Luke Cage: los retos del nuevo superhéroe de Marvel

En la primera temporada vimos convertirse a un ex convicto en el nuevo héroe de Marvel. Netflix pone a nuestra disposición la segunda tanda de 'Luke Cage', que nos descubre si este joven con poderes recientes está dispuesto a ser el salvador que necesita la ciudad de Harlem.

La factoría Marvel lleva años dando alegrías a sus fans. Desde la primera película Iron Man (Jon Favreau, 2008) no han parado de producir taquillazos y de aumentar el número de seguidores de todas sus sagas, que han alcanzado el cúlmen con Los Vengadores. Con semejante éxito Netflix vio la oportunidad de explotar este universo heroico y produjo series de otros personajes de Marvel Comics.

El viernes 22 de junio la plataforma de vídeos bajo demanda estrena la segunda temporada de una de esas apuestas, Luke Cage. El primer superhéroe afroestadounidense es un ex convicto expuesto a un experimento que le da poderes, una piel tan dura como el titanio, una curación acelerada y una fuerza sobrehumana, lo que provoca un cambio en él y acaba luchando contra el crimen de Harlem.

Los 13 episodios de esta segunda tanda, con Lucy Liu como directora de excepción en el primero, muestran a un Luke Cage (Mike Colter) que empieza a ser consciente de su responsabilidad en la protección de su comunidad. El joven tiene que encontrar los límites entre el bien y el mal, decidir si quiere ser héroe o villano.

Además, la política Mariah Dillard (Alfre Woodard) pone en duda su labor como salvador de la ciudad. Pero la situación cambia para ella cuando se enfrenta a una amenaza inminente a su control sobre Harlem, el imparable Bushmaster. Armado con los secretos más profundos de Mariah, Bushmaster pone en peligro todo lo que ella más aprecia. Mientras tanto, Luke Cage lucha con la idea de intervenir y proteger a Mariah por el bien de Harlem.

Danny Rand, el no del todo célebre Iron Fist, acompañará a Cage en esta temporada en la que también están presentes los personajes interpretados por Rosario Dawson, Simone Missick y Theo Rossi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo