Echar imaginación

No pensaba haceros una entrada, no tengo fotos y odio contaros un "look" sin imagen para que lo veáis con detalle, pero me lo habéis pedido y este es vuestro blog. Los Reyes siguen en Nueva York, aunque me dicen desde allí que no me de envidia, que llueve, que la ciudad está caótica y [...]

No pensaba haceros una entrada, no tengo fotos y odio contaros un "look" sin imagen para que lo veáis con detalle, pero me lo habéis pedido y este es vuestro blog.

Los Reyes siguen en Nueva York, aunque me dicen desde allí que no me de envidia, que llueve, que la ciudad está caótica y que están siendo un infierno las medidas de seguridad... será un consuelo.

Don Felipe y doña Letizia terminaron el día de ayer con una reunión en el Instituto Cervantes con personalidades españoles que residen en la Gran Manzana.

Debió de ser una cita extraña o luego los Reyes tenían una "gala" privada o yo no me entero de nada que estoy muy lejos. Me explico: no entiendo porque la Reina se viste de noche, con un Carolina Herrera maravilloso para sentarse en una silla con personas que van vestidas de oficina. Aquí alguien ha fallado al avisar a alguien. Es como si vas a una fiesta y nadie te dice que es de disfraces o al revés.

Para esta reunión doña Letizia sacó de su armario un maravilloso vestido de Carolina Herrera en seda blanco con estampado de flores en negro, escote en v y transparencias. Es una preciosidad que estrenó hace un par de años en los premios del ABC y que lo vi entonces y me enamoró.

La peluquera de doña Letizia, que supongo habrá viajado con ella (lógico y normal, ponte tu a buscar un peluquero en Nueva York o a donde vayas) le recogió el cabello con un moño bajo que dejaba al descubierto los pendientes de brillantes negros de De Grisogono.

Supongo que llevaría bolso, y me cuentan desde allí que llevaba unas sandalias transparentes también de Carolina Herrera, pero yo... no las he visto. Así que hay que echarle imaginación.

El vestido es maravilloso, pero no entiendo porque nadie le había contado que se iba a sentar en una silla de tijera negra con una mesa de salón en medio...

De todas formas no tengo muchas ganas de escribir... este blog, como bien decís está de luto... Descansa en paz Laura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo