Natalia Estrada, de estrella de la tele a vaquera

Natalia Estrada llegó a la tele en los 90 con 'La quinta marcha' y se convirtió en una de las estrellas que más brillaban en Telecinco. Después, probó suerte en Italia y cuando el brillo se fue apagando cambio de vida y ahora se dedica a susurrar a los caballos.

Natalia Estrada
Mondadori PortfolioGetty Images

Su primera oportunidad le llegó a principios de los 90 como sustituta de Penélope Cruz en La quinta marcha, un programa musical dedicado a los jóvenes de la casa. De él salieron artistas como la propia Pe, Jesús Vázquez, Enrique Robles (Quique Supermix), Inma Brunton y Natalia Estrada que durante unos años se convirtió en la chica de moda de la cadena en la época de las Mama Chicho.

Natalia Estrada
DESCONOCIDO

Bellezas al agua (1992) o Vivan los novios (1993-94) fueron algunos de los programas en los que vimos la sonrisa de esta asturiana, que aprovechó el tirón televisivo para hacer galas de todo tipo y cine. Su primera película fue Aquí el que no corre… vuela (1992) con Arturo Fernández y José Coronado. Pero el amor llamó a su puerta y hablaba italiano, por lo que Natalia se casó, hizo las maletas y se marchó a Italia con Giorgio Mastrota, padre de Natalia, su única hija.

Natalia Estrada- Giorgio Mastrota
Antonio Quílez _ HF

En su nuevo destino las cosas no le fueron mal, y triunfó en la tele italiana donde hizo programas como Il gioco delle coppie, Discoring o la serie Il Quizzone. Eso sí, sin descuidar nuestro país, donde hacía galas o algún trabajo esporádico.

El éxito profesional no fue a la par del personal y su matrimonio hizo aguas. Pero Natalia volvió a poner otro italiano en su vida y se convirtió en la cuñada del mismísimo Silvio Berlusconi tras enamorarse de su hermano Paolo. Pero poco a poco los focos de la tele se fueron apagando y las últimas apariciones de Natalia en la tele española fueron en El club de Flo (2006) y ¡Mira quién baila! (2006-2007).

Natalia Estrada-Mira quién baila
Jordi Bardajil _ HF

Tras romper con Paolo Berlusconi se retiró de la tele y, desengañada, buscó refugio en la naturaleza. Su amor por los caballos le hizo conocer a su actual pareja, Drew Mischianti, un profesor de equitación con el que ha montado la empresa Ranch Academy, un centro de crianza de caballos donde enseñan la forma de vida de los vaqueros.

Allí, la guapa asturiana que ahora tiene 46 años, le ha dado un giro a su vida y se dedica a montar a caballo, hacer exhibiciones ecuestres y cursos de comunicación natural con el caballo.

Natalia y Drew han publicado un libro llamado Horsepower que recoge a través de fotografías propias tres años de viajes por Norteamérica y Europa conociendo la vida de los caballos. En vista de su sonrisa, parece que la asturiana ha encontrado su sitio y la tele queda muy lejos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV