'Gigantes': la segunda temporada será el final de los Guerrero

Aunque el destino de estos criminales está marcado, no esperan tener que rivalizar con las mujeres de su entorno y aparcan su duelo fratricida para unir fuerzas. La segunda temporada de 'Gigantes' está disponible desde hoy en Movistar.

Isak Ferriz y Daniel Grao en la segunda temporada de 'Gigantes'

¿Tiene límites la vileza del ser humano? Para tratar de responder, el director, Enrique Urbizu, creó a los Guerrero, una saga dominada por un padre poderoso y tirano que condena a sus hijos a devorarse entre ellos en un universo criminal. Tras hacerlos Gigantes y sin penitencia, los hermanos retoman este viaje a la autodestrucción. “Nos gustan los indeseables. El mal nos repugna pero nos atrae”, insiste.

La primera temporada ya recibió el aplauso de público y crítica, incluso internacional, antes de su estreno. “El espectador se cree impune y se acerca al fuego sin quemarse, pero hay ficciones que dejan huella”. Y Gigantes es una de ellas.

Una ‘road movie’

Isak Ferriz, Daniel Grao y Carlos Librado ‘Nene’ repiten en la piel de Daniel, Tomás y Clemente Guerrero, enfrentados en un duelo a muerte. “Los personajes traspasan más límites –adelanta Grao–. Y sube la intensidad del drama”. El deseo de venganza fratricida se interrumpe por la necesidad de sobrevivir, y el espectador asiste a “una road movie” con los dos mayores. El escenario, ‘la raya portuguesa’ de Salamanca, La Fregeneda, adonde huyen del asedio policial. “Es una gozada. En otra serie estaríamos condenados a morir en el primer episodio”, dice Isak. Mientras, Clemente, enamorado, permanece en el barrio e intenta mantener el vasallaje del clan.

Daniel Grao, Nene e Isak Ferriz en la segunda temporada de 'Gigantes'
Carlos Librado ‘Nene’, Isak Ferriz y Daniel Grao son los Guerrero. Los hermanos se ven obligados a convivir de nuevo.

Pero esa tregua enseguida salta por los aires. “Dani refuerza ese objetivo ancestral por recuperar lo que es suyo, y sobrevive como una cucaracha. Es un pringado, pero libre”, opina Ferriz. Grao advierte sobre la degradación de Tomás: “Antes ordenaba quemar un poblado gitano, con niños incluidos, con una simple llamada; esta vez se ensucia las manos y se despeina. Asusta su delicadeza al quitarse la americana antes de cortar una yugular”.

Para ellos es imposible desprenderse de tanta carga emocional. “Te llevas mucho a casa, aunque lo hemos trabajado desde la picardía. No convertimos la violencia en un espectáculo sino que mostramos algo consecuente en un mundo de psicópatas”, añade Isak.

Los personajes femeninos de 'Gigantes'
Sofía Oria, que encarna a Carmen, en primer plano, con Yolanda Torosio (Sol, su madre), Elisabet Gelabert (inspectora Márquez), Ariana Martínez (Lorena), y Xenia Tostado (Bárbara, policía).

Eclosión femenina

Y en este universo sanguinario las mujeres toman cartas en el asunto. “Estaban condenadas a fagocitarse de esa ansiedad de poder masculino. Son personajes hastiados que buscan enfrentarse”, continúa.

Destaca en esta eclosión femenina la heredera de los Guerrero, Carmen, hija de Tomás. “Tenía que suceder así al desaparecer los patriarcas”, explica el director. ¿Y quién es su espejo? “Abraham, su abuelo (Jose Coronado) –revela Sofía Oria, de 16 años–. Es una conversión absoluta; me lo he descubierto en la cara cuando he visto después las escenas grabadas. No lo había enfocado así pero surgió; Urbizu lo tenía planeado”. Este le dio total libertad.

Carmen es capaz de todo; solo piensa en ella, en su seguridad, el dinero y el poder, y no va a perderlo por nada del mundo. Y eso se percibe en sus silencios, su sarcástica sonrisa… Y será implacable”, confiesa Sofía, sin formación actoral.

Su padre ficticio, Grao, deja escapar un lamento: “Porta el veneno de los Guerrero; imposible no librarse. Es la única con la que Tomás muestra un atisbo de pseudocariño, y sufre esa extraña sensación de querer reconducirla, y a la vez la admira”. El otro elemento de la familia es Sol (Yolanda Torosio), su mujer. “Está cansada de la corriente que lleva su marido, y trata de salvar a su hija, pero esta toma sus propias decisiones”, añade el actor. Ambas minarán su fortaleza.

La segunda temporada de Gigantes
EMILIO PEREDA

Pero hay poco espacio para sentimentalismos. El barrio también entra en acción: “Tiene mucha presencia y arremete contra el castillo del señor feudal. Los vecinos han tragado mucha quina”, adelanta Ferriz.

Desenlace “épico”

Explosiones, persecuciones policiales… Y ellas en acción. Unen fuerzas la inspectora Márquez (Elisabet Gelabert), que pondrá en peligro la vida de su hijo, y Bárbara (Xenia Tostado), agente repudiada. Y Lorena (Ariana Martínez) no se queda atrás: “Se revela porque los lazos de sangre pueden más en Clemente que el amor hacia ella”, aclara Librado. El benjamín será el peor parado –“recibe un varapalo y se rinde”– en un final que los tres hermanos definen como: “Apoteósico, épico, kamikaze, digno de admirar…”. ¿Morirán los Guerrero con las botas puestas?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV