Risas contra el frío en la grabación de ‘Buscando el Norte’: “Berlín es uno de los protagonistas de la serie”

Lagos helados, ‘codazos’ con series internacionales para que grabar en las localizaciones más conocidas de la ciudad… Los actores y el equipo de la nueva comedia nos narran la aventura de rodar una serie lejos de casa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El miércoles 10 a las 22.40 h, Antena 3 estrena Buscando el Norte, la serie surgida de la exitosa película Perdiendo en Norte, una comedia sobre la inmigración de jóvenes sobradamente preparados en busca de un trabajo fuera de nuestras fronteras. Antonio Velázquez y Belén Cuesta interpretan a los hermanos protagonistas, que llegan a Berlín en busca de un futuro mejor, y en la capital alemana es donde se graban los exteriores de esta comedia –no ‘romantica’ como el film, sino más ‘dramática’ y con variada tipología de emigrados– y donde Teleprograma.tv ha estado con ellos. Os contamos todos los detalles de esta comedia bajo cero que marca un nuevo hito en la ficción española.

“Berlín es un protagonista más de Buscando el Norte –dice Antonio Velázquez, que encarna a Álex, el enfermero que encuentra trabajo, pero no de su categoría, sino de de auxiliar en una residencia de ancianos–. El ambiente, el clima, la nieve, etc suman a la trama, como en Fargo”.

Antonio nos cuenta cómo se ha sentido en la capital alemana: “Es mi primera vez aquí y me ha impactado, por cómo fue destruida y reconstruida, por su historia y el drama que vivió su gente”.

Belén, que encarna Carol, la hermana de Álex que lo acompaña en su aventura, es la única del grupo que sí había estado. “Es una suerte enorme rodar fuera de Madrid, y más en Berlín. Está siendo muy divertido, y al estar tantas horas juntos, el equipo hace piña. Además somos pocos y la relación es más estrecha en lo personal, y eso se nota más luego en pantalla”. Pero no todo ha sido sencillo… “Lo único malo es que hace muchisimo frío. La semana pasada estuvimos a –12 grados y esta a rebosar de nieve”.

Volviendo a la trama, los hermanos entran en conflicto con Ulrike, su prima alemana, que reniega de sus orígenes españoles. La interpreta la actriz canaria Kimberley Tell. “El clima es duro, pero va a quedar luego superbonito en pantalla. Los actores aguantamos lo que sea por la ilusión que supone estar aquí. Rodar en Berlín es un regalo y estamos como en un campamento de verano, porque cuando acabamos la jornada vamos juntos a tomar algo, a hacer turismo o a comer, mientras que en Madrid cada uno se va a casa”.

Han grabado en la Puerta de Brandemburgo, en el Checkpoint Charlie, la Alexanderplazt, la isla de los museos, en la catedral… “Para un cinéfilo como yo, rodar en lugares que he visto en películas miticas me ha exitado –bromea Manuel Burque, nominado a al Goya, que encarna a Salva, un amigo de Álex que lleva años alli–. Además, Berlín lo tiene todo en oferta cultural, es una ciudad abierta y vital. Grabar aquí, sin croma, en escenarios naturales, le da verosimilitud a la serie, porque sobre todo habla de la inmigración, de sus dramas, eso sí, bajo el tamiz del humor”.

Grabaron parte de la serie en octubre y ahora han vuelto para los útlimos capítulos de la primera temporada. Pasarán diez dias, con 10 horas de grabación cada uno, y no sin problemas. Nos lo cuenta el director y productor, Antonio Sánchez (Aída, 7 vidas): “Como queremos enseñar toda la ciudad, en un mismo día grabamos en cuatro o cinco localizaciones. Pero de repente llueve, y por la lluvia no llegas al otro lugar pervisto, y a las 17.00 ya es de noche”.

“Somos un equipo reducido que trabaja como un comando que tiene que ser operativo a la hora de resolver, montar y desmontar; una lucha contra el crono”. A todas esas dificultades hay que añadir “la falta de luz en las calles y monumentos en esta ciudad cuando es de noche, lo que marca el plan de rodaje y lo encarece”. Lo que más puede cambiar el plan es la climatología: “El otro día rodamos en un lago que se conoce como la playa de Berlín, ¡y el lago estaba helado!”.

“En esa escena temí por la integridad física de Terele Pávez”, asegura el director, que también ha tenido que lidiar con problemas más prosaicos: “La burocracia para los permisos es increíble, tienes que tener muy claro antes qué y dónde rodar, y de ahí no te puedes salir”.

El idioma es uno de los problemas tanto para actores y personajes, como Kimberley, que hace de alemana: “Mi madre es inglesa y mi padre danés. He tenido que aprender alemán para la serie, gracias al profesor que nos han puesto. Tengo buen oído y me grabo las frases que tengo que decir en el movil para repetirlas sin parar. Ahora sé lo básico pero no lo entiendo”.

Burque también ha tenido que aprender, como Kimberley. La actriz, como es cantante también, es la que pone voz a la música de la cabecera de la serie; Rozalén, lo hizo en la película. Burque añade que “al principio iba con toda la intención de aprovechar la serie para aprender alemán, pero resulta muy difícil. Con el coach trabajo sobre todo la musicalidad”.

En las calles han coincidido grabando con el equipo de Homeland, serie con la que tuvieron que pelearse por rodar el mismo día y en el mismo lugar. El pulso lo ganó la serie americana… Los españoles tienen el apoyo del mismo equipo técnico local que participó en la película original.

La serie se ríe de los tópicos y ellos mismos han comprobado lo equivocados que pueden estar. “Aunque juega con ellos, la serie demuestra que no hay que etiquetar a españoles y alemanes porque tenemos un poco de todos –explica Burque, guionista antes que actor–. Yo lo he podido comprobar en la realidad, pues aquí me han timado tres taxistas, y eso que al ser pelirrojo me parezco más a ellos. No sé qué me ven. Ahora voy con el Google Maps para que vean que controlo por dónde me llevan”.

La próxima semana vuelven al plató del polígono Cobo Calleja, Fuenlabrada, para grabar hasta finales de febrero las escenas de interior los dos ultimos capítulos. “Cuando tenga que volver a Madrid estaré supertriste –dice Kymberley–. Aunque aquí es más cansado en lo físico y lo emocional, cada mañana me asomo a la ventana y me hace ilusión estar en Berlín. Además, me falta mucho por ver de la ciudad”.

Si la serie gusta, se ampliará a cinco capítulos más, hasta llegar a 13 capítulos. Los guionistas ya los están escribiendo; si le dan luz verde, volverían a la capital alemana en marzo.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV