Cristina Soria, la coach de 'Sálvame', en Telecinco

Licenciada en Ciencias de la Información y con un máster en Coaching e Inteligencia Emocional, Cristina Soria también es experta en comunicación no verbal. Conferenciante y escritora, cuenta con cuatro libros en el mercado y ya es uno de los rostros habituales del universo 'Sálvame'.

Coach, periodista, escritora… ¿con qué te quedas?
He trabajado mucho con mujeres y elegí estudiar periodismo porque me gusta hacer muchas cosas y diferentes, de ahí que tenga varias vertientes profesionales. También doy formación, soy periodista, experta en comunicación no verbal, coach…

¿Por qué tiene tanto tirón el 'coaching'?
Porque la gente se siente identificada y cada persona tiene que abordar un problema para tratar de solucionarlo.

¿Hay mucho intrusismo en tu profesión?
Para ser coach hay que formarse, y no todo el mundo lo hace. A veces se confunde con entrenador o asesor. Además, requiere un aprendizaje continuo. Se trabaja con personas, no somos máquinas, y siernpre estamos aprendiendo.

¿La gente tiene más inseguridades que antes o se han multiplicado por culpa de las redes sociales?
Yo creo que ahora tenemos menos vergüenza para hablar de lo que sentimos, y el coaching ayuda a expresar sentimientos. A veces, uno no es capaz de abrirse y sacar lo que tiene dentro. Una persona, cambiando ciertas cosas, puede transformar su vida. Y ahora se presta más atención a todo ese proceso.

¿En Sálvame has tendido compañeros que te han pedido que los asesores?
Hay compañeros que me han hecho alguna consulta, pero también me ha pasado en otros entornos.

¿La televisión refleja bien cómo es vuestro trabajo?
No. Cuando yo hago una sesión la hago desde la confidencialidad, y eso no se expone en la televisión. Es una muestra de lo que hacemos, pero no un trabajo real. Yo tengo gente muy fiel que me sigue, también en las conferencias que doy.

¿Un trabajo de 'coaching' lleva mucho tiempo?
Cada coach tiene una manera de trabajar. Hay gente que viene cada semana o más a menudo.

¿En qué hay que fijarse para elegir un buen coach?
Que conectes con él y que te sientas escuchado. Sentirte a gusto con la persona y estar cómodo. El coach se tiene que adaptar a la persona que te consulta.

¿Qué vas hacer próximamente?
Pues seguir donde estoy, en Sálvame. Mientras que esté a gusto, continuaré.

¿Cómo surgió tu último libro No son las dietas, son los hábitos?
La editorial me lo propuso y vimos qué temas se podían trabajar. Se aborda cómo cuidarse desde un punto de vista personal.

Somos lo que comemos, pero… ¿cómo influyen los hábitos?
Hay que cuidar la alimentación. Este libro no habla de dietas, sino de darnos cuenta de lo que comemos. Hay que fijarse bien en los alimentos y hacer ejercicio. No hay que cuidarse solo cuando uno se ve mal.

Los peores hábitos son…
Trabajamos muchas horas, tenemos poco tiempo y muchas obligaciones, así que al final atendemos a todo menos a nosotros. No hay tiempo ni para comer, y eso influye en la salud. Y a veces se usa la comida como consuelo, para tapar emociones.

¿Tú tenías malos hábitos?
Durante muchos años me mantuve en mi peso. Yo me iba de vacaciones y adelgazaba, y muchas veces estaba a dieta. Luego me puse en manos de nutricionistas y fui mejorando. Comía mucho fuera porque viajo bastante. Tuve que aprender a comer y a romper mitos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV