Leonor y Sofía: el pequeño gesto que transmite la gran potencia de las emociones

A la Princesa de Asturias le encanta Oviedo y le encanta compartir esta fiesta en el Principado. Todo preparado para la llegada de la Familia Real en la 41 edición de los Premios Princesa de Asturias.

la infanta sofía, la princesa de asturias y la reina en el concierto inaugural de los premios princesa de asturias
Ana Ruiz HEARST

Los músicos iban llegando al auditorio. En una mano llevaban la caja de su violín y en la otra, el porta-trajes. Entraban por el lateral, por la calle Pérez de Sala de Oviedo. Las gaitas daban calor en la plaza de la Gesta. Ese era el ambiente, azul y festivo, del Auditorio Príncipe Felipe de la capital del Principado. Todo preparado para la llegada de la Familia Real en la 41 edición de los Premios Princesa de Asturias.

Los saludos de los vecinos agitando las manos me dieron el aviso. Los Reyes acababan de llegar. Una ráfaga de flashes iluminó la entrada del auditorio. Con destellos de luces daba comienzo el jueves 21 de octubre el primer acto institucional de los Monarcas y sus hijas en los Premios Princesa. Era un acto esperadísimo porque implicaba la reaparición oficial de Leonor desde que se fue a Gales a estudiar Bachillerato.

leonor, felipe, letizia y sofia posan en el hall del recinto
Ana Ruiz HEARST

Los medios estábamos en el vestíbulo. Los Reyes, acompañados por sus hijas, hicieron la entrada por la plaza de la Gesta. Saludos a las autoridades y foto de familia. En ese momento pude ver bien a Leonor. Se situó a la derecha de su padre y Sofía, muy sonriente, a la izquierda de doña Letizia. El posado familiar fue rápido. Visto y no visto.

la reina y sus dos hijas saludan en el concierto de los premios princesa de asturias
Ana Ruiz HEARST

Pero de todo lo que vi, de todo lo que pude ver en los diez minutos que se prolongó la llegada, me quedo con un detalle cariñoso y sutil. Al concluir el posado oficial, los Monarcas se dispusieron a subir las escaleras larguísimas que dan acceso a la segunda planta. Iban abriendo paso Don Felipe y Doña Letizia y detrás iban sus hijas. En un momento del ascenso, Sofía se agarró del brazo de Leonor y así, cogidas la una a la otra, continuaron hasta el final de la escalera. Su madre, que subía dos peldaños por delante, se volvió para mirarlas.

Un pequeño gesto, espontáneo y rápido, que transmite la gran potencia que tienen las emociones. Leonor y Sofía se echan mucho de menos. Están súper unidas. Lo he visto muchas veces en los actos. Se comunican con la mirada.

felipe, sofía, leonor y letizia en asturias
Ana Ruiz HEARST

La Princesa estaba muy guapa. Iba con la melena suelta y con un vestido en fucsia, de manga francesa y falda efecto wrap, recogida con un lazo en la cadera, al lado izquierdo. Escogió unos salones con un pequeño tacón, que estrenó en la edición del año pasado. Leonor brillaba. A la hija mayor de los Reyes le encanta Oviedo y le encanta compartir esta gran fiesta que es el Principado. La infanta escogió un vestido verde botella y unas bailarinas. Sofía estaba muy pendiente de su hermana.

doña letizia con un vestido de plumas
Ana Ruiz HEARST

Si Leonor brilló, doña Letizia también. Por dos claves. Porque escogió un vestido color gris pizarra, un color que en el universo de los colores anuncia discreción y sobriedad. Pero esta vez no, para nada. El detalle de plumas en vertical de la falda le daba al diseño ese aire sofisticado y cinematográfico, que tanto favorece en un evento de noche. Yo, ahí, veo una clave y la otra, los zapatos de Magrit y la cartera, metalizados, en acabado silver. Unos complementos que, por efectos de los flashes, eran puro destello de luz.

leonor, felipe, letizia y sofía en pie durante el concierto en los premios princesa de asturias
Ana Ruiz HEARST

Tras un sonado aplausos, se escuchó el himno nacional, que dio paso al concierto. Si la edición de 2020 fue la más contenida y medida de la historia por las restricciones sanitarias, estos premios los recordaremos como los más esperados. Serán los primeros de la nueva era post pandemia. En este contexto, también destacó como gran novedad que el concierto volviera a celebrarse. Y más novedoso aún, que asistieran por primera vez a este evento las hijas de los Reyes. La fundación rindió homenaje al Maestro Joaquín Rodrigo, coincidiendo con el 25º aniversario de su premio. Pienso que la música en vivo es bella por definición, pero cuando se hace esperar y desear es aún más bella.

La Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias interpretó Fantasía para un Gentilhombre y el Concierto de Aranjuez, bajo la dirección de Josep Vicent.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo