'Gigantes', la serie de Movistar.

Portraits - Malaga Film Festival 2019
Carlos R. AlvarezGetty Images

Antes de Enrique Urbizu, Sofía Oria trabajó con Pablo Berger en Blancanieves (2012). Aquella niña se ha convertido en una adolescente, admiradora del cine bélico y de terror, que juega en la ficción a ser una destroyer en la segunda temporada de Gigantes, la gran serie de Movistar, que se estrena hoy con todas estas novedades.

¿Te gusta hacer entrevistas?

Depende de lo que me pregunten. Pero la promoción siempre me gusta y más cuando tienes un proyecto tan emocionante como Gigantes.

Tu personaje toma mayor protagonismo en la segunda tanda. ¿Eres consciente?

Sí, pero no me lo he tomado como si me cayera una gran responsabilidad, un peso, sino pensando que esto va yendo genial.

¿Fue progresivo o lo viste desde el principio?

En cuanto vi los post-it en los guiones donde estaban mis diálogos, me di cuenta de que había mucho más, leyendo el contenido vi cómo maquinaba mi personaje, que crecía a níveles insospechados.

'Gigantes' Photocall - 66th San Sebastian Film Festival
Carlos R. AlvarezGetty Images

¿En quién se convierte Carmen?

En Abraham, su abuelo. Es una conversión absoluta, incluso me lo he descubierto en la cara cuando he visto después algunas escenas. Yo no lo había enfocado así, pero ha surgido. Enrique Urbizu, el director, lo tenía planeado.

¿Recuerdas cómo fue el casting?

Pensé que no me habían cogido porque me fui a la prueba directamente desde el colegio y se me olvidó coger el cambio de ropa. Había tenido exámenes y no me había preparado bien el texto, improvisé que es lo que más me gusta, y les encantó. Pero pasaron los meses y no me llamaba nadie hasta un año después. ¡Ya ni me acordaba de que serie era! La siguiente prueba la hice con Nacho Fresneda. Y conocí a todo el reparto en la primera lectura de guión.

¿Por qué ahora Carmen se tiñe de morena?

Porque se da cuenta de que rechazando a su madre ha perdido una parte de su esencia, que también la ayuda a ser quién es. Ella es gitana y se da cuenta. Tiene ese puntazo y busca sus raíces para saber aprovecharlo. Le fascina el mundo gitano.

¿Hasta dónde es capaz de llegar?

A ella le da igual su familia, solo piensa en ella misma, en su seguridad, el dinero y el poder. No quiere perder esas cosas por nada del mundo, y ante todo y todos va a demostrar que ella tiene las riendas, a la policía, los gitanos y los guerreros, y no hay más. Y eso se ve en su mirada, sus silencios, sus sonrisas sarcásticas... Y si tengo que matar por el camino lo hará. Será implacable. Es guerrero por lo que significa esa palabra, no por su familia, ella se ha apartado de su camino.

Segunda temporada de 'Gigantes' en Movistar

¿Has llegado a esta reflexión después de grabar?

Sí, sí, una vez que ha pasado el tiempo, y cuando vea la serie sacaré más conclusiones.

¿Con 16 años cómo trabajaste este personaje?

Me dejaron trabajar de una forma muy libre, nadie me pidió que me formara. Mi madre preguntó a Urbizu y le dijo que no hiciera nada: “Así está perfecta”. No he sentido presión. Y salió todo de dentro. Por eso me ha gustado tanto. Carmen tiene mucho de mí.

Dicen que eres tan madura como ella.

Creo que sí, siempre he tenido amigos más mayores, y por el trabajo he tenido que adaptarme a un ambiente adulto. Quizá por eso he cogido ciertos hábitos.

¿Fue difícil encajar con el resto de actores del reparto?

No, la verdad que surgió la magia, y todo salió fluido, fácil y supernatural. En mi caso no ha requerido nada de esfuerzo ni trabajo.

'Gigantes' Photocall - 66th San Sebastian Film Festival
Carlos AlvarezGetty Images

¿Aprendiste a manejar un arma, a pelear?

A disparar, sí, a hacer lo que sea, y no duda ni un segundo.

¿Te resultó fácil desconectar después?

Sí, no me cuesta nada desprenderme del personaje en el momento que dicen“¡Corten!”. Mentalmente no hay ningún problema y es un gozada que surja así de natural.

¿Qué final le espera a Carmen?

Ella estará ahí y se lo va a llevar todo. Es lo que está intentando... Me encantaría seguir con la saga, que me dijeran que hay una tercera temporada.

¿Cómo definirías la serie?

¡Madre mía! Es la visión cruda y dura del mundo, y enseña todo lo oscuro que tenemos las personas dentro llevado al infinito, a extremos que nadie se puede imaginar. Pero eso lo tenemos y decimos ni actuamos porque no está permitido en la sociedad. Parece una ficción pero todos lo llevamos dentro. Y Gigantes lo muestra al mundo.

Segunda temporada de Gigantes

¿Se la recomiendas a tus amigos?

Más a los chicos que a las chicas; ellas prefieren comedias románticas, que a mí no me gustan. Yo soy más de muerte y sangre, y si tengo claro que a esta edad la violencia atrae más a los chicos. La serie es agresiva y está llena de detalles; hay que estar muy atento. Pero se la recomiendo y luego les encanta.

Has dicho que no tienes claro que quieras ser actriz... ¿Ya lo sabes?

¡Qué va! Cada día lo pienso más. Miro mi futuro en cinco años y no me veo en la actuación. Si continúan saliendo proyectos fantásticos, los haré, y si la puerta sigue abierta seguiré. Pero mi idea es estudiar una carrera que me guste.

¿Qué no te gusta de la profesión?

Me gusta actuar pero no lo suficiente. El teatro era mi hobbie en el colegio. Es verdad que me gusta Carmen pero mis personajes no van a ser siempre así. Y no me veo haciendo otros. Este era el personaje con el que soñaba, así de cruel y bestial porque yo siempre he sido así, pero no me veo en otros. Ni tampoco que mi forma de vida sea ir de casting en casting.

60th San Sebastian Film Festival: 'Blancanieves' Photocall
Carlos R. AlvarezGetty Images

¿Por qué soñabas con un personaje así?

Yo soy más de leer que ver, pero siempre me han encantado las películas de guerra. A los 7 años mi favorita era 300. Mi padre es militar y me veía todas con él. Me sé hasta los diálogos. Mi pasión son las cintas bélicas. Y antes de Gigantes ya había visto el cine de Tarantino.

¿Hay algún proyecto más de televisión?

Sí, grabo Caronte para Telecinco. Soy la sobrina de Roberto Álamo, el protagonista. Mi personaje es menos agresivo, más relajado. Y he hecho un casting internacional pero aún no sé nada.

¿Cuál es la última serie que has visto?

Muchas, la última Sons of Anarchy, y he acabado también American Horror Story. Y estoy esperando el estreno de la quinta temporada de Peaky Blinders, mi favorita.

¿Cómo llevas los estudios?

Empecé Bachillerato tecnológico y me he pasado a Ciencias Sociales. Quiero ser militar, y pensaba hacer la ingeniería, pero me superan las matemáticas, la química, el dibujo técnico... Estaba amargada, y me levantaba para ir a clase con ganas de morirme. Mis favoritas siempre han sido Filosofía, Mitología, Historia... Y me he dicho que para qué voy a sufrir cuando puedo entrar en el Ejército por oposición.

¿Por qué quieres ser militar?

Me gusta lo diferente, y he visto todos los destinos que ha tenido mi padre: Marina, Armada, Guardia Real, y eso me llama mucho la atención. Siento una admiración fuera de lo común. Por eso, mis películas favoritas siempre han sido de bélicas: El último superviviente, y acabo de ver Triple frontera en Netflix...

Eres una adolescente fuera de lo común...

Me acaban de diagnosticar en el colegio hiperresponsabilidad. ¡Tócate los pies! Sí es verdad que yo no necesito a nadie que me organice la vida, lo llevo todo muy controlado desde pequeña. He vivido sola con mi madre porque mi padre estaba fuera, y me he buscado mucho la vida como hija única.

Tu principal virtud y un defecto.

Tengo un carácter difícil de controlar... Y según mi madre lo mejor de mí es que empatizo con la gente y soy muy responsable. Por eso será.

¿Buscas el consejo de quienes te rodean?

No mucho, soy introvertida. No me cuesta hablar con la gente, pero soy desconfiada y reservada. No hablo mucho de mis cosas, no sale de mí.

¿Cuáles son tus aficiones?

Lo único que hago es montar a caballo, comer, estudiar y dormir. Salgo más bien poco, no me gustan las discotecas, y además tengo que entrenar mucho con mi caballo Carpio. Compito pero solo de forma tranquila. Carpio es todavía jovencito y no tiene nada de experiencia como yo, le estoy preparando. No me he puesto objetivos. Cuando estemos estupendos los dos nos pondremos una meta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV