Gloria Lomana defiende el papel de los periodistas como contrapoder

La periodista y exdirectora de Informativos de Antena 3 TV revela los entresijos de su nueva novela 'Juego de Poder' y muestra su lado más personal, como esposa y madre de familia.

Le apasiona el Periodismo, tocar poder, conocer a fondo los pecados capitales de los políticos, de los poderosos, de quienes desde sus poltronas se creen que pueden cambiar la realidad con sólo levantar el móvil. Un panorama que tuvo oportunidad de conocer a fondo tras 13 años como directora de Informativos de Antena 3 TV. Sobre estos temas ha escrito una novela, 'Juegos de Poder', trepidante, en la que queda al descubierto la trastienda de los medios de comunicación y de quienes los controlan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gloria y Rosa posan en el Hotel Urso, durante la entrevista.
Ana Ruiz

¿Cuántas veces le han preguntado quién es Marcelo, el protagonista de su novela?

Muchas, aunque siempre digo que hay mucho de ficción y de experiencia personal, pero claro, si todo eso lo metes en una batidora, el resultado es que se trata de un personaje reconocible para algunos y para otros una mezcla que induce a la especulación.

¿Le da morbo que le pongan nombre y apellidos?

Por esa razón nunca podría haberla escrito hace veinte años, porque entonces no había vivido lo que he vivido después. Hay situaciones que se repiten a través de la Historia porque el poder de la prensa sólo ha cambiado desde que los Marcelo de turno, además de periódicos, son los propietarios de emisoras de radio, televisiones, imperios que sumados a las Redes Sociales les dan un gran poder, por eso es un personaje tan inquietante.

¿Por qué atrae más la maldad que la bondad?

Un malvado tiene que ser inteligente y trabajar las 24 horas del día, porque es un tipo a quien se le ocurren cosas que a los demás no, es por lo que al lector termina pareciéndole simpático, y mi protagonista tiene momentos entrañables.

¿Hasta dónde puede llegar Marcelo por sustentar su poder?

Afortunadamente no todo el mundo es así, porque de serlo estaríamos en una situación que de darse en España, como dijo Iñaki Gabilondo el día de la presentación, sólo tendríamos tres salidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cuáles?

Tierra, mar y aire. Claro que hay personajes como el de mi novela, pero yo quiero pensar que no todos son así, de hecho es importante que el escritor sepa dosificar los ingredientes que aplica a cada uno de ellos para que no sea extremadamente malvado.

¿Ha tenido que controlarse para no contar todo lo que sabe?

No, no, yo creo y recreo, pero sí he tenido que medir lo que digo para que el lector lo perciba como lo que es, una novela, que tiene mucho de realidad.

¿Le han llamado para recriminarle que le puedan identificar?

¡Dios mío, Rosa, quién me iba a llamar identificándose con un personaje como Marcelo! No, incluso si alguien se diera por aludido, no lo haría. A veces, cuando me preguntan por qué me hice periodista, les digo que porque me gustaba escribir, soy curiosa, quiero saber, aprender, y esa oportunidad me la da el Periodismo. Y porque estoy convencida de que podemos ser un contrapoder.

¿Lo somos realmente?

Sí, porque a los periodistas nos corresponde recordarles a quienes ostentan el poder cuáles son sus deberes y sus obligaciones, pero los periodistas también tenemos que hacer un ejercicio de autocrítica que pocas veces se hace.

“Estoy convencida de que los periodistas podemos ser un contrapoder”.
Ana Ruiz

En 'Los papeles del Pentágono' la guerra sucia es práctica habitual.

Eso ha cambiado debido a la crisis, que ha impactado muy duramente en los medios de comunicación. ¿Por qué? Porque el Periodismo de investigación cuesta dinero, y no hay. Quienes empiezan en esta profesión deben tener claro que no van a hacerse ricos, nosotros lo sabíamos y eso no impedía que nos apasionara. Lo que propicia que muchos la abandonen, es la precariedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Las noticias se generan en Twitter?

A mí me enseñaron que para dar una noticia había que contrastarla con dos o tres fuentes, por eso no puede ser que nos alimentemos de Twitter, aunque hay profesionales que tienen la necesidad de informar con tanta inmediatez que puede resultar peligroso.

¿Es posible competir con las Redes?

Intentar hacerlo sería el fin del Periodismo. Estamos en otro tipo de Periodismo, no el que conocimos nosotras, haciendo mucha calle, buscando noticias, hablando con gente, ése no va a volver, lo que no significa que el que se hace ahora sea peor.

Entonces, ¿por qué está tan mal pagado?

Es el resultado de una crisis atroz, pero ahora hay una gran oportunidad con las nuevas tecnologías. En televisión se pueden hacer los mejores informativos de la Historia.

¿Se hacen?

Gracias a las nuevas tecnologías contamos lo que ocurre desde el minuto uno con imágenes. Lo cual nos da una gran oportunidad, siempre y cuando no metas lo primero que te llega, porque puede ser un montaje.

¿En quién confiar si el propio Trump miente como un cosaco?

Que a un personaje como Donald Trump le hayan votado las mujeres mayoritariamente en vez de hacerlo por Hillary Clinton, es inaceptable, siendo como es un misógino, y una persona totalmente deshonesta.

La posverdad es un fenómeno que va en aumento. ¿Cómo contrarrestarla?

Es lo que sorprende, que en un país como Estados Unidos, donde ha surgido el movimiento MeToo, al que me uno, elija a un presidente que desprecia a las mujeres, a los emigrantes, a los homosexuales, es muy preocupante.

No es el único, yo diría que hay una vuelta atrás.

Por eso ocurre que ante este tipo de personajes hay mujeres que reaccionan denunciándoles y otras que no lo hacen. Me preocupa porque creo que todavía nos queda mucha pedagogía por hacer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gloria tiene claro que aún no hay igualdad: “Trabajamos pero seguimos siendo las ciudadoras de toda la familia”.
Ana Ruiz

Se movilizó el 8M, como miles de periodistas.

Sí, porque creo que la conciliación empieza en casa, también en las leyes, en el trabajo, y en la so ciedad, porque nos hemos incorporado al mundo laboral sin repartir los roles.

Explíquese.

Trabajamos pero seguimos siendo las cuidadoras de toda la familia, y eso no puede ser porque vamos a acabar todas locas. Cuando se dice que estamos haciendo políticas en favor de las mujeres para que se incorporen al mundo del trabajo, para aumentar la natalidad, yo les diría: no me protejan tanto y hagan políticas “parentales”.

¿La natalidad sigue penalizando a la mujer?

Por supuesto que sí, al menos hasta que las empresas no se conciencien de que deben facilitar las jornadas partidas, las bajas, a hombres y a mujeres, porque los hijos son de los dos, y las cargas hay que repartirlas.

¿La sociedad, con excepciones, es machista?

La sociedad tiene que asumir que hay que incorporar a las mujeres, porque de no hacerlo está perdiendo el 51% del talento. No necesitamos esa protección paternalista que nos discrimina. Yo quiero la misma protección que tienen los hombres.

¿A qué renunció al ocupar puestos de responsabilidad?

A mi ocio, a mis lecturas, a acortar el tiempo y, por lo tanto, a hacer el esfuerzo de la calidad. Yo siempre pensé desde que nacieron mis hijos, que por ser pequeños no eran tontos, por eso siempre les he hablado como si fueran adultos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué les decía?

Tienes que recoger esto porque me tienes que respetar. El niño se enfurruñaba pero yo no cedía, al final lo hacía. Mi hija me entendía regular porque pensaba que mi trabajo era muy pesado. El problema es: ¿cómo le explicas a unos niños que tenía que mirar debajo del coche por si habían puesto una bomba?. Tuve que hacerlo, y lo entendieron.

Nunca habla de sus hijos.

Ni de mi vida privada, entre otras cosas porque siempre he pensado que no debería hacerlo, moviéndome como me movía en un mundo de hombres, lo que de alguna manera te obliga a masculinizarte.

Eso ocurre porque nos faltan estereotipos femeninos.

Y para que no se interprete como una debilidad la maternidad o la sensibilidad. Sobre todo al principio yo intenté no dar la impresión de debilidad, pues aunque soy consciente de que no soy débil, opté por no poner ni siquiera la foto de mi familia en mi despacho, cosa que sí hacían otros directivos.

La periodista aconseja a los nuevos profesionales: "Quienes empiezan en esta profesión deben tener claro que no van a hacerse ricos".
Ana Ruiz

¿Vislumbra aires de cambio?

Yo estoy muy esperanzada con esta revolución que empezó con el MeToo y que se ha extendido por todo el mundo. Las mujeres no podemos estar todo el día defendiéndonos porque se cuestione constantemente lo que hacemos y cómo lo hacemos.

¿Usted es feminista?

Si vas al diccionario verás que feminista es toda aquella persona, hombre o mujer, que cree en la igualdad, yo soy feminista convencida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué echaron a Olga Viza y a Rosa María Mateo, dos pesos pesados de la cadena?

Rosa, yo soy la única que ha tenido dos subdirectoras, basándome en su experiencia, porque a veces el poder no está solo en lo que se ve en pantalla, también está detrás de la cámara, en las redacciones, donde hay mayoría de mujeres.

No me ha contestado.

Yo valoro la experiencia, y la valoro como un elemento más a tener en cuenta además de la profesionalidad, la disposición, las ganas de innovar. Para mí no ha habido nadie con tanta experiencia, por años, por capacidad, por conocimientos, como María Rey. Yo quise que ella estuviera ahí siempre y cuando me fui de Antena 3, la pusieron a presentar un Informativo, cuando el trabajo que desempeñaba en el Congreso era fundamental. Para mí la experiencia es quien mejor hace el trabajo en el sitio que le han encomendado.

¿Qué cambiaría de televisión?

La televisión tiene dos patas, información y entretenimiento. La información tiene que ajustarse al rigor, a los hechos, a las noticias, además de otros contenedores como es la opinión. Después está el entretenimiento, que debe formar a las nuevas generaciones y enriquecerlas. Quitaría la excesiva información que impide contrastarla, porque estamos haciendo información de mercadillo.

¿Mandan las audiencias?

Mandan los espectadores porque son los que eligen lo que quieren ver y lo que no.

¿La libertad de expresión está en peligro?

No, el Estado de Derecho está por encima de algunas decisiones que se puedan tomar. Las leyes están para ser interpretadas, y corresponde a los jueces hacerlo. Siempre se puede recurrir una sentencia con la que no estés de acuerdo.

¿A quién se llevaría a cenar a su casa?

Todos ganan en la distancia corta, pero el más cercano es Zapatero. Recuerdo una vez que iba a entrevistarle y yo llevaba unos zapatos de tacón imposible, me dolían tanto los pies que me los quité. Antes de entrar en directo le comenté que me molestaban, y me dijo, qué pena, con lo bonitos que son estos 'manolos'. Me hizo gracia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Rodríguez Zapatero es el más cercano. Aznar tiene la sobriedad castellana pero gran cercanía. Rubalcaba es muy campechano”.
Ana Ruiz

¿Y con Aznar qué tal se lleva?

Tiene la sobriedad castellana pero es una persona de gran cercanía, igual que Rubalcaba, que es muy campechano.

¿Con Piqué, su marido, habla catalán en la intimidad?

Quiero estudiarlo, porque lo entiendo, pero desgraciadamente no lo hablo. A mi suegra al principio le costaba hablar castellano conmigo porque no está acostumbrada.

¿Dónde le gustaría perderse?

-Como tengo un marido que no para un minuto, y en los años que llevamos habremos visitado unos 40 países, no sé qué decirte. Algún lugar lejano seguro.

¿Quién es Gloria Lomana?

Nació En Madrid el 16 de junio de 1959.

Estudios Estudió Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense.

Inicios Comenzó su andadura profesional en Radio Centro y Radiocadena.

Trayectoria Dirigió los informativos de Radio Toledo. De vuelta a Madrid, trabajó en los informativos de TVE como reportera y como presentadora de programas de debate político en la 2 de TVE. Con la entrada de José Manuel Lara, fue nombrada directora de Informativos de Antena 3 TV, donde entrevistó a personalidades políticas durante los 13 años que estuvo en la cadena. Actualmente colabora en 'El programa de Ana Rosa', en Telecinco, con 'Herrera en la Cope', y en el diario 'El País'. Ha publicado dos libros: 'El ciclón socialista', sobre la primera legislatura del PSOE, y 'Juegos de poder' (ed. La Esfera de los Libros).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Familia Está casada con Josep Piqué, ex ministro del gobierno de Aznar, ocupando varias carteras, y presidente de Vueling hasta 2013. Tiene dos hijos de un anterior matrimonio.

Mi FOTO favorita

“Esta foto nos la hicimos cuando yo salí de Antena 3. Estamos en el fin del mundo, en la isla volcánica de Rotorua, en el Pacífico de Nueva Zelanda”


Publicidad - Sigue leyendo debajo