Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Sale a la luz el demoledor libro que desvela los secretos más íntimos de Letizia

David Rocasolano, primo hermano de Letizia y con el que mantenía una estrechísima relación, ha sacado a la calle este 8 de abril un libro, ''Adiós, Princesa''. La publicación, muy dura contra la Princesa, habla del carácter "paranoico" de su prima, de un aborto antes de conocer a Felipe; de las capitulaciones matrimoniales que para el autor no tienen validez legal; del carácter ''maleducado'' del Rey; de cómo Érika, la hermana de Letizia que murió, se sintió abandonada... Fuentes de la Casa Real han señalado a Diez Minutos: "No vamos a hacer ningún comentario oficial sobre el libro".

David Rocasolano, primo hermano de Letizia y con el que mantenía una estrechísima relación, ha sacado a la calle este 8 de abril un libro, ''Adiós, Princesa''. La publicación, muy dura contra la Princesa, habla del carácter "paranoico" de su prima, de un aborto antes de conocer a Felipe; de las capitulaciones matrimoniales que para el autor no tienen validez legal; del carácter ''maleducado'' del Rey; de cómo Érika, la hermana de Letizia que murió, se sintió abandonada... Fuentes de la Casa Real han señalado a Diez Minutos: "No vamos a hacer ningún comentario oficial sobre el libro".

1 de 11
304 páginas de dardos envenenados

Con la infanta Cristina imputada; Iñaki Urdangarín exiliándose en Qatar; la Reina de viaje solidario en Mozambique; el Rey en sus horas más bajas físicas y anímicas, con la imagen de la Corona en su peor momento, parecía que las cosas no podían ir peor para la Familia Real, pero sí podían.

Este lunes 8 de abril ha salido al mercado un libro incendiario, ''Adiós, Princesa'', publicado por la editorial Foca y escrito por David Rocasolano, primo hermano e intimísimo de Letizia. La obra, escrita desde el rencor, es la mayor de las traiciones que la Princesa podía recibir.

Estos son algunos de los extractos de este impactante libro del que la Casa Real, con quien DIEZ MINUTOS se ha puesto en contacto, no va a hacer ningún comentario.

Rocasolano, por su parte, ha confesado que una de las razones que le ha movido a publicar este libro son los ingresos que le va a reportar, según El Confidencial.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
David quemó en su fregadero los papeles del aborto de Letizia

15 euros es lo que cuestan las 304 páginas, 35 ilustraciones y los mayores dardos envenenados que ha podido recibir la Familia Real y en especial Letizia.

David Rocasolano, primo e íntimo de Letizia, hasta el punto de que fue de los pocos familiares que acudieron a la pedida de mano, y abogado, para más inri, por lo que le llevó los papeles de su divorcio con Alonso Guerrero, no ha tenido pelos en la lengua para contar los muchos detalles de la vida privada de Letizia y su nueva familia.

Uno de los fragmentos más delicados de su libro es cuando hace referencia al aborto al que la Princesa se sometió antes de conocer al Príncipe.

Según David, su prima Letizia le entregó en 2003 cuatro folios y un informe médico con la orden de que los destruyese:

"Lo que quiero, David -enfatizó Letizia– (reza en el libro) es que desaparezcan todos los papeles''.

David cuenta que en 2008 un periodista le llegó con esos papeles y recuerda: ''Yo había sido el encargado de destruir el rastro de esos documentos (...). Ya en 2003 cuando veía arder aquellos papeles en el fregadero de mi cocina, sabía que era imposible garantizar la eliminación de todos los rastros''.

El abogado no se habla con nadie de su familia

La estrecha unión entre Letizia y David se rompió a raíz de que el abogado se viese envuelto en un caso de corrupción urbanística en el ayuntamiento de Ciempozuelos, en Madrid, por el que tuvo que acudir ante el juez en calidad de testigo:

''Recibí alguna llamada de palacio preguntándome no por mi situación anímica, sino hasta qué punto mis escándalos periodísticos podrían afectarles a ellos. En cuanto al resto de mi familia, tampoco pusieron demasiado énfasis en que les aclarase si era culpable o inocente, si podía terminar en la cárcel o qué tal me encontraba. Finalmente, cambié todos mis teléfonos y corté mi comunicación con cualquiera de los Ortiz-Rocasolano. Página cerrada''.

Érika se sintió abandonada

David cuenta que le indignó también la actitud de Letizia hacia  su prima Érika, hermana de la Princesa, fallecida hace seis años y a quien dedica un capítulo. Así lo relata el autor: "Me han dejado sola David. Me siento sola. No se refería (Érika) a Antonio Vigo (del que se separó al poco de casarse su hermana). Se refería a Letizia. Supuse que tras su reaparición en la prensa rosa. Érika había recibido algunas de las típicas llamadas histéricas y controladoras de Letizia. Y Érika no había sido capaz, como siempre, de mandarla a la mierda. La relación de las tres hermanas estaba ya muy deteriorada".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Las ''paranoias, desconfianzas y obsesiones'' de Letizia

El nacimiento de la primera hija de su prima también merece un capítulo: "Os voy a dar una noticia –dijo Letizia sonriente a su familia–. Va ser niño y se va a llamar Pelayo".

''El caso es que poco tiempo después en la prensa del corazón apareció esa misma noticia. Iba a ser niño. Se iba a llamar Pelayo. Había un topo ente nosotros. La verdad es que yo no le otorgué entonces ninguna importancia al asunto. Pero cuando mi prima dio a luz, me di cuenta de a qué nivel se habían elevado sus paranoias. Nos había mentido. Era una niña. Leonor. Cuando me enteré me quedé perplejo. Y pensé que alguien debería recomendarle a Letizia unas sesiones en la camilla de un sicólogo. Y lo de Letizia, con sus obsesiones y sus desconfianzas, empezaban a parecerme preocupante".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Los detalles de las capitulaciones matrimoniales: una buena asignacion pero sin ningún derecho sobre los hijos

David entra también en el escabroso capítulo de las capitulaciones matrimoniales. Según el abogado, Letizia le consultó el documento que le pedían firmar. Cuando normalmente tienen dos o tres folios, el legajo que le dio su prima -cuenta- tenía ''cuarenta o cincuenta''.

En él figuraba que Letizia se quedaría, en caso de separación, con ''algo más de una asignación (...), una residencia de verano y otra de invierno (...). Con su servicio y sus cosas''.

El tema delicado era la custodia de los hijos que hubiese en el matrimonio. En caso de separación, Letizia la perdería completamente.

''Puedes firmar lo que creas oportuno, pero al respecto de la custodia de menores lo que aquí expresa no tiene validez. (...) Letizia, yo que tú, no lo firmaba'', cuenta David que le dijo a su prima.

A lo que Letizia, muy alterada, contestó: ''¿Cómo te atreves a decirme eso. ¿Tú qué te crees? ¿Que yo soy tonta? ¡Aquí estamos a lo que estamos!''.

''El Príncipe nunca pierde su papel de tío majo''

Tras una primera conversación con Letizia también habló con Felipe, a quien define como ''un tío que nunca pierde su papel de tío majo, de buena persona, así nunca manifesta lo que realmente piensa (...) con una inalterable educación y su actitud siempre atenta a las opiniones de los demás''.

Cuenta David que el Príncipe le dijo: ''Lo que tú digas. Pero las capitulaciones son innegociables. Hay que firmarlas tal como están. No se puede cambiar una coma''.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Jaime del Burgo a ella: ''A ti te tienen que tratar mejor que a Lady Di''

Según Rocasolano en su libro, Letizia también consultó al abogado Jaime del Burgo, muy buen amigo suyo y que luego se convertiría en su cuñado al casarse con su hermana Telma.

Letizia planteó a Del Burgo sus dudas sobre las capitulaciones y la custodia de sus hijos, a lo que éste le respondió: ''A ti te tiene que tratar mejor que a Lady Di''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
La mofa a Felipe por comer ''langostinos congelados con la mano''

La editorial describe así el primer libro de David: es la historia del choque de un gran tren expreso, los borbones, contra una modesta caravana de gitanos, los Ortiz-Rocasolano, a quienes han arrollado sin preocuparse de mirar hacia atrás.

Y David cuenta con pelos y señales los complicadísimos principios cuando se juntaban ambas familias.

Recuerda detalles como que en fiestas y cumpleaños en los que ''la plebeya familia'' estaba invitada, la Princesa ''controlaba férreamente la situación con admoniciones constantes y rigurosa supervisión, sobre todo, de lo atuendos femeninos''.

Según él, fue un doloroso capítulo para su familia la boda de su hermana Abigaíl, en la que hubo mofa hasta del hecho de que ''Felipe, como un paleto asturiano más, comiera langostinos congelados con la mano''.

Letizia quería que ''aprendiéramos a comportarnos (...), que nos quitáramos el pelo de la dehesa''

Recuerda también que Letizia, fuera de quicio, quería que la familia asistiera a las fiestas de palacio ''para que observáramos y nos instruyéramos, como decía ella. Para que nos quitáramos el pelo de la dehesa y aprendiéramos a comportarnos conforme a nuestra recién adquirida dignidad''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
El Rey trata a los demás ''como una deidad a un insecto''

David también tiene sus particulares dedicatorias a los Reyes.

Sobre la Reina sólo tiene buenas palabras, no tanto sobre don Juan Carlos, de quien dice que ''no respeta nada ni nadie (...), es un maleducado, (...) pasa de todo, (...) mantiene una relación poco cordial con Letizia (...). Jamás he visto de Juan Carlos un gesto de cariño o afecto hacia su hijo ni hacia nadie (...), como si estuviera por encima del bien, del mal y de nosotros (...), como una deidad a un insecto''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Su tía Paloma ''raya en el simplismo''

De su tía, Paloma Rocasolano, madre de doña Letizia, dice que ''a veces raya en el simplismo, toda aquella parafernalia le superó. Poco faltaba para que le limpiara a la reina los zapatos con la lengua''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Alonso Guerrero ''había sido siempre más profesor que marido''

Habla también el libro "Adiós, Princesa" de la relación entre Letizia y David Tejera, presentador de CNN antes de su compromiso con el Príncipe. "David Tejera era un buen tío. Agradable. Divertido. Muy amable. Alonso Guerrero (en la imagen) había sido siempre más profesor que novio, pareja o marido. Alonso era para ella un Pygmalión y Letizia escuchaba e interiorizaba los argumentos de su exmarido hasta hacerlos suyos con avidez. Siempre que la veía junto a Alonso yo percibía que volvía a habitar aquel cuerpo de mujer la Letizia colegial. Atenta. Obediente".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
De gran lectora, nada de nada, según David

Rocasolano tira por tierra también la imagen de Letizia, de una mujer culta y gran lectora: ''Mi prima no ha leído jamás otra cosa que periódicos, algún bestseller tipo Grisham o los libros que le obligaron a leer en el colegio y en la facultad (...)''. Utlizaba los libros, dice, ''como adorno en una estantería, ya que a Letizia jamás la iba a arrebatar el impulso de leerlo''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
El currículum personal y profesional de David

David Rocasolano, hijo de un hermano de Paloma Rocasolano, estuvo en la primera foto de la familia de la Princesa, en la pedida, junto a sus primas y tíos y toda la Familia Real, lo que da muestras de la cercanía y estrecha relación que mantenía con Letizia (ambos son del mismo año, 1972). Lo hizo acompañado de su entonces pareja, la periodista Patricia Reina –en la imagen, en primera fila, a la izquierda del todo–.

Laboralmente, trabajó en la Oficina de Publicaciones Oficiales de la Comunidad Europea en Luxemburgo y formó parte del gabinete Ledesma&Asociados. Ahora tiene su propio despacho.

David Rocasolano representó a los hermanos Carmen y Antonio Morales, contra su padre, Junior, por la herencia de Rocío Dúrcal. Tras llegar a un acuerdo con su padre, Antonio denunció a su exabogado por amenazas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo