'Pesadilla en la cocina': Chicote se queda solo en 'La Cueva de Juan'

La segunda entrega de la séptima temporada de Pesadilla en la cocina (La Sexta) se desarrolló este jueves en La cueva de Juan, un descuidado mesón de la localidad valenciana de Paiporta. "Esto es el parque de atracciones de la mugre" dijo el cocinero.

Abandonan a Chicote en 'La cueva de Juan'

Todo hacía indicar que iba a salir mal y salió mal en la última entrega de Pesadilla en la Cocina, en la que Alberto Chicote visitó La Cueva de Juan, un restaurante de la localidad valenciana de Paiporta que goza de mala fama y cada vez menos clientes.

Al frente del negocio se encuentra Emilio, un dueño muy singular que gestiona el asador con absoluta dejadez y que se podría calificar de ‘hombre orquesta’, no porque esté en todos los sitios, sino porque en lugar de servir las mesas se pone a tocar al piano, la armónica o la guitarra a ritmo de sus temas favoritos de Julio Iglesias, Camilo Sesto o Isabel Pantoja.

Los trabajadores de Emilio también abandonaron el negocio, donde solo quedó Carlos, que con un salario de 800 euros al mes cocinaba, limpiaba y se llevaba los manteles a lavar a casa. Esta fue la primera noticia que recibió el chef Alberto Chicote cuando entró al mesón, lo que le dejó del todo desconcertado.

Chicote se queda solo

A los pocos minutos de su llegada al local, el presentador decidió que quería probar, una de las lubinas que ofrecía el menú. Fue entonces cuando Carlos, el camarero y único empleado del establecimiento, le informó de que tenía que ausentarse para ir a comprar el pescado al supermercado. Fue entonces cuando salió por la puerta y dejó a Chicote en el local. "¡Se ha ido! No me ha pasado en la vida, ni en 'Pesadilla en la cocina' ni en ningún sitio, que me dejen solo en un restaurante".

"¡Esto es el parque te atracciones de la mugre!", exclamó Chicote cuando entró a la cocina. La carne putrefacta, los envases oxidados y una maza de obra y un hacha para cortar la carne fueron algunos de los motivos que generaron arcadas en el chef.

Alberto Chicote visita La Cueva de juan

"¿Cuándo fue la última vez que se limpió esto? ¿Quién estaba en el número 1 de las listas de éxito... Bon Jovi?", preguntó Chicote, que contrató a un equipo de limpieza para que no dejara rastro de suciedad en el local. Carlos, muy afectado, se sinceró con Chicote sobre la situación precaria que vivía en La cueva de Juan, que le estaba costando la salud. Su sueldo era crucial para mantener económicamente a su familia, formada por su mujer y sus cuatro hijas. "Si me voy no comen, estoy pidiendo en Cáritas", confesó emocionado.

Finalmente, el restaurante volvió a abrir sus puertas con una imagen renovada y su dueño se comprometió a subir el salario de su empleado y a centrarse, por fin, en su negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV