El príncipe Enrique y Meghan Markle juntos en la clausura de los Juegos Invictus

La pareja se mostró muy cómplice y enamorada en la clausura de los Juegos Invictus.

image

La pareja derrochó complicidad en la grada en la que se encontraba la actriz junto a su madre, Doria Radlan y unos amigos, y a la que el Príncipe se acercó para ver a su novia.

1 de 7
Ya no esconden su amor

Tras su primera aparición pública como pareja, Meghan Markle y el príncipe Enrique nos han regalado este fin de semana unas tiernas imágenes de los dos juntos en la final de los Juegos Invictus.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Acompañada de su madre

La protagonista de 'Suits' acudió al partido acompañada de su madre, por lo que podemos confirmar que el Príncipe ya conoce a su futura suegra. Los Juegos Invictus son una  iniciativa personal de Enrique en el que trabajadores y veteranos lesionados de las fuerzas armadas participan en un torneo deportivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Miradas cómplices

La pareja se deshice en miradas cómplices y gestos de amor durante toda la jornada. Muy acaramelados, Enrique y Meghan no se separaron ni un instante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Uno más en la familia de Meghan Markle

Aunque el príncipe Enrique no compartió grada, sí se acercó para disfrutar de unos momentos de mucha efusividad con su novia, sus amigos y la madre de Meghan, como un miembro más de su familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Un príncipe encantador

Sonrisas, abrazos y charlas cómplices se sucedieron durante todo el tiempo que el Príncipe estuvo en el palco que compartía Meghan con sus familiares y amigos, con los que Enrique se mostró muy cercano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
¡Qué tiernos!

La pareja se mostró muy acaramelada, demostrando que se encuentran muy enamorados. Y es que siempre que pueden sacan tiempo de sus apretadas agendas para verse. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
¡Y llegó el beso!

Enrique, que se mostró muy natural, no dudó en besar a su novia en la mejilla en un momento de máxima efusividad. Ahora sólo queda preguntarnos, ¿cuándo pasarán por el altar?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo