Silvia Intxaurrondo y Paco Lobatón nos abren las puertas de 'Desaparecidos'

La presentadora y la directora valoran la resolución de los casos divulgados en su espacio y la activa colaboración de la gente por las redes sociales.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La cita es en la productora Prisa TV. El tiempo apremia porque Paco Lobatón y Silvia Intxaurrondo deben reunirse con el equipo para los últimos flecos del programa de esta semana, que emiten en directo desde Navalcarnero, Madrid. Tarea no les falta, pues cada día se presentan unas cincuenta denuncias por desaparición. “Aquí hacemos periodismo de investigación riguroso, sin interferir en la labor policial, y cuidadoso con las emociones de todas las familias, no solo las mediáticas”, dice el periodista, que retoma su compromiso con los afectados, veinte años después de Quién sabe dónde.

Él mantiene la dirección del espacio, pero ha cedido la presentación a Silvia Intxaurrondo, que hace balance de estas siete entregas: “Es gratificante comprobar el impacto que tiene resolver un caso en los allegados”. “Y también ayudamos a que se reabran casos archivados, como el de Caroline del Valle”, añade Paco.

De 36 desapariciones urgentes en siete programas, se han resuelto ocho. “Y no se emiten todas, como la de un menor en Barcelona, que apareció estando yo allí; eso prueba que nuestro trabajo funciona como medida de presión”, afirma el reportero José Araque.

“El primer día, Paco nos dio un código de buenas prácticas sobre el respeto a las víctimas, para evitar caer en el sensacionalismo”, añade este buscador que sigue el caso de Gabriel Cruz en Almería.

Son ocho periodistas que, como él, viajan con dos cámaras, un productor y un técnico de sonido. “Las salidas surgen de un día para otro, y coinciden cuatro equipos fuera 
–dice Cheles Tordesillas, productora–. La más exigente fue a Polonia, por el caso de Olivia Encinas [seis años secuestrada por su madre]; se contactó con el programa de aquel país Quién sabe quién ha visto, para obtener los derechos de emisión de la entrevista a ella, y se dobló en tiempo récord”.

“Tras salir la madre a la palestra, el padre nos llamó en busca de conciliación y, ayudaremos a que culmine con éxito. Al emerger 40 casos como el suyo, hemos acordado una colaboración estable con el programa polaco y no descartamos hacerla extensiva al holandés e italiano”, dice Paco. La implicación del espectador resulta decisiva. “Recibimos una avalancha de contactos por teléfono, redes sociales o la aplicación del programa, con pistas o casos nuevos, durante la emisión y entre semana”, dice Silvia, confiando en que el feedback de la gente  se mantenga en el tiempo. El caso de Gabriel Cruz, el niño desaparecido en Níjar, Almería, es un buen ejemplo. Hoy jueves 8, a las 12.00, hay una manifestación en Campohermoso, Níjar, para apoyar a la familia y ayudar en la búsqueda.

Ayer, miércoles 7, el especial con el ministro de Interior Juan Ignacio Zoido, que se sometió a las preguntas de familiares de desaparecidos, tuvo una gran repercusión en las redes sociales y 1.335.000 espectadores, 8,8 de share, en televisión. La próxima semana, el miércoles 14, abordarán el caso de Yéremi Vargas, sin rastro de él desde marzo de 2007, cuando desapareció en San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria.

En los minutos previos, Sivlia y Paco ultiman los detalles en plató con la subdirectora Mayte Ametlla. Todos destacan la importancia de la colaboración ciudadana, por eso en la app figuran las fichas de los desaparecidos, que también se pueden consultar en la web del programa. Todo está activo durante la emisión, según Marta Tabar, del equipo de redes: “La gente 
envía pistas, mensajes de aliento para la familia; comparten fichas y reportajes. Y agradecen que refresquemos casos del pasado; hay 6.053 sin resolver”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV