Andrea del Río, al límite en ‘Mar de plástico’: “Con las secuencias de sexo tiemblo de los nervios”

La actriz, que confiesa que cada vez nota más el cariño del público por la calle, asegura que su personaje tendrá un giro: “Su final va a salvarla”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entre la espada y la pared. Así define Andrea del Río el momento que va a vivir Pilar, su personaje en Mar de plástico, en los nuevos capítulos. Una evolución de la que la actriz se siente muy orgullosa: ‘Ha pasado de niña a mujer’.

En el último capítulo vimos que Pilar descubre que Vlad [Florin Opritescu] tiene encerradas a varias mujeres…
Fue un momento muy heavy. Sorprende mucho cómo se va a desarrollar esa trama. Mi personaje se va a encontrar en una dualidad muy dura.

Y encima acaban de matar a su padre…
Sí. Ella ya le ayudaba con los negocios pero ahora tendrá que encargarse de todo y descubrirá que había cosas que no eran legales.

¿Se volverá más desafiante y buscará vengar la muerte de su padre?
Vamos a verla frente a muchas cosas por resolver. Ahora ya es una mujer, mucho más madura y fría y las circunstancias que vive la van a hacer también más humana. Pero también hay venganza porque Pilar es muy visceral.

¿Sabes ya cómo es el final?
Sí. Y me gusta. Hay un giro en mi personaje. Va creciendo, creciendo y creciendo hasta otro giro. Y su final la salva de alguna manera.

¿Y te han dicho quién es el asesino?
Esta temporada lo sabemos todos. Y va a sorprender mucho. Nada ni nadie es lo que parece.

En el último capítulo tuviste una secuencia de sexo muy explícita con Vlad… ¿Qué tal llevas grabar esas escenas?
Estaba atacada de los nervios. Pudimos ensayar antes de grabarla, pero esta era tela. La verdad es que imponen mucho pero he descubierto que, una vez que te metes al tajo, da igual. Lo que más cuesta es empezar. Yo estaba casi temblando de los nervios.

Mójate. ¿Jesús Castro o Florin Opritescu?
(RIsas) Esa pregunta es muy comprometida. No voy a elegir, son diferentes. Con Jesús disfruté mucho y fue una experiencia muy bonita y de Florin solo puedo decir cosas bonitas porque es uno de los descubrimientos de la serie y, como persona, un tipo de diez. Desde el primer minuto conectamos fenomenal. En realidad he conectado bien con todos mis compañeros. Somos como una gran familia.

¿Pides consejos a los veteranos, como Pedro Casablanc?
Es que escucharle es ya una clase magistral. Podría estar días con él… Aprendes todo el rato.

¿Te ha costado entender a un personaje como Pilar?
Sí, pero hay que hacerlo porque si no no la puedes defender. Me informé mucho, vi series… Hasta que empaticé con ella y con su dolor. La máscara y el odio solo son sufrimiento y ella se ha sentido atacada toda la vida. Así que su respuesta es defenderse.

¿En quién te inspiraste?
En nadie en concreto. Sobre todo vi documentales relacionados con la parte nazi, que a mí se me escapa. También me ayudó American History X.

¿Sueles ver tus escenas?
Sí. al día siguiente de la emisión voy parando en cada secuencia. Soy muy dura conmigo misma.

¿Y qué te dice la gente por la calle?
Pues, curiosamente, me tienen cariño. Hay quien me dice que sonría más, otros me dicen que lo hago muy bien… Estoy muy agradecida porque es complicado que el público empatice con un personaje que empieza la serie quemando a un negro.

¿Y tu familia?
Están encantados, me dicen que cambio mucho y que parezco otra persona.

¿Qué tal ha ido la grabación, menos calor?
Sí, ha sido más suave. Estuvimos en junio y pillamos más viento de Levante. Ahora volvemos en octubre.


¿Tienes algún proyecto más?
Sí, estoy esperando cosas pero prefiero no decir nada aún.

¿Quizá una comedia?
Me gusta mucho. El drama es difícil pero la comedia es muy matemática. Si tuviera que elegir una serie española me quedaría con Velvet o Vis a vis.


¿En qué te ha cambiado esta serie?
Pues estoy muy orgullosa porque llevo trece años haciendo pruebas. Soy de Zaragoza y me vine a vivir a Madrid con 18 años. Siempre he tenido claro que quería luchar por esta profesión, aunque he tenido épocas de no salir de la cama y llorar.


¿Con quién te gustaría trabajar?
Puestos a pedir, con Meryl Streep. ¡La amo! Puede abarcarlo todo y desde un lugar muy sano y con sabiduría. Da igual lo que le pongas delante, Mamma Mia! o Los puentes de Madison. Lo clava todo.

Y en tu tiempo libre, ¿qué te gusta hacer?
Me encanta la fotografía y quiero apuntarme a clases de guitarra y retomar las de canto. Además, me encanta ir al cine y hacer deporte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV