Isabel Pantoja, comida familiar con sus nietos

La tonadillera está irreconocible. Tras darlo todo en el concierto de su hijo Kiko, quedó con su nuera Irene y su sobrina Anabel, para disfrutar de una comida en compañía de sus nietos.

Isabel Pantoja ha dicho “se acabó” a su encierro en Cantora. Por eso, tras acudir hace unos días al concierto de su hijo Kiko, –en el que lo dio todo bailando, cantando y coreando como una auténtica fan– la hemos visto disfrutar de su mejor papel: el de abuela. La tonadillera se derrite con sus nietos cuando está con ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hace unos días, aprovechando que Kiko se encontraba grabando un videoclip, quedó con su nuera Irene y sus tres pequeños; Francisquito, de cinco años, –hijo de Jessica Bueno–, Ana, de dos, y Carlota, de tres meses, para salir a comer.

Omar, el novio de Anabel, uno más en el clan

Les acompañaron su sobrina Anabel y su nuevo amor, un surfista canario que se llama Omar. Empezaron a salir el pasado mes de enero, pero lo cierto es que Anabel ya ha integrado a Omar en su familia. En Semana Santa le presentó a su padre y hace unos días, a su tía Isabel. Él se deshizo en carantoñas con los niños.

La única que faltó fue Chabelita que todavía se encontraba en Honduras disfrutando de su peculiar luna de miel…

Las relaciones con su madre todavía se encuentran en punto muerto. De ahí, que su hijo, Albertito, –que no acudió a esta comida–, se quedara al cuidado de su abuela paterna y de Dulce, mientras ella “trabajaba” en Honduras. Ya en España, las cosas entre ellas parece que no han mejorado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dicen que la tonadillera está que trina con su boda con Alberto y se opone frontalmente a ella. ¿El motivo? No soporta al joven desde que rompió la primera vez con Isa y se paseó por diferentes platós de televisión contando las intimidades de la familia. De hecho, pese a haberse dado una segunda oportunidad, Isabel no sólo no le ha dirigido la palabra sino que le ha prohibido la entrada en Cantora.

¿Se solucionará el conflicto antes de que se celebre el bautizo de Carlota, la hija pequeña de Kiko, el próximo 21 de abril? Con el DJ, Chabelita se reconcilió hace unas semanas y parece que él está haciendo lo posible para que la familia vuelva a estar unida.

“Estoy emocionado de ver cómo vuelves con el padre de tu hijo y que te cases en ese paraíso”, le dijo a Chabelita por teléfono en “Supervivientes”. Para su cuñado, también tuvo buenas palabras: “Desde aquí no sólo tienes un cuñado, tienes un amigo”.

Preparando el bautizo

Kiko e Irene ya están inmersos en los preparativos del bautizo de la pequeña Carlota, que nació el pasado 30 de enero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La niña recibirá las aguas bautismales en la Parroquia de Santiago, en Castilleja de la Cuesta, localidad sevillana donde residen. Los padrinos de la niña serán una prima de Irene y un íntimo amigo del Dj.

Una boda a la vista y dos invitados incómodos

Nada más regresar de Honduras, donde celebró una boda garífuna con Alberto Isla, Chabelita le confesó a Jorge Javier que ya estaba inmersa en los preparativos de su boda en España –según se ha publicado sería a finales de verano y ante la Virgen de la Macarena en Sevilla–.

De hecho, Isa invitó al presentador en directo: “Estás invitado, Jorge”, le dijo. Él contestó: “¿De verdad? Me haces muy feliz e iré encantado pero si va a suponerte un problema con tu madre, me retiro”, le dijo. A Chabelita le pasa lo mismo con Dulce.

Ella quiere que su niñera vaya a su enlace, pero tiene un enfretamiento con la tonadillera. ¿Qué pasará entonces? ¿Conseguirá que vayan todos? ¿Convencerá a su madre para que bendiga su boda con Alberto?

Publicidad - Sigue leyendo debajo