Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La coronación de Felipe de Bélgica, paso a paso

Alberto II de Bélgica ya ha consumado la abdicación en su hijo Felipe, nuevo rey de los belgas después de permanecer 20 años en el trono, conmemoración que ha coincidido con su adiós. Las lágrimas de Paola, la emoción de Alberto II y las sonrisas de apoyo de los nuevos reyes, Felipe y Matilde, han sido los protagonistas de un jornada marcada por la solemnidad y austeridad.

Alberto II de Bélgica ya ha consumado la abdicación en su hijo Felipe, nuevo rey de los belgas después de permanecer 20 años en el trono, conmemoración que ha coincidido con su adiós. Las lágrimas de Paola, la emoción de Alberto II y las sonrisas de apoyo de los nuevos reyes, Felipe y Matilde, han sido los protagonistas de un jornada marcada por la solemnidad y austeridad.

1 de 62
Felipe y Matilde, los nuevos reyes de los belgas

Sólo 24 horas después de haber sido nombrado nuevo rey de los belgas, Felipe presidía ya su primer acto oficial como monarca, recibiendo a miembros del gobierno belga en el palacio real.

Felipe tiene por delante una difícil tarea, que es demostrar que está capacitado para sus nuevas obligaciones.

Con el apoyo de Matilde, muy bien considerada entre sus súbditos, está dispuesto a hacerlo. 

El matrimonio, que ya tiene su primer retrato oficial como reyes, vivió una intensa jornada el 21 de julio, día de la coronación.

Os contamos cómo fue.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 62
Foto oficial de la nueva familia real belga

Tras una intensa jornada de actos oficiales austeros, que poco han tenido que ver con la coronación por todo lo alto de Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda, la casa real belga facilitaba las fotos oficiales para conmemorar el día.

El palacio real fue el escenario para tomar las imágenes en las que los nuevos reyes posaron con sus cuatro hijos: Isabel, la primogénita que ahora pasa a ser heredera al trono (la primera de la historia de Bélgica tras la reforma de la Constitución en 1991) y ya ostenta el título de duquesa de Brabante, la pequeña Leonor, también de rojo como su hermana mayor, Gabriel y Manuel, los dos con traje y corbata.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 62
Pasado y presente de la casa real belga

El matrimonio también posó con los reyes salientes, Alberto y Paola de Bélgica.

Al rey Alberto de Bélgica, que anunciaba su abdicación el 3 de julio en un discurso televisado, le toca ahora descansar.

El rey sorprendía con su retirada prematura del trono tras verse envuelto en varios escándalos, entre ellos el de Delphine Boël, hija de un millonario industrial y de la baronesa Sybille de Selys Longchamps, quien afirma ser su hija ilegítima.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 62
El final de una larga jornada

La jornada, que había comenzado a las 9.30 horas con la tradicional misa te Deum en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, finalizaba por la noche con los nuevos reyes, Felipe y Matilde, saludando desde el balcón del palacio de Bruselas a los numerosos súbditos que se reunieron para darles la bienvenida. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 62
Los dos nuevos reyes, en el balcón del Palacio Real

Horas antes, a las 13:00 horas, según marcaba el programa oficial, Felipe y Maltide de Bélgica se asomaron al balcón del Palacio Real, al que regresaron como nuevos reyes del país después de haber cumplido con el protocolo primero de la abdicación de Alberto II, en ese mismo recinto, y tras jurar el cargo su hijo ante congresistas y senadores en el Palacio de la Nación, sede del Parlamento federal.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 62
La multitud, ansiosa por vitorear a sus nuevos monarcas

Abajo les esperaba un multitud ansiosa por desear a sus nuevos reyes lo mejor en su nueva andadura real en un país que, con muchos esfuerzos, camina ahora unido después de que a finales de 2011 se limaran las que parecían insalvables diferencias entre flamencos y valornes para formar el último Gobierno tras año y medio de gabinete en funciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 62
Dos generaciones de reyes

He aquí una foto para el recuerdo, en el que los nuevos reyes Felipe y su consorte Matilde agradecen a los ciudadanos desde el balcón del palacio su confianza para seguir la labor de Alberto y Paola, que, pese a las polémicas que han salpicado su reinado en los últimos meses, siguen gozando de la simpatía del pueblo en las encuestas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 62
Matilde y Felipe, acompañados por sus hijos

Los nuevos monarcas favorecieron esta foto de familia en el balcón del Palacio Real en el que se reunían dos reyes, el nuevo y el que ha abdicado que sigue siéndolo con carácter vitalicio, al igual que Fabiola, que conforma la tripleta de reinas junto con Matilde y Fabiola.

Junto a ellos, los hijos de Felipe y Matilde: en el centro, Isabel, la primogénita; la pequeña Leonor, también de rojo, Gabriel, entre ambas, y Manuel, los dos con traje y corbata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 62
Dos besos que fueron muy aplaudidos y vitoreados

Felipe y Matilde no escatimaron muestras de cariño entre ambos ante los ciudadanos belgas. Primero fue ella la que le dio un cariñoso beso en la mejilla, a la vez que le hacía una confidencia al oído, y él le respondió con otro mientras ninguno de los dos dejaba de saludar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 62
El momento en el que Felipe besa la mano de su mujer con fervor

También fue un momento emocionante para los belgas cuando vieron a Felipe besar con pasión la mano de su esposa, mientras la miraba fijamente con ojos tiernos y ella se mostraba totalmente halagada e, incluso, algo ruborizada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 62
La Familia Real belga se repartió entre dos balcones

La Familia Real al completo compareció ante la ciudadanía belga desde sendos balcones principales del Palacio Real. Mientras en el de la derecha se encontraban los reyes y reinas de Bélgica, en el de la izquierda era el resto de los familiares los que correspondían al cariño de los belgas: los príncipes Laurent y Clara, y la princesa Astrid y su esposo, el archiduque Lorenz de Austria.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 62
Matilde y Felipe... comieron perdices

Así de felices se mostraban Matilde (40 años) y Felipe (53) tras la investidura de éste como nuevo rey, con una maravillosa lámpara de cristal de araña encendida en la estancia de acceso al balcón del palacio.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 62
El primer acto, un homenaje al soldado desconocido y el desfile militar

Los nuevos reyes salieron del Palacio Real y se trasladaron en un coche descapotable por las repletas calles de Bruselas para corresponder con saludo al cariño de los belgas. Su destino era de nuevo el complejo del Palacio de la Nación, donde acometían su primer acto oficial en su nuevo rol rindiendo un homenaje a la tumba del Soldado Desconocido y, posteriormente, pasando revista a las tropas durante el tradicional desfile militar del Día Nacional de Bélgica, visitando el Parque de Bruselas y disfrutando de los fuegos artificiales nocturnos como colofón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 62
Felipe I se sentó en el trono de los reyes belgas

Tras la firma del acta de renuncia por parte de Alberto segundo al trono de Bélgica en el Palacio Real, la Familia Real belga y todas las autoridades se trasladaron al emblemático Palacio de la Nación de Bruselas, sede del Parlamento federal donde se reúnen las cámaras de representantes y del senado.

Allí fue donde Felipe se convirtió en el séptimo rey de Bélgica y se sentó por primera vez en el trono que había ocupado su padre hasta ese momento, pero que no es el original construido para Leopoldo, primer rey belga, pues ése se destruyó en un incendio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 62
Juramento en los tres idiomas oficiales

El acto de entronización tuvo lugar a partir las 11:30, donde Felipe prestó juramento como nuevo rey ante los representantes de las dos cámaras en las tres lenguas del país: francés, flamenco y alemán.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 62
Los presidentes del Congreso y el Senado leyeron la abdicación

Los presidentes del Congreso y del Senado leyeron en en la sesión de las cámaras reunidas ante los congresistas y senadores el acta recién firmada de abdicación de Alberto II y, a continuación, recibieron a la Familia Real belga encabezada por los reyes salientes y con los hijos de los nuevos reyes, así como Matilde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 62
Felipe, el último en llegar

Felipe fue el último en entrar en la sala tras ser anunciado por un guardia real en los tres idiomas oficiales: "¡De Koning, Le Roi, Der König!".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 62
Los mejores deseos de los representantes del peublo

El Presidente de la Cámara abrió la ceremonia con un breve recordatorio a la coronación de Alberto II y deseó para Felipe lo mejor para el futuro invitándole a jurar su cargo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 62
Felipe cedió su espada a un ujier para jurar como rey

Felipe subió al estrado para realizar su juramento, pero antes cedió su espada a un ujier del Parlamento para poder tener las manos libres a la hora de leer los párrafos de la Constitución.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
20 de 62
Sus padres y su mujer, emocionados en la sala

Alberto, Paola y Matilde acompañaron con aplausos el juramento de Felipe de su cargo como rey: "Juro que cumpliré con la Constitución y las leyes del pueblo de Bélgica, y que mantendré la independencia de la nación y la integridad del territorio nacional".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
21 de 62
Alberto II y Paula, mucho más relajados

Fue en ese momento cuando se vio a Paola y Alberto II mucho más relajados, conscientes de que se habían aliviado del enorme peso que supone soportar sobre sus cabezas la corona de Bélgica.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
22 de 62
Laurent y Clara, con semblante muy serio

Con el semblante más serio aparecían el príncipe Lauren y la princesa Clara, sentados detrás de sus padres y de su cuñada Matilde.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
23 de 62
Felipe I alabó a su esposa Matilde

Felipe de Bélgica se dirigió a los presentes agradeciendo a sus padres su próspero reinado y ensalzando la figura de su esposa, la ya reina consorte Matilde, que no necesitó realizar juramento alguno, por su "natural talento para el contacto con la gente".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
24 de 62
Felipe animó a resistir ante la crisis

El nuevo rey, que acababa de jurar que cumpliría todas las leyes y la integridad de cada uno de los ciudadanos, animó a "resistir" ante la crisis económica y prometió ayudar al Gobierno respetando al maximo la Consitución, así como "dar un nuevo impulso a este país".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
25 de 62
Una promesa de unidad nacional

Durante su discurso en el Salón de Tapices, el rey Felipe alabó la pluralidad de Bélgica y se comprometió a buscar el equilibrio entre la unidad nacional y la expresión de las diferencias de las tres comunidades que forman Bélgica, para lo que mantendrá un "contacto constructivo" con todas las fuerzas políticas y sociales del país.

"Señoras y señores, con total confianza y esperanza en mi nación y en los ciudadanos que la forman, comienzo mi tarea. Tanto en Bélgica como en el extranjero destacaré todo aquello que nos une. ¡Viva Bélgica!", finalizó el nuevo Rey de los belgas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
26 de 62
Ovación y vivas al nuevo rey

La finalización del esperanzador discurso del nuevo rey fue acompañada de una cerrada ovación de todos los presentes en la sala, que vitorearon al nuevo monarca con gritos de "¡Viva el rey!" secundados al unísono con fuerza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
27 de 62
El himno belga cerró la investidura real

A continuación, en la Sala de Tapices comenzaron a sonar los acordes del himno de Bélgica, 'La Brabançonne' en francés, que los presentes entonaron con pasión y fervor: "Oh, Bélgica querida / ¡Para ti nuestros corazones y brazos / y sangre, patria sagrada! / ¡Todos juramos que vivirás, / vivirás para siempre, grande y hermosa! / Oh tierra, de unidad irrompible / Sé siempre tú misma insubyugada. / Tu lema es hablando inmortalmente: / El Rey, la Ley, la Libertad".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
28 de 62
Acto de renuncia en el Palacio Real

El programa de abdicación de Alberto II de Bélgica y entronización de su hijo Felipe lleva a ambos, a sus esposas y a las autoridades de la catedral de San Miguel al Palacio Real.

Allí, en presencia del heredero, del primer ministro, el socialista Elio di Rupo, y de la ministra de Justicia, Annemie Turtelboom, el rey firmó el acta de abdicación de su reinado a las 9:45, que también fue rubricada por los ´representantes de las tres cámaras de represenciación del país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
29 de 62
Alberto destacó el gran apoyo de su esposa Paola

La sala dedicó un emotivo aplauso a la reina Paola, a la que Alberto dedicó unas cariñosas palabras durante su discurso de despedida: "A la reina Paola, que me ha apoyado constantemente en mi tarea a lo largo de estos veinte años, solo quiero decirle gracias. Un beso grande", dijo a su esposa que, emocionada, volvió a llorar junto a Matilde, que cariñosamente la tomó del brazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
30 de 62
Un breve pero emotivo discursa en los tres idiomas oficiales

Antes, Alberto se dirigió a su hijo, primero en neerlandés, luego en francés y por último en alemán, las tres lenguas oficiales del país, con estas palabras: "Felipe, tienes todas las calidades de corazón e inteligencia para servir bien a nuestro país en estas nuevas responsabilidades. Tu madre y yo, te deseamos de todo corazón que tengas éxito en esta tarea, para la que estás bien preparado".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo