El culebrón de ‘Castle’, en 12 capítulos

¿Qué ha pasado entre Nathan Fillion y Stana Katic? ¿Se han despedido? Así se ha escrito el ‘novelón’ televisivo que ha roto una de las parejas aparentemente más románticas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuatro ya ha emitido el final definitivo de Castle, que reunió a 1.983.000 espectadores. El último capítulo de la octava temporada, titulado Crossfire, (SPOILERS) se saldó con la captura del villano LokSat, en unas escenas en que la pareja corría peligro de muerte. Se había especulado sobre todo con el fallecimiento de Beckett (Stana Katic), cuyo despido se anunció hace unas semanas, aún con la posibilidad abierta de que la serie siguiera sin ella, con Rick (Nathan Fillion) como único protagonistas. Sin embargo, una vez que la cadena anunció que este iba a ser el final definitivo, apostaron por un desenlace romántico para una de las parejas hasta ahora más estables de la televisión mundial.

Así, tras cerrar la trama de LokSat, la serie contó con un breve epílogo en que se ve a la pareja siete años después, felices y con tres hijos, durante un desayuno, al estilo de Los Serrano. Un broche idílico para un culebrón con tintes mucho más amargos.

Stana Katic ha querido despedirse de sus fans españoles dedicándoles este cariñoso tuit en su cuenta oficial:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El final de Castle ya está escrito. Tras varias semanas de fuerte polémica por el despido de Stana Katic y la mala relación entre ella y el protagonista, Nathan Fillion, la cadena ABC finalmente ha tomado la decisión de cancelar una de sus series más veteranas: no habrá novena temporada sin Beckett. Ese último capítulo ya emitido en la ABC se verá en España el 23 de mayo en AXN y el 6 de junio en Cuatro será el último.

Se especulaba con una novena entrega más corta, con diferentes incorporaciones… Pero los directivos han deducido que no hay historia suficiente sin la pareja. En este reportaje analizamos esta crónica de una muerte (casi) anunciada desde la sorprendente salida del proyecto de la actriz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 - La razón oficial

Desde hace semanas, los fans de la serie que se emite en AXN  y Cuatro los lunes están consternados porque Stana Katic, la actriz canadiense de raíces serbocroatas que interpreta a la detective Kate Beckett, ha sido despedida de la producción de la ABC después de 173 episodios. ¿La causa? Una oficial tan simple como previsible: el presupuesto de la serie. Castle se agota como todas las producciones y el descenso de la audiencia es evidente, ahora solo son seis millones de espectadores de media, poco que ver con los casi diez de las dos primeras tandas. Es hora de abaratar costes adelgazando los honorarios del reparto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 - La razón extraoficial

Según otras fuentes de la misma productora, el motivo del despido es más amargo incluso que el dinero: 
hace tres años que Stana Katic y Nathan Fillion –Richard Castle– no se pueden ver, literalmente. Solo se hablan con el texto de sus personajes o por teléfono, y nunca fuera del set.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 - ¿Víctima de bullying?

Aunque fueron pareja hace tiempo –ellos siempre lo desmienten–, su mala relación ha acabado por hundir la serie. La revista US Weekly aseguraba estos días que el trato de Fillion hacia su compañera era rayano en el bullying, tanto que ella a menudo acababa llorando en su camerino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 - Siete minutos en cinco capítulos

¿La solución ante ese mal rollo? Grabar por separado. Y la consecuencia es muy evidente para los espectadores: en los próximos cinco episodios, los últimos de la octava temporada, la pareja no tiene más de siete minutos juntos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 - Gélidos mensajes por twitter

El actor no está precisamente desesperado por quedarse solo al frente de ‘su’ serie. Prueba de ello es que su despedida, vía twitter, a su colega desde hace tantos años no ha podido ser más fría e impersonal: “Stana ha sido mi compañera de trabajo durante este tiempo y le agradezco haber creado el personaje de Beckett, que vivirá en todos nosotros como una de las mejores agentes de policía de la televisión. Le deseo lo mejor y no me cabe duda de que tendrá éxito en todo lo que se proponga. Se la echará de menos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 - El breve adiós

Stana se ha mostrado correcta: “A mis fans: gracias por el apoyo. Os quiero”. Un mensaje similar al de Tamala Jones, que encarna a la forense Lanie Parish y que tampoco continuará en la novena entrega: “He disfrutado de la mejor experiencia profesional de mi vida durante ocho temporadas, no puedo estar más que agradecida a la ABC por esta oportunidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 - Los productores, ‘rotos’ sin sus chicas

¿Castle se queda sin personajes femeninos? Esa es la crítica de los seguidores de la serie, mientras la productora se justifica: “Kate Beckett y Tamala Jones han sido parte fundamental de nuestra producción, estamos muy agradecidos por su talento y dedicación y esperamos nuevas colaboraciones en el futuro”. Mientras, Andrew W. Marlowe, el creador de la serie, contempla la negra tormenta con consternación y solo añade, vía twitter, por supuesto un: “Tengo el corazón roto. Sin palabras”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 - Un desenlace dramático

Volviendo a la ficción, la gran pregunta es cómo desaparecerán Bekett y la doctora Parish en el último episodio de la octava temporada, muy adecuadamente titulado Fuego cruzado, que se emitirá en AXN el 23 de mayo y en Cuatro el 6 de junio. La respuesta la tiene el productor Alexi Hawley que, en una entrevista reciente, declaró que “las actrices abandonarán la serie de una forma muy dramática que descartará por completo la posibilidad de que vuelvan”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 - Temporada corta y sin amor

Aunque han grabado dos finales de Fuego cruzado, por si no hay novena tanda, los productores quieren que los nuevos 13 episodios sean autoconclusivos, con un caso que nace y muere en cada capítulo, y con Richard Castle solo en el centro de una trama sin devaneos sentimentales. Si están o no en lo cierto con su nueva estrategia dependerá, como siempre, de la audiencia. Pero tras la decisión de cancelar la serie, este proyecto quedará en un cajón a menos que alguien lo resucite por sorpresa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 - La historia de amor, en (poco más de) un tuit

Katherine Houghton Beckett, inspectora del Departamento de Policía de Nueva York y educada en un colegio para niños superdotados, conoció 
al escritor Richard Castle cuando descubrió que 
un asesino había copiado una escena de muerte 
de su libro Flores para tu tumba. Fue el inicio de una relación profesional –Castle la ayudaba en sus casos y se inspiraba en ellos para sus libros– que acabaría en unas situaciones cada vez más personales, un beso 
al final de la cuarta temporada y en una boda en la sexta. 
Pero todo tiene fin. 
La temporada 8 terminará “de forma 
muy dramática”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 - Epílogo: “Castle no es James Bond”

“Si Castle muere, él muere conmigo, nadie puede reemplazarme, esta serie no es como la saga de James Bond”. Las últimas declaraciones del actor canadiense Nathan Fillion sobre 
el futuro de la producción y, más concretamente, sobre su personaje, 
denotan cierto estrés en un intérprete famoso en las redes sociales por su sentido del humor –esconde regalos 
a sus seguidores en diferentes ciudades del mundo– y su labor para crear bibliotecas con su ONG Los niños necesitan leer. Aunque la novena temporada 
está, casi, confirmada, los nervios 
del despreocupado Fillion no terminan de estar en calma. Castle es el trabajo de su vida y hay un antes y un después en su carrera desde que la ABC estrenara el primer episodio, con récord de audiencia, en marzo de 2009. Fillion, ya con 38 años, solo era recordado por el único momento de comedia de Salvar al soldado Ryan (1988), cuando es confundido con 
el personaje de Matt Damon y le anuncian que sus hermanos han muerto, y por series de moderado éxito. Pero llegó 2003, Fillion encarnó a Caleb en Buffy, cazavampiros y al capitán Malcolm Reynolds en Firefly. 
Ese fue el principio. Su carrera repuntaba y fue fichado como 
el atractivo ginecólogo Adam Mayfair de Mujeres desesperadas (2008) de la productora ABC, la misma 
que le regalaría el papel de su vida 
en su nueva serie: Castle. Ahora querría llevárselo con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV