Yiya: “Quiero trabajar como periodista rosa”

Reconoce que le gustan más los sapos que los príncipes, y por eso se ha quedado con los más frikis de esta edición.

¿Te gusta el montaje del programa?
Me han retratado y no considero que haya habido ningún montaje. Me han edulcorado y favorecido en algún momento. Me ha venido genial.

¿Qué tal la experiencia?
Genial. Se encuentra una consigo misma. ¡Aunque me encontré con más defectos!

¿Cómo te gustan los chicos?
No tengo estereotipos, aunque siempre hay algún flechazo con alguien con alguna característica que me guste rápidamente: por ejemplo es verdad que los chicos rapados me han gustado mucho, morenos con las cejas grandes, ojos oscuros y almendrados… Si no, con coleta o el pelo alborotado.

Tú elegiste a los chicos más… frikis.
El término friki como algo guay me parece genial, pero tiene una carga peyorativa también y por eso no me gusta utilizarlo. Como yo soy muy friki, están donde tienen que estar. Tengo muy buen ojo.

¿Te quitaron algún príncipe al que le hubieras echado el ojo?
No. Yo elegí a los míos en función a lo que normalmente estuviera en mis antípodas. Estoy agradecida a que ninguno me haya tirado una piedra a la cabeza.

¿Cómo os lleváis entre vosotras tres?
Nuestra relación no ha variado mucho porque hemos estado conviviendo durante la grabación. Nos vemos menos porque cada una tiene sus obligaciones, pero tenemos el mismo rollo.

¿Qué te animó a participar?
Normalmente hago caso omiso a lo que me dicen, pero pensé: “Si con la cantidad de ofertas que hay en la actualidad, no encuentro a mi príncipe azul, por qué no probar?”. Además, a mí más que azules me gustan los verdes y los sapos. ¡Si encuentro el sapo me lo quedo para toda la vida! Siempre he sido muy viborilla, bárbara y desagradable. Un poquito complicada. Mi vida se ha movido en función de los impulsos.

¿A qué te dedicabas?
Estudié Periodismo en Sevilla. Me lo he sacado este año porque me tomo las cosas con mucha calma. Mi vocación es la Psicología aunque pueda parecer una hija de…, pero creo que me iba a rentar mucho menos. Yo quiero enfocar mi carrera al periodismo rosa.

Así que te ves en la tele…
No tengo expectativas de futuro. No me gusta porque, cuando tengo la cabeza en algo, es complicado salir de la nebulosa.

¿Por qué te presentaste? ¿Buscas el amor realmente o es una plataforma para trabajar después?
Esperaba encontrar el amor, aunque nunca me ha gustado buscar porque considero que cuando uno lo hace, no lo consigue.

¿Por qué no Mujeres y hombres…?
Ya me comentaron en su momento algo similar. No es que no me guste el programa, pero no consideré que ese fuera mi sitio.

¿Te desnudarías en una revista?
No lo sé. No me veo yo ahí puesta. Lo mismo si me tapan los pechos con un par de capotes o con algo relacionado con los caballos… Es que a mí me gusta el tema taurino y ecuestre.

¿Eres celosa?
Nada. No he tenido novios, pero dos chicos con los que estuve cierto tiempo me mandaron a la mierda porque me decían: “¿Cómo es posible que no te pongas celosa por esto?”. Si consideras que por ser segura de mí misma solapo el sentimiento, pues a lo mejor es que tú no estás capacitado.

¿Qué te saca de quicio?
Todo. Y yo saco de quicios a los chicos. Una relación de toma y daca constante.

¿A qué edad perdiste la virginidad?
Muy tarde porque, aunque parezca muy guerrera, soy muy conservadora. La perdí a los 19 años y no con el hombre de mi vida. Ojito que las que parecemos… no lo somos. Y las que parecen… Ya veréis en el programa. Por regla general, mis amigas me contaban sus cosas con 15 años y de hecho, me daba asco hasta darme besos. De ahí viene eso de chuparme la boca. ‘‘No me chupes la boca’’.

¿Te han pillado haciéndolo?
Nunca, porque también soy bastante tradicional. Normalmente suelo estar semioculta cuanto menos. Me gusta estar cómoda. Los servicios públicos no me gustan y lo de hacerlo en la moto, nada…

¿Te asusta o te gusta la fama?
No sé de qué trata. Las cosas que desconozco no me gustan. Yo nunca he estado en la sombra, porque por suerte o desgracia he creado una expectación, casi siempre negativa. No me causa sensación.

¿Te ves más adelante en GH VIP o Supervivientes?
Tengo pánico a Supervivientes. Con lo que me gusta comer, soy supersedentaria, ni voy al gimnasio… No me gustan nada las niñas delgadas. Bueno, estaría todo el día pegando voces.

Muy ‘princesita’ no se te ve.
Es que no lo soy nada. Siempre he sido la mala de la película. Me preguntaron una vez: ¿cuál de las princesas de Disney serías? Pues la que más se parezca a una bruja. Por otro lado, si tengo que pertenecer a una Casa Real, yo soy Reina.

¿De dónde viene Yiya?
Es una degradación fonológica de Marisilla. Mi hermana, que tiene dos años menos que yo, me empezó a llamar así.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV