Mette-Marit se ríe de la crisis de los 40 con rostro rejuvenecido y energías renovadas

La esposa de Haakon parece que se ha quitado años de encima después de haberse hecho un retoque estético. A Mette-Marit le ha sentado fenomenal la cirugía; le ha llenado de energía y vitalidad, como demostró en el Campeonato Mundial de esquí, en el que derrochó muchas risas y mucha ternura con su marido y sus hijos.

La esposa de Haakon parece que se ha quitado años de encima después de haberse hecho un retoque estético. A Mette-Marit le ha sentado fenomenal la cirugía; le ha llenado de energía y vitalidad, como demostró en el Campeonato Mundial de esquí, en el que derrochó muchas risas y mucha ternura con su marido y sus hijos.

1 de 13
Renovada en todos los sentidos

Hablan de la crisis de los 40 pero no será para Mette-Marit, a quien desde luego los 40 le han sentado divinamente.

A la esposa de Haakon de Noruega se la ve rejuvenecida en todos los sentidos: físicamente, tras los retoques que se acaba de hacer, y emocionalmente, porque se la ve más feliz que nunca, junto a su marido y sus hijos.

Así pudimos verla en el Campeonato Mundial de esquí nórdico, donde acudió con Hakoon y sus hijos.

2 de 13
Cómplices

La familia real noruega acudió a disfrutar del Campeonato Mundial de esquí nórdico, punto de referencia de los amantes del deporte de invierno, y una cita que se ha convertido ya en un clásico para la realeza noruega.

Encabezando la comitiva se encontraban Mette-Marit y Haakon, que parecían dos adolescentes enamorados, compartiendo miradas cómplices y confidencias.

 

3 de 13
Estrenando rostro

Mette-Marit, que compartió tribuna con Haakon, ha tenido un fin de semana de lo más apretado. 

El sábado 8 participó en las celebraciones del Día de la Mujer asistiendo a varios actos en la localidad de Eidsvoll y el domingo disfruto del esquí.

Dos días seguidos de actos en los que hemos podido ver su nuevo rostro, mucho más terso.

 

4 de 13
Piel más tersa y pómulos más marcados

La esposa de Haakon de Noruega, que ya ha retomado su trabajo tras la operación de hernia discal a la que fue sometida el pasado noviembre, da indicios de haberse realizado algún tratamiento.

Tiene la piel de su rostro muy tersa, los pómulos más marcados, las cejas elevadas y la boca más ancha.

Se ha sumado así al club de las princesas retocadas, como Letizia, Rania o Charlene.

 

5 de 13
Doce años casados

Con su físico, Mette-Marit ha parecido haber renovado también su amor hacia Haakon, con quien se casó el 25 de agosto de 2001.

A la princesa se la ve feliz, con energías renovadas y con ganas de disfrutar de la vida y de su amor al máximo.

 

6 de 13
Maternal

Mette-Marit tuvo atenciones para todos, también para el pequeño de la casa, Sverre Magnus, que en diciembre cumplió ocho añitos.

La princesa mimó a su pequeño, le abrazó con ternura y le abrigó bien para combatir las bajas temperaturas de Oslo.

 

7 de 13
Juegos de hermanos

El pequeño fue el centro de todas las atenciones porque también lo pasó en grande jugando con su hermana mayor, Ingrid Alexandra, que acaba de cumplir diez años el pasado 21 de enero.

8 de 13
Mimos de papá

Sverre también disfrutó de los saltos de esquí sentando en el sillón más cálido, las piernas de su padre, el príncipe heredero.

9 de 13
Como una adolescente con su hijo

Llena de energía y vitalidad se mostró Mette-Marit, que se lo pasó en grande también con su hijo mayor, Marius.

 

10 de 13
Un guapo joven

Marius, nacido en 1997 fruto de una anterior relación de Mette-Marit, se ha convertido en un atractivo adolescente.

 

11 de 13
Marius, muy integrado

Marius, que se ha criado en el seno de la familia real noruega y a quien Haakon trata como un hijo más, mantiene también una estupenda relación con el rey Harald de Noruega. 

12 de 13
Beatriz de Holanda también disfrutó de los saltos

Otra persona que también está rejuvenecida es la princesa Beatriz, que cumplió 76 años el pasado 31 de enero. La que fuera reina de los Países Bajos disfrutó del evento acompañada de Harald de Noruega.

Beatriz de Holanda, que cedió su trono a su hijo Guillermo Alejandro el pasado abril, puede disfrutar ahora más de sus hobbies y su familia... aunque con sabor agridulce después del durísimo golpe que ha vivido con el accidente de esquí de su hijo Friso de Holanda y su fallecimiento, el pasado agosto.

 

13 de 13
Familias muy unidas

La familia real holandesa y noruega mantienen una estupenda relación, como se ha podido ver una vez más en esta cita de los deportes de invierno. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io