Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

El mejor método para ahorrar

¿Eres realmente consciente de lo que gastas? ¿Te cuesta organizarte con la economía doméstica? Este año, ahorra sí o sí. Te contamos cómo.

Crees que es imposible ahorrar? Te prometemos que aprenderás con esta herramienta que te ayudará a administrar tus cuentas y reflexionar sobre tus hábitos. Empieza 2014 manteniendo a raya el gasto familiar.
Las cuentas claras a principio de mes
¿No sabes cómo empezar? Muy sencillo, determina cuáles son tus ingresos y tus gastos fijos. La diferencia entre ambos te permitirá saber con qué dinero cuentas para pasar el mes.
A la hora de apuntar los ingresos, ¿recibes tu sueldo o cobras el paro la primera semana de mes? ¿Trabajas por cuenta propia? Apunta una cantidad orientativa en función de tu último sueldo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Respecto a los gastos, apunta los fijos (redondea las cifras a números enteros para facilitar los cálculos). Dentro de los fijos están, por un lado, los invariables (hipoteca, colegio, alquiler...) y los estimados (gas, agua, móvil...). Para calcular los gastos estimados, básate en facturas previas y haz la media.
La diferencia entre ingresos y gastos será tu monedero, lo que tienes para ir tirando durante todo el mes.
Marca tu objetivo mensual
Cada vez que empieces un mes, márcate uno o varios objetivos, como ahorrar para hacer ese viaje que tanta ilusión te produce. Piensa en pequeños gestos diarios que podrían ayudarte a corregir tus excesos y cumplir tu objetivo, como salir menos de noche o llevar el “tupper” al trabajo.

Establece una cifra estimada de ahorro en función de tus objetivos.
Diario semanal de gastos
Después, no dejes de trabajar semana a semana para conseguirlo apuntando el importe y el concepto de tus compras diarias. Es la tarea que requiere más constancia.
Desglosa tus gastos por Supervivencia (los imprescindibles como alimentación o transporte), Ocio y Vicio (restaurante, tabaco, cosméticos o ropa); Cultura (discos, cine o prensa) y Extras (regalos, reparaciones, etc.).
Una evaluación cada fin de mes
Al finalizar cada mes, suma los gastos y repasa tus objetivos y promesas. Reflexiona con honestidad. ¿Has cumplido tus promesas? Compara la previsión inicial de ahorro con el ahorro real. Si no logras alcanzarla quizá seas demasiado ambiciosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hogar