Magdalena de Suecia, como una neoyorquina más con su novio Chris O'Neill

La princesa Magdalena de Suecia se ha dejado ver este fin de semana paseando por las calles de Nueva York, donde trabaja en representación de su país, con su novio Chris O'Neill. El viernes, sin embargo, acompañó a su madre, la reina Silvia, a una cena benéfica en Washington. 

image

La princesa Magdalena de Suecia se ha dejado ver este fin de semana paseando por las calles de Nueva York, donde trabaja en representación de su país, con su novio Chris O'Neill. El viernes, sin embargo, acompañó a su madre, la reina Silvia, a una cena benéfica en Washington. 

Magdalena, perfecta con su look urbano

Magdalena de Suecia decidió tomarse un respiro este fin de semana, después de un mes repleto de compromisos sociales en representación de su país, y salir a las calles de Nueva York junto a su novio, Chris O’Neill, para dar un paseo y hacer unas compras como una neoyorquina más.

Fiel a su look casual y de sport, y con el pelo recogido en una coleta, se enfundó unos jeans, unas chanclas y un pañuelo 'animal print' que le quedaban perfectos, y pasó el día con su chico.

1 de 8
La princesa acusa el cansancio de un mes agitado

La princesa ha dejado atrás su imagen de niña dulce y rubia, se ha teñido de morena y viste con ese toque urbano y chic de la ciudad de los rascacielos que la sitúa como una de las mujeres más sexys del mundo.

Hace dos años que la princesa sueca decidió abandonar Estocolmo y trasladarse a la Gran Manzana para intentar superar la ruptura con el que fue su prometido, Jonas Bergström, después de que éste le fuera infiel unos meses antes de la boda.

Magdalena da muestras en la imagen de cansancio, después de haber asistido el viernes en Washington a una cena benéfica con su madre, la reina Silvia.

2 de 8
Un romance cada vez más sólido con Chris O’Neill

Magdalena y Chris O’Neill viven un intenso romance, lo que llena su vida junto con el apasionante trabajo que realiza como responsable de proyectos en la World Childwood Foundation, la organización con la que colabora desde 2007 y que preside su madre, la reina Silvia.

Magdalena, de 30 años, conoció a Chris, de 38, por unos amigos comunes, que les presentaron poco después de su llegada a Nueva York, y viven juntos desde noviembre en un lujoso apartamento en el elitista Upper East Side.

Él es asesor financiero de las grandes fortunas de Manhattan y su familia pertenece a la alta sociedad de la ciudad.

3 de 8
Acompañó a la reina Silvia a Washington

Magdalena acompañó el jueves a su madre, la reina Silvia de Suecia, a la gala de la Mentor Foundation Internacional que tuvo lugar en Washington en calidad de fundadora y presidenta de honor de la ONG World Childhood Foundation, en la que trabaja su hija.

Madre e hija acudieron lucieron sus mejores galas, en el caso de Magdalena repitiendo el vestido y los pendientes que ya lució en la gala de su ONG en Sudáfrica en 2010. En la imagen, junto con el príncipe saudí Al Walid bin Talal Abdulaziz Al Saud.

 

4 de 8
Llevó un modelo de Bottega Veneta

Magdalena lució un elegante vestido de seda en color verde oliva con detalles dorados en el pecho y corte griego de la prestigiosa firma italiana Bottega Veneta, que resaltaba la esbelta figura de la princesa.

5 de 8
Su madre ya conoce al novio de su hija

La reina Silvia está encantada con Chris, el novio de su hija, al que conoció en su última visita oficial a Nueva York. Posteriormente, viajó hasta Suecia para estar presente, pese a no ser aún oficial su compromiso, en el bautizo de Estelle, la hija de la princesa Victoria, y luego volvió a regresar en junio para celebrar junto a Magdalena y sus amigos el 30 cumpleaños de ésta.

La reina Silvia también apareció radiante en la gala de Washington con un vestido drapeado blanco con estampado floral en gris.

6 de 8
Magdalena y la princesa saudí Sora

La joven, que llevaba unos llamativos pendientes de oro en forma de hojas, charló largo y tendido con la princesa saudí Sora, que rivalió en belleza con la princesa sueca, aunque con estilo totalmente diferente.

Reacionarse con gente adinerada para obtener fondos para la ONG en la que trabaja es otra de las funciones importantes que la princesa desempeña y ejerce de maravilla.

7 de 8
Acudió a Estocolmo a la apertura del curso parlamentario

Todo parece un cuento de hadas para Magdalena en Nueva York, sin embargo la estancia de la princesa en Estados Unidos no ha sido muy bien aceptada por los suecos. Para paliar esas críticas, la princesa acude a su país cada vez que se la requiere para un acto oficial, como el del pasado día 19 de septiembre en que estuvo con toda la familiar real sueco abriendo el nuevo curso parlamentario en Estocolmo.

Magdalena, muy bella, eligió para la ocasión un vestido negro y chaqueta blanca.

 

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo