Javier Gutiérrez cambia de rumbo con ‘Vergüenza’: “Me he ido de ‘Águila Roja’ para poder estar en otros proyectos”

Después de 116 capítulos en la serie protagonizada por David Janer, el actor se embarca en esta comedia que, asegura, “va a descolocar a los espectadores”.

image
Javier Gutiérrez

Desde que llegó a Madrid a los 18 años, desde su Galicia natal y con el gran sueño de convertirse en actor, Javier Gutiérrez no ha dejado de trabajar. Encadena un proyecto con otro y a cuál más diferente. El último, la comedia Vergüenza, que grabará durante los meses de julio y agosto para Movistar+ junto a Malena Alterio. Un cambio de registro por el que ha tenido que renunciar a Sátur, uno de los personajes más queridos de Águila Roja.

Según Álvaro Fernández Armero y Juan Cavestany, creadores de Vergüenza, pensaron desde el principio en Malena Alterio y en ti para interpretar a Nuria y Jesús, los protagonistas de esta serie…
Sí, y no sé qué verían en nosotros para hacerlo! Hay que ser muy buenos actores de comedia para interpretar esta serie.

La gente se va a sorprender un poco contigo, acostumbrada a verte en televisión como Satur.
Tendemos a etiquetar a los actores y a las actrices por un trabajo, y los que llevamos trabajando tantos años en cine, teatro y televisión, y tenemos la suerte de triunfar con un trabajo, estamos marcados. Y los que hemos tenido la fortuna de tener un boom, en mi caso con Aguila roja, se sorprende, pero espero que ése también sea el caso de Vergüenza y que me puedan ver de otra forma.

Vergüenza es una mezcla de cine, teatro y televisión. ¿Cómo te enfrentas a esa amalgama artística y que tendrá de diferente de otras series de la parrilla?
No solamente es distinta por la duración, que son 30 minutos, sino también por lo que trata. No es una comedia al uso. Va a chiflar a muchos espectadores y a otros los vas a descolocar.

¿La gente se va a sentir identificada con ciertas situaciones bochornosas que plantea?
Por supuesto. Ni lo dudes. Lo mismo has padecido una situación bochornosa o la has provocado, y ni te acuerdas, pero a los personajes de Vergüenza les pasa a diario, y encima no son conscientes, por lo menos mi personaje, Jesús.

¿El hecho de que se emita en un canal de pago será beneficioso para la serie?
Creo que ha llegado el momento y el lugar perfecto para hacerlo, Movistar+. Se grabó un capítulo piloto hace siete años, y ha tenido varias novias para emitirse, pero creo que esta canal es el apropiado. Ha llegado su momento. Además, nosotros como actores ahora estamos en otro punto personal y profesional.

A la hora de hacer comedia, ¿qué es para ti lo más difícil?
La comedia es mucho más difícil de interpretar que el drama, y yo la respeto mucho. Para mí, es más complicado que el drama, por muchas razones. Ahora los espectadores están hechos a todo y ven de todo, y sorprenderles no es fácil.

¿Recuerdas la primera vez que trabajaste con Malena Alterio, tu mujer en esta serie?
Pues lo he hablado con ella hace poco tiempo. Fue hace 14 años, que coincidimos en una obra de teatro, El séptimo cielo, un dramón enorme.

¿Y habías coincidido con Fernández Armero y Juan Cavestany?
Sí, con Álvaro trabajé ‘En salir pitando’, y con Juan he hecho tres películas y varias obras de teatro. En Vergüenza se han juntado ambos talentos y creo que ha surgido el equilibrio perfecto. Luego veremos cómo resulta la serie cuando la rodemos.

Sigamos con la televisión. ¿Ya te has ido de Águila roja?
Sí, ya he terminado mi trabajo en la serie. De hecho no podría estar pensando en otros proyectos mientras estaba en Águila roja. Creo que mientras he interpretado a Satur no he estado en otros proyectos, a lo mejor algo esporádico, pero nada más.

¿Y cómo ha sido tu marcha de la serie? ¿Qué va a pasar con Satur?
No lo puedo contar. Tenía muchos proyectos para hacer y no podía llevarlos a cabo estando en Águila roja. No quería irme, porque es una serie a la que la debo mucho y estoy muy orgulloso, pero era el momento después de 116 capítulos. De hecho, creo que la serie continúa y que TVE tiene una temporada por emitir aún, la novena.

¿Eres uno de los actores más buscados y premiados en estos momentos y que, además, no paras no trabajar?
No me quejo. En mayo ruedo, entre Guinea Ecuatorial y Las Palmas, una nueva película, Los últimos de Filipinas, con Luis Tosar, Eduard Fernández y Karra Elejalde, de Rafael Calvo, y entre julio y agosto rodaremos, en formato cine, Vergüenza, para Movistar+. El 6 de mayo estreno El olivo, de Icíar Bollaín, y la serie Lo que escondían sus ojos, que he rodado para Telecinco, basada en el romance tormentoso, que tanto dio que hablar entre la marquesa de Llanzol y Serrano Súñer, el cuñado de Franco.

¿Cuándo está previsto que se estrene en Telecinco?
Pues no se sabe aún, pero sí puedo decirte que están muy contentos en la cadena con esta serie y que va a ser una de sus grandes producciones.

Interpretas a Franco. ¿Cómo te metiste en la piel del dictador?
Todos tenemos una imagen distinta de Franco. Quienes tenemos más edad, le hemos visto en la televisión o en el Nodo. Estoy muy contento con el trabajo. Para construirlo, me he basado en documentos de la época y en biografías. No quería hacer una imitación, aunque su voz sí he tenido que trabajármela para que sonara igual, y desde lo físico había que parecerse a Franco, algo que sí me he currado. He querido huir de la caricatura y hacer un tipo recto y, sobre todo, muy marcial.

Y seguro que tienes algún proyecto más en la agenda…
Pues sí, es verdad. Ahora estoy de gira con El rey, con el Teatro del Barrio; Plan de fuga, un thriller, con Luis Tosar, ya rodado, y la película de Michael Fassbender, que rodé hace unos meses en Malta, junto a Marion Cotillard, y que se estrenará, creo, en diciembre de 2017. Será la película del año y ha tenido un presupuesto de más de 200 millones de dólares. Aunque aún no me he visto, pero estar en Assassin’s Creed, adaptación del famoso videojuego, ya es algo muy importante para mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV