Candela Peña, una mujer de 'Hierro'

La actriz se convierte en la primera mujer que protagoniza una ficción en Movistar. Candela Peña estrena el 7 de junio 'Hierro', un drama policiaco de 8 capítulos en el que trabaja con Darío Grandinetti.

Sus padres regentaban el bar de al lado del cine-teatro Maragall, en su pueblo, en Gavà y ahora, tras lograr hasta tres premios Goya, la interpretación es su vida. Candela Peña es la protagonista de la serie Hierro, que se estrena el 7 de junio, un thriller brillante que habla de una jueza a la que acaban de destinar a esa isla canaria y que nada más llegar tendrá que hacerse caso de un complicado caso de asesinato.

Creada por los hermanos Pepe y Jorge Coira (Hispania, la leyenda y El comisario), la serie consta de ocho capítulos de 50 minutos de duración, que se estrenarán simultáneamente en España y en los canales Movistar de Latinoamérica.

Tu personaje es una jueza que se llama Candela, como tú. Es madura, profesional y dura. ¿Te identificas con ella?
Imagino que sí. Lo que me gustaría es que se identifique a ese tipo de mujer como Candela, que lideran familias monoparentales –que casi siempre son 'monomarentales'- y que si tienen un hijo con problemas, como le pasa a ella, y el marido desaparece, tiran igualmente adelante, tanto en la vida laboral como en el cuidado de su familia. Hay muchas mujeres con esas características, de las que nadie habla. Candela Montes, mi personaje, es jueza y su sueldo le permite vivir bien, pero en la vida real hay mujeres que trabajan de cajeras y también siguen adelante.

Candela Peña -Hierro

Parece permanentemente cabreada, que no sabe disfrutar de la vida…
Candela es una mujer enfadada porque por decir verdades como puños, el sistema la castiga y la envía a la isla de Hierro, donde para llegar tiene que coger un par de aviones y donde tiene muchos problemas con la enfermedad que padece su hijo. De hecho, más de una vez tendrá que trasladar a su hijo a Tenerife.

Candela Peña- Hierro

¿Es una mujer de carácter que se suele decir?
Nunca se dice de un hombre, porque el carácter no se mide. Candela tiene un carácter fuerte porque todo le cuesta mucho esfuerzo. La envían a Hierro y justo cuando llega a la isla aparece un cadáver el primer día. ¡Hace cinco años que no aparecía un cadáver allí y justo le toca a ella! Está harta de andar cargada siempre con una mochila.

Candela Peña -Hierro

Tú también tienes mucho carácter. De hecho tienes fama de no tener pelos en la lengua…
Creo que es un sambenito que me habéis puesto la prensa. Y todo porque fui a recoger un premio y dije lo que pensaba (el discurso que pronunció en 2013 tras recoger su Goya por Una pistola en cada mano). Lo importante es que se valore a las mujeres por su talento y que se les dé el espacio que se merecen y no se les juzgue porque no pertenecen al canon establecido. Habría que dar más espacio al talento y al esfuerzo que a la belleza y transmitir esos valores a los niños y a los jóvenes. Yo sólo sé que “Hierro” es la primera serie de Movistar en la que una mujer es la protagonista, una mujer como yo, ya cumplidos los 40 y que no soy una belleza para ser portada de una revista de moda.

¡Ay los micromachismos…!
Ahí siguen. Se habla de la serie de Javier Cámara y no se nombra a María Pujalte o Nuria Mencía, que también están extraordinarias, o de la serie de Coronado, pero cuando se habla de “Hierro” se habla de la serie de Candela Peña y de Dario Grandinetti. De eso va precisamente la historia de la serie, de una mujer que no tiene por qué mantener una historia de amor para ser protagonista sino que se sostiene por la trama de su propia vida.

En este último año, con casos como el de La Manada y la salida a la calle de muchas mujeres, ¿crees que la sociedad tiene más claros los conceptos de igualdad hombre-mujer?
Las guerras hay que hacerlas a diario y frente a todo. El movimiento Me too está muy bien, pero hay que hacerlo de verdad, sin necesidad de calificar a las mujeres como fuertes. Porque las mujeres no tienen por qué ser fuertes sino limitarse a ser personas.

Creo que odias la palabra 'empoderamiento'. ¿Por qué?
Porque es horrible. Yo no pretendo coger poder para nada. El movimiento Me too es importante para la prensa, pero en realidad hay que decir menos tontadas y hacer más, pelear más individualmente, en la medida de nuestras posibilidades. La mayoría de las revistas femeninas están dirigidas por mujeres, pero no dan cabida a mujeres normales con talento. Y dudo que esas mismas directoras tengas medidas como 90-60-90. ¡Somos muy despiadadas con las propias mujeres!

En la serie haces un papel muy creíble y muy contenido. ¿Has tenido que reprimirte?
Sí, porque yo soy más expansiva. El director, Jorge Coira es el que me ha sostenido en todo momento y yo soy actriz y una bien mandada.

Candela Peña- Hierro

¿Qué has dejado en este personaje y que te ha dejado a ti la otra Candela?
He tenido que acostumbrarme a no sonreír en toda la serie porque ella cree que la vida ha sido bastante injusta con ella, pero yo soy mucho más lúdica, soy más de feria y tengo otro talante en la vida.

En realidad tú te llamas María del Pilar. ¿Cómo y cuándo decidiste rebautizarte como Candela?
Cuando estudiaba COU y estaba estudiando teatro en Barcelona, decían que Pilar Peña no funcionaba nada. Tras ver una representación de La Casa de Bernarda Alba en la que se decía: "¿encendieron la candela?", pensé: "¡Anda, pues Candela Peña sí suena bien!"

Candela Peña -Hierro

¿Cómo ha sido rodar en Hierro, la isla más remota del archipiélago canario?
Es una isla espectacular, poco poblada porque para llegar tienes que coger dos aviones. Hay solo tres gasolineras, un hipermercado de una sola firma, según lo que quieras comprar tienes que pedirlo y te lo traen una vez a la semana por barco, no hay heladerías…y, curiosamente, vive de espaldas al mar, aunque tiene un fondo marino de los más espectaculares del mundo. No tiene playas, la gente pesca mucho pero no hay pescaderías donde comprar… Y desde luego no hay marcas conocidas de ropa ni nada que incite al consumo. Los días de rodaje fui feliz y me encantaría tener una casa en el Hierro.

Has declarado que, a partir de los 40 años, el cine deja de llamarte a no ser que seas un pibón. Pero tú tienes por estrenar la comedia 'Salir del ropero' y estás rodando el drama 'Black Beach'.
Yo tengo un lazo especial con las islas Canarias. Cada vez que ruedo allí, me pasa algo. Rodé La isla interior y supe que empezaba una época muy complicada en mi vida; de hecho, han sido los diez peores años de mi vida. Y ahora, rodando en el Hierro sabía que empezaban los diez mejores.

¿Eres intuitiva?
Mucho. Hasta mi propia terapeuta me dice que me deje llevar por mis intuiciones. Sé que ahora vienen diez años espectaculares en mi vida.

¿Qué papeles haces en 'Salir del ropero' y en 'Black Beach'?
En Salir del ropero hago de retrasada mental y curiosamente también se ha rodado, en parte, en Canarias, concretamente en Lanzarote. Y en Black Beach soy la chófer que contratan en una petrolera para llevar a Raúl Arévalo y ahí se mezclan asuntos políticos y económicos que tiene que solucionar en Guinea Ecuatorial.

En tu última obra de teatro, 'Consentimiento', el año pasado en el Centro Dramático Nacional, proponías debates muy complejos sobre los abusos, la infidelidad, la distancia entre la legalidad y la justicia… ¿Te apetece volver al teatro?
Por supuesto. Para mí, el teatro es un lugar familiar porque yo soy la hija de los señores que regentaban el bar de al lado del teatro de mi pueblo, el Maragall, que funcionaba como teatro y cine. Lo que me ha costado es que el teatro me llamara a mí, pero yo soy actriz, me gusta mi trabajo y lo que quiero es hacerlo en el lugar que sea. Lo que más he hecho es cine, luego me llamaron del teatro y Hierro es la primera serie de televisión que hago. Yo soy buena trabajando en equipo, siempre sumo. No podría en cambio dedicarme a hacer monólogos. No serviría.

Te he oído decir que para explicarle a tu hijo (Román, que tiene ocho años) tu profesión, le dices que cuentas cuentos a los mayores. ¿Crees que los cuentos de príncipes y princesas clásicos, que contamos a nuestros hijos deben eliminarse por sexistas?
Nunca he leído un cuento clásico a mi hijo. No le he hablado de La Cenicienta ni que viene un señor muy guapo, te da un beso y te despierta. Yo he parido un hijo absolutamente respetuoso con las mujeres, ¡por la cuenta que le trae! Vive solo conmigo, así que no le queda otra.

Pero imagino que sí ha visto películas de la Factoría Disney…
Sí, claro, pero después de verlas hablamos sobre lo que hemos visto y sobre los personajes e intento desmontar los estereotipos. Creo sinceramente que los niños de hoy en día van a ser la mayoría bisexuales, gente que ama a las personas por encima de todo.

Has escrito el libro Pérez Príncipe, María Dolores, un libro en el que te despedías de la adolescencia. Has dirigido cortos y hasta diseñado zapatos. Eres una mujer polifacética…
Soy muy creativa y a la mínima que tengo tiempo me gusta desarrollar distintas facetas, pero desde que tengo a mi hijo, soy como la jueza Candela Montes, tengo que conciliar mi vida laboral con mi vida familiar.

¿Vas a tu pueblo, a Gavá (Barcelona)?
Sólo a visitar a la familia. No siento que Gavá sea mi pueblo de una manera emocional. Viví allí de pequeña, pero a los 18 años me trasladé a Madrid a vivir y a trabajar –es donde he hecho toda mi carrera profesional- y siento que es mi sitio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV