Màxim Huerta presenta 'Firmamento', su última novela

El valenciano nos habla por primera vez de su nuevo libro, “Firmamento”, ambientado en un hotel de Palma de Mallorca, donde se refugió tras una ruptura amorosa.

Màxim Huerta
Gema Checa

Al francés, al italiano, al portugués, al alemán o al polaco, son los idiomas a los que se han traducido los libros de Màxim Huerta. El valenciano reconoce que ha conseguido lo que quería ser siempre: escritor. Acaba de sacar a las librerías su nueva novela, “Firmamento”, una historia de sudor, mar y lágrimas ambientada en un hotel de Palma de Mallorca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué este título, “Firmamento”?

Porque desde niños es el lugar donde miramos todos. Tanto el cielo como el mar es lo que más nos atrae desde pequeños y es algo que nos construye. La cura para todo es la sal.

Defines la novela como una historia de olas, las de Mario y Ana.

Es una historia que es muy mediterránea. Es una novela construida con un concepto de olas, porque los dos personajes necesitan cura. Necesitan sudor, mar y lágrimas.

¿Qué puedes contar?

Es una novela de las mentiras que nos inventamos para ser más felices. Todos, cuando hablamos de una relación o de la familia, mentimos en algo. Es una novela que habla del amor y del mar. Es la historia de dos personas que necesitan curarse.

¿Por qué se ambienta en Palma de Mallorca?

Porque una amiga me invitó a un hotel para relajarme en pareja, y justamente me acababan de dejar y utilicé la habitación para relajarme. Conseguí el relax y una novela.

¿Lloraste mucho en esa habitación?

Hubo lagrimas, sudor y mar. Me sorprendió mucho el hotel, porque allí Mario Vargas Llosa terminó “Pantaleón y las visitadoras”, en mi habitación había dormido Churchill, estuvieron Grace Kelly y Rainiero. Es un lugar lleno de historia y a mí me nació una historia.

Hablas de inventarnos mentiras para ser más felices, ¿te has inventado muchas?

Yo adorno las historias para ser más feliz. Las mentiras son maravillosas. A los únicos que no tengo permitido las mentiras es a los políticos. Todos construimos novelas todos los días. La verdad no tiene solución, la mentira es más bonita porque tú la decides. Yo he mentido desde niño.

Mario es un escritor que tiene que terminar un libro de otro, ¿hay algo tuyo en el personaje?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todos los personajes de mis novelas tienen algo mío porque siempre me inspiro en lo que siento. No soy el protagonista de esta novela.

¿Por qué eres los dos protagonistas de esta novela? Porque Ana se va a Palma para huir,como hiciste tú...

Igual sí, porque tanto Mario como Ana son contradictorios, están llenos de dudas.

¿Hay pasión?

Es la primera vez que he abierto la pasión. Es una novela muy sensual y en momentos muy sexual.

¿Cuesta escribir de sexo?

Cuesta que el sexo salga bien, tanto en la vida real como en una novela. Escribir de sexo puede quedar ñoño o vulgar, y creo que ha quedado redondo. He sido un director de orquesta sexual.

¿Tienes miedo a las críticas?

No, aunque con el primer libro sufrí mucho porque era el primero y la gente creía que estaba inspirado en alguien. Todos tenemos que mirar la parte buena de la vida. Mi madre me dice que me haga la vida fácil.

¿Ya estás pensando en la próxima novela?

Sí, y ya está empezada.

¿Echas de menos el ritmo de la tele?

Yo no he dejado la tele, yo dejé un programa e hice otro, “Destinos de película”, que fue un regalo, y ahora estoy valorando algunas ideas muy atractivas.

¿Qué te dice tu madre?

Que no me estrese y decida bien. Es la mejor consejera que tengo, porque es una mujer muy pausada y centrada, que se merece vivir un montón de años. Hace poco ha estado en Madrid y la llevé al concierto de Raphael y creo que nunca la he visto tan feliz. No veía a mi madre, veía a una adolescente feliz y más después de un periodo duro como el que ha vivido.

La muerte de tu padre te ha afectado mucho.

Sí, porque soy hijo único. Uno de los motivos por los que dejé “El programa de AR” es para cuidar más a los de mi casa y disfrutar tanto de mi madre como de mi padre, porque veía que se iba por su enfermedad, Alzheimer. Han sido tres años muy duros, pero sé que se ha ido feliz y yo tengo la tranquilidad de que se ha ido cuidado.

Con 47 años, ¿no te llama la paternidad?

No y ni me da envidia de otros que adoptan o tienen hijos por vientre de alquiler.

¿Tienes el corazón ocupado?

Ahora no, hace un mes sí.

¿Con esta profesión cuesta tener una pareja?

Cuesta con el carácter. Me encanta enamorarme, pero también soy muy solitario. Ajustarse a mi forma de vivir, igual es complicado.

¿Te apetece casarte? Encontrar a esa persona que sea para toda la vida?

El “para toda la vida” me da miedo. De hecho, ya sé que no habrá nadie para toda la vida. Es un error enamorarte pensando que es para toda la vida, aunque yo me enamoro con vocación de eternidad. Pero luego no la hay. Me parece maravilloso ver a parejas mayores que van de la mano, pero es que a mí me da igual (risas). De todas formas, no soy una persona incompleta cuando no tengo pareja.

¿Te cuesta exhibirte en las redes sociales?

No muestro mi vida privada. Las redes tienen cosas malas cuando las usas como arma de odio, pero también tienen su parte buena porque es el mejor escaparate para mostrar la mentira o verdad de uno mismo.

Textos: Daniel I. Carande. Fotos: Gema Checa. Ayudante: Fran Gilarranz. Estilista: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Javier Reyes para Galénic y René Furterer. Agradecimientos: Hotel Vincci vía 66 4*. Calle Gran Vía, 66. Madrid. Teléfono: 915504299.
Publicidad - Sigue leyendo debajo